SOBRE LA NOCHE DE LOS TIEMPOS ( Fragmento-40 ) / José Revello

José Revello

 José Revello

 

SOBRE LA NOCHE DE LOS TIEMPOS 

( Fragmento-40 ) 

 

Las seis razas de color.

(La raza roja)

 

“Si ubicamos en un primer término a esta raza, es porque como mencione antes y según esta documentación, que habiendo sido este un planeta normal, la primera raza de color que habría prosperado y dominado el mundo, mucho antes que las otras, hubiera sido la roja. Y acá podríamos preguntarnos –acoto el sabio anciano- ¿sería la que nosotros identificamos como los indios “pieles rojas”? ¿Serán los últimos descendientes vivos de esta raza? Pero sigamos con esta cronología. Aquella primitiva raza roja tuvo en un personaje llamado Onamonalonton, todo un caudillo y jefe espiritual. Este pueblo fue notable ejemplo para toda la antigua humanidad. En varios aspectos fue superior a nuestros comunes antepasados los gemelos Andon y Fonta. Una prometedora raza que de haber seguido su línea evolutiva normal, quizás –y digo quizás- nosotros actualmente seriamos éticamente algo más distinto. Desde un principio, se destacaron por su inteligencia y continua actividad formando como tribu autóctono el primer gobierno conocido del planeta. Eran monógamos y supieron preservarse de los peligrosos cruces con las tribus inferiores o simiescas. No debemos confundir una cosa, algo que por lamentable no llego a nuestros días. El término gobierno –aclaro Don Genaro- no se identifica con los actuales dirigencias de maldad, opresión, esclavitud y degradación, sino una reconocida y casi natural hegemonía como raza evolucionada. Nunca sometieron por la fuerza ni en servidumbre a las bestiales tribus simiescas. Solo no se cruzaron con ellas. Pero nunca tuvieron la idea de expansión por la conquista, sino extenderse y adentrarse por mejor supervivencia en los continentes. Estas tribus simiescas vivieron en sus dominios territoriales sin ningún tipo de sometimiento de control o servicio externo. Dicho esto, prosigamos. Pero, con el paso del tiempo, tuvieron graves dificultades con sus lejanos “hermanos”, los hombres amarillos de Asia. Inventaron por cierto el arco y la flecha siendo valientes y bravos luchadores. Pero, desgraciadamente, estos grandes antepasados, aun con cierta estirpe social, consumidos por continuas luchas fratricidas, se debilitaron y fueron expulsados de Asia por las tribus amarillas. Y hace ahora (siempre centrando épocas sin contar los años intermedio) 85.000 mil años, los supervivientes rojos cruzaron el istmo de Bering, adentrándose en América del Norte. Tiempo después, cuando este “puente” terrestre desapareció por causa de un devastador cataclismo, quedaron aislados de los hermanos y descendientes que poblaban otras regiones de Siria, China, Asia central, India y Europa. Pero estos últimos grupos, a causa de los cruces lamentables con otras razas fueron perdiendo su color y su primitiva identidad. El resto de aquel pueblo (el que emigro a América) llevo consigo muchas enseñanzas y costumbres de su primer origen. Manteniendo de esta forma sus raíces más originales.”

 

(Fragmento de: “Mis tardes con Don Genaro”)

Derechos de autor Reservados

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s