TURBULENCIA… / JAIME GONZALEZ

16427321_1458511220828351_562922338556047225_n

TURBULENCIA…

El engaño es el opio de los que degradan un buen amor y una buena amistad, gritando a los cuatro vientos con una astuta hipocresía lo que no sienten o no son.

Palabras sutiles llenas de una ironía compleja y subyugante que entorpecen los instintos de supervivencia en un mundo de sentimientos hostiles y graves artimañas, replicando que te amaran para siempre.

Días nublados y noches tristes llenas de un miedo que quebranta los huesos con un hielo invisible, turbulencia de errores y temores viciados que te escupen en la cara franqueando un valor ganado con lágrimas de sangre.

Vencido por la pena de no encontrar un gran amor y una ilusión, me aferro a los principios conquistados con la paciencia y el coraje de mis años, ahora la dignidad florece en mi piel y recorre cada rincón de mi carne desnuda que ha sido explorada con egoísmo.

La vergüenza de ser transgresor en las leyes irrefutables del amor, me tomo por sorpresa y paso su cuenta de cobro, el coste es una melancolía tormentosa y gravemente lamentable por una vorágine casi destructiva de irrealidades.

Sentir que aquello que amamos entrañablemente es invisible o no existe, una pantomima ruinosa quebrando mi cuantía e intrepidez haciéndome sentir como un perfecto payaso.

No maquillare mi tristeza y mi ansiedad con una alegría fingida, esperando que promesas me lleven al cielo, esperando paradojas almáticas que no tienen raíces, limitando el alma y sacrificando el espíritu.

Llevar el cadáver de una ilusión en el alma, cargar en la piel una cruz de caricias enfermas, pensamientos amotinados degradados por la falsedad, una cruz de aspero y frio metal que ya no es mi sacrificio.

No ser más la víctima de un masoquismo estúpido y agraviante que entorpezca la razón de vivir, jamás entregare el alma por una migaja de amor e ilusión, arrojada de la mesa de un oportunista emocional, de un elocuente conspirador.

Abrir mis carnes en este sepulcro blanqueado de recuerdos y soledades calcinantes, buscando las larvas que mataron mis ilusiones y que despellejaron mi alma, dejándola expuesta a un usurpador de vidas, jamas sere un souvenir de pasiones donde mi honor sienta pesares.

Quiero sanar, vivir, amar, deseo anestesiar mi pasado, será que el grito de mis silencios atravesara el cielo y recibiré un milagro, quien me acompañara en mi torpeza, esa lentitud que llegara a su tiempo cuando el ocaso de mi cuerpo madure.

Quien peleara por amor, quien secara mis lágrimas, quien tendrá la osadia de cobijarme en las noches de intenso frio, quien?, donde encontrar las respuestas para enjugar mis lágrimas.

La única respuesta está en mi interior, mi espejo esta limpio, mi cama espera, mi cuerpo aun tiembla, la niebla de mi habitación se dispersa, el sol me da su fuerza, la luna ilumina mi camino, mis tormentas terminaron, la dependencia llego a su final.

 

james
JAIME GONZALEZ


Derechos reservados
Cali, Colombia, Sur America

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s