Poemas de Ernestina Ramírez Escobar

Poemas de Ernestina Ramírez Escobar

 

 

 

mexicana-en-fondo-nubes

Mexicana

Voy por el mundo tan solo vestida

con mi falda de maíz y mi rebozo de tunas

con mis pies descalzos adornados con tierra,

de esa tierra mágica de la patria mía.

En mi pelo llevo mariposas monarca,

que aletean sutiles al abrirse el día.

y en mi corazón, …¡en mi corazón!…

el gozo y orgullo de mi México querido.

De mi pecho salen coplas para repartir a todos

con aromas de mis playas, mis desiertos y montañas.

y de mi alma los sones de marimbas y maracas,

con la danza del venado y el jarabe tapatío.

Diamantes no le caben a mis dedos atareados

porque tejiendo ilusiones desenredo las  mañanas.

Mexicana de temple para honrar a mi patria,

como mármol y zafiro y también como esmeralda.

Mexicana del tiempo sin espacios ni fronteras

para querer como hermana más allá de las tinieblas

con el corazón de oro, de mieles endulzado

para sembrar esperanza en los pueblos olvidados.

 

Publicado en el poemario “De magnolias, mariposas y más” y en el libro “La noche de las letras”

 

 

 

paisaje-del-alma

Paisaje del alma

 

Mis huellas  lamen arenas

cuando camino esta tierra

de pitahayas y sahuaros,

tierra seca que contempla

la línea cóncava e imprecisa

que azulea la tarde.

 

Bajo la sombra del mezquite

el halcón peregrino reposa

la mirada antes de emigrar

llevando el sol entre las alas.

 

El aire cálido bailotea

entre palo fierros y torotes

y busca la ardilla un hueco

fresco entre las piedras.

 

Paisaje de Sonora en el desierto

el código secreto del tiempo

escrito con humedad y sangre.

 

La mirada del tecolote

en el sueño de las etnias.

 

Paisaje para  el alma

que entrega el orgullo

en un suspiro.

 

Publicado en la Antología “Huellas en el tiempo” Puebla, México 2015

 

 

 

oasis

Oasis paraíso

Y heme aquí

en este oasis paraíso

que me adoptó desde niña

paisaje-follaje de mi desierto

donde la piedra se funde

en ancestral simbiosis.

Heme aquí

ya no  niña,

mujer ahora de maduros versos

de persistente ingenuidad

a pesar de todo.

A pesar de dolor y  desengaño

de desilusión y  fracaso

la mirada sigue intacta.

El paisaje  no cambia.

Del Poemario “Habitación poética”. Ediciones La Tertulia 2016

Pudo ser cualquiera

pero fuiste tú quién me dio en esa noche de canciones y copas

lo que ni siquiera imaginé que existía,

fuiste tú quien me enseñó el universo donde se escucha titilar las estrellas,

donde el alma se funde en el cuerpo,

donde se recorren senderos prohibidos dejando huellas perennes,

fuiste tú quien tomó mis manos dándole vida a mis dedos

que en candente viaje te recorrieron entero,

desde el sur de tus secretos hasta el norte de tus sueños,

fuiste tú quien llegó triunfante hasta el núcleo ávido de mi deseo

regalándome el  éxtasis de la consumación perfecta,

fuiste tú quien me llevó al vértice del paraíso convertido al infinito,

fuiste tú quien lamió goloso cada peca que encontraste en la otra orilla

y quien subió hasta la cúspide de mis aureolas

donde tus labios prendieron voraz fuego

que se extendió presuroso por cada poro y cada nervio

señalando rutas nuevas que por ignoradas no existían en el mapa de mi cuerpo.

Pudo ser cualquiera, pero fuiste tú.

Y fui yo esa noche fácil presa, pavesa rendida a tu fuego,

ardiendo por fuera y por dentro,

tan dentro dónde llegaste en el itinerario de los besos,

hasta la sábana con marca de tu mirada,

hasta la última gota de risa como la copa de ron en la barra,

tan dentro donde aún te incrustas,

donde aún te siento sin historias ni horarios con sabor a distancia,

tan infalible como que la noche sigue al día.

Pudo ser cualquiera pero sigues siendo tú todavía.

Del Poemario “Musalidades de melancólico erotismo” Ediciones La Tertulia 2014

Memoria esclavizada

Cuando la noche asoma

el recuerdo cae como plomo

en el corazón sin risas

y oscurece el alma

el gris lluvioso

que golpetea los cristales

en forzada obsecuencia

al  soez sufrimiento

que domina esta razón

que intenta liberarse

del esclavizador yugo

de nuestra memoria compartida,

verdugo poderoso

en la antagónica

y desigual lucha

entre tu recuerdo

y  mi olvido.

Publicado en el Poemario “Musalidades de melancólico erotismo” Ediciones La Tertulia, México 2014

 

 

ernestina

Ernestina Ramírez Escobar.

Hermosillo, Sonora, México.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s