SOBRE LA NOCHE DE LOS TIEMPOS – Fragmento-1 / José Revello

SOBRE LA NOCHE DE LOS TIEMPOS
Sobre la definición de la vida
Según Don Genaro

Fragmento-1

 

José Revello

Este tramo, dentro de mis intensas conversaciones sostenidas con mi añorado amigo, el ya fallecido anciano Don Genaro, tuvo lugar en la sesta tarde (por mis anotaciones el sábado 30 de mayo de 1981) vino enlazado con temas que veníamos sosteniendo. Era ya media tarde. Estábamos sentados en un banco hacia el centro de su añorado parque Lezama, donde se cristalizo la concesión de sus profundas reflexiones. Recuerdo le interrumpí y mirando a mí alrededor y el cielo, levantando y extendiendo mis brazos a lo largo, señalando toda inmensidad, le pregunte.
-Pero Don Genaro. ¿Cuál sería la definición de la vida? ¿Cómo definirnos aquí nosotros?
El anciano me miro unos segundos con esa limpia y profunda mirada que parecía penetrar los rincones escondidos del ser.
-¿Y porque tendrías que definir la vida?
Me pregunto a su vez. Yo algo sorprendido (a mis 23 años a no olvidarse) le respondí.
-Bueno no sé. Por algo estamos en la tierra. Debe tener un sentido.
-Hijo mío -respondió tranquilo y seguro el anciano- todo tiene sentido y dirección. Pero su infinito meridiano se confunde en su obligada finitud. La vida no tiene definición. Es como la vives lo que la define. La vida es abundancia infinita. Pero no decide cómo ni donde derrama sus mágicos retoños. El lado donde elegiste pensar, has decidido colocarte, ser y actuar define la acción realizada. Es el lado del aserto de tu existencia en la pequeña transición de vida en este mundo lo que decide y por lo tanto recibes. Lo que mal o bien quisiste. Tú, mi querido amigo, le das cada hora de tu día y aun instantes, gradualmente, su definición. Pueden los minutos traer cambios, desconciertos, dolor o alegrías. Sorpresas lindas o cosas trágicas. Pero son continuos probadores enseñándote lo que debes aprender. Lo que aún no has visto. Lo que recibes en prestación. Lo que por compensación te pone enfrente, porque es un espejo del alma donde aún no te reflejas. Pero que debes dibujar su imagen.
Yo atento a sus palabras buscaba asimilar lo que decía. Si bien quizás no era muy complicada su explicación, sin duda obligaba a meditarlo.
-Don Genaro. Si es amor y belleza. ¿Por qué tanta enfermedad? ¿Por qué hay personas que mueren bajo males físicos terminales y agudos dolores? ¿Por qué algunos se agravan y otros llegan a su vejez sonriendo? ¿No es una descompensación ingrata?
Mi recordado amigo permaneció en silencio unos segundos. Creo que esperaba o intuyo la pregunta. Sentí el cariño en sus palabras. Palabras que más de una vez mientras estuve a su lado me descolocaba. Y aquel fue uno de esos momentos.
-¿Y eso te preocupa? -Dijo dulcemente el anciano.
-Bueno si, uno se intranquiliza. Lo he visto casi a diario. En personas no conocidas y algunas cercanas. Es una alternativa que duele y hace sufrir. Incluso siembra temor en uno mismo.
Don Genaro pació su mirada por el parque antes de responder. Y como dije antes a veces sus palabras eran sonidos diferentes, pero seguro en lo que expresaba.
-Sabes mi hijo. Los retoños de la vida son tantos que si lo viéramos caer del cielo descubriríamos nos cubren hasta guardar la cabeza dura que somos. Y dijiste una palaba muy significativa: alternativa… y es solo una alternativa “

José Revello

(Fragmentos de: “Mis tardes con Don Genaro”
Derechos de autor Reservados

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s