HISTORIA DEL PRINCIPE PLANETARIO (La rebelión de lucifer) / José Revello

SOBRE LA NOCHE DE LOS TIEMPOS.
El tiempo del no tiempo
Según Don Genaro

Fragmento- 74

 

José Revello

HISTORIA DEL PRINCIPE PLANETARIO
(La rebelión de lucifer)

“Después de establecerse en el segundo Jardín, en el rio Éufrates, Adán hizo planes para dejar atrás de si lo máximo posible de su plasma vital y mejorar así el nivel biológico de las razas en el mundo. Como correspondía Eva se convirtió en jefa de una comisión de doce personas para el progreso de la raza. Antes de la muerte de Adán, esta comisión había seleccionado 1.682 mujeres y hombres del tipo superior de Urantia, estas fueron fecundadas con el plasma vital adánico. Sus hijos llegaron a la madurez con excepción de 112, que no sobrevivieron. De este modo el mundo fue beneficiado por el aporte suplementario de 1.570 hombres y mujeres superiores que vino a perfeccionar la estirpe humana. Si bien las madres candidatas fueron seleccionadas de todas las tribus próximas al segundo Jardín que representaban la totalidad de las razas, la mayoría fueron de origen “noditas” y contribuyeron a la semilla de la poderosa raza andita. Estos hijos nacieron y se criaron en el entorno tribal de sus madres respectivas.
-¿Cuándo murió la Gran Pareja?
-Eva, a los 511 años terrestres. La vida de Adán duro hasta los 530 años. Murió de lo que se podría denominar ancianidad. Sus hijos lloraron su irremediable perdida. Sencillamente se desgastó su mecanismo físico, el proceso de desintegración o vejez paulatinamente le fue ganando espacio al proceso de reparación y llegó un día al inevitable final. Hacía diecinueve años que había muerto su bienamada Eva por debilitación del corazón. Una pérdida dolorosa e irreparable. Adán continúo su vida mortal sumido en un corazón triste y solitario (experimentando la realidad de la soledad) los últimos años sin su amor, sabiendo próximo su final. Ambos vivieron con valor y conciencia de sus faltas. Fueron sepultados en el centro del templo del servicio divino, construido de acuerdo con su proyecto poco tiempo después de completarse los muros de la segunda colonia. De aquí partió el origen de enterrar a personajes notables debajo del piso de los templos de adoración. Así entregaron sus esforzadas y valerosas vidas. Así fue el fin de la historia de los brillantes Hijos Materiales llegados un día a la tierra hace ahora 37.000 mil años. Una historia repleta de fracasos, contratiempos, intrigas, conflictos y éxitos obtenidos… y de un profundo e intenso amor. Una historia -a mi modesto entender- más lógica y bella de la que siempre conocimos. Y tal vez el hombre descubra este templo donde reposan los cuerpos de los verdaderos “segundos padres” de la humanidad. Y quizás aún, si lo quisieron y dispusieron, pensando en las generaciones venideras (seguramente conocían perfectamente su técnica) miremos sus cuerpos unidos perfectamente conservados. Y ofrecerles quizas silenciosamente nuestro humilde reconocimiento.
Don Genaro hizo una pausa. Me quede colgado de esa posibilidad. De hecho han llegado a nuestros días momias muy bien conservadas. Y por unos minutos -sublimes si cabe- imagine la entrada a ese templo milenario, contemplar absorto y fascinado los cuerpos y la fisonomía de la Gran Pareja que hábito innecesarios y atormentados años en nuestro mundo. Si, tal vez fuera un sueño. Algo es cierto: en algún lugar construyeron su templo mortuorio. Mi mente pronto “aterrizo” en el parque. Giraba en mi mente un sinfín de interrogantes. Uno de estos lo transmití a mi anciano amigo.
-Don Genaro. Si Adán y Eva, a pesar de su fracaso personal, lograron impulsar el nivel biológico de la humanidad y su cultura, ¿por qué la tierra no respondió a ese impulso?
El anciano asintió y paso a responderme.
“Dices bien hijo. Aquellos Hijos Materiales dejaron una apreciable herencia. Pero, al desaparecer, los humanos evolucionarios no supieron sostener lo que sin duda era una civilización temprana y excesiva para un mundo huérfano y desprovisto de los maestros gobernantes necesarios planetarios. Todos hubiese sido distinto si Adán y Eva no hubiesen fallado… no olvidemos que son los pueblos quienes crean una civilización y no esta lo que crea a los pueblos.
-Hay algo más que me intriga -inquirí nuevamente- en relación a Adán y Eva: ¿Qué ocurrió con el Árbol de la Vida y con el primer Edén?
“El error de Eva y de su compañero -continuo el anciano- trajo consigo una cadena de desastres. Cuando los humanos que habitaron el Jardín recibieron la noticia de la transgresión de los planes cósmicos, entraron en una fase de furia incontenible. Responsabilizaron a los “noditas” instalados más allá de las murallas de la península edénica de lo que, para ellos, constituía una gran desgracia. Arrasaron la colonia. Ni uno solo de sus habitantes fue perdonado. Hombres, mujeres y niños fueron ejecutados. Incluyendo Cano, el que sería padre de Caín. Fue igualmente sacrificado. Los desastres no terminaron con esa matanza. La noticia de la masacre de los “noditas” Llego finalmente a otras tribus que se asentaban más al norte. Y un gran ejército “nodita” se puso en marcha hacia la península, iniciándose así una larga historias de guerras, muerte y desolación entre “adanitas” y “noditas”. Y hubo, como dice un pasaje del génesis, “enemistad intensa y prolongada entre hombre y mujer”. Entre la simiente de uno y de otra. Cuando Adán supo que aquel poderoso ejército de “noditas” se dirigía hacia el Jardín de Edén, tuvo que decidir en solitario. No recibió consejo alguno. La situación era muy delicada y peligrosa. Tras la partida de la pareja, rumbo a la Mesopotamia, la península fue finalmente conquistada por los “noditas”. Este pueblo conocía y había oído hablar del Árbol de la Vida y creía que sus frutos podrían hacerlos inmortales. Al penetrar en el Jardín encontraron, con gran sorpresa, que el árbol no estaba vigilado. Durante años comieron abundantemente de sus frutos. Pero pronto comprendieron que no surtía efecto en sus cuerpos. Los “noditas” seguían y siguieron siendo mortales. Enfurecidos, y con ocasión de una de sus tantas luchas intestinas, destruyeron y quemaron totalmente el templo y el Árbol de la Vida, desapareciendo por siempre de la historia. Nunca sabremos en qué consistió sus frutos. Los encarnizados años de luchas asolaron la tierra (por cierto todavía Caligastia y los sequitos rebeldes seguían su deserción complotando en el mundo con su propio caos). Y unos 4000 mil años después de estos históricos acontecimientos, el fondo oriental del mar Mediterráneo se hundió trágicamente, arrastrando bajo las aguas a la totalidad de la península edénica. Una intensa actividad volcánica corto simultáneamente el istmo que unía entonces Sicilia con el continente Africano. Y la costa oriental de Mediterráneo termino por elevarse quebrando la fisonomía de aquel territorio. Este fue el fin de la más elíptica y bella creación natural jamás vista en el mundo… y la sublime y extraña vida de esta maravillosa pareja de Hijos Materiales que, pese su desgracia y vicisitudes, se amaron intensamente hasta el final. Nunca se rindieron ni dejaron de ser leales a Micael. Jamás renunciaron a su empeño de seguir su Misión Divina por su verdadero amor a las tribus autóctonas humanas, en su tentativa de reparar el daño causado del que se sabían culpables. Por cruel traición a su pureza espiritual, por su sana inocencia creyéndolo un bien a las razas, aquí perdieron su inmortalidad cayendo a su perdición. Aquí lucharon, experimentaron, sufrieron, vivieron y murieron como simples, viejos y agotados mortales. Según esta revelación, así fue su complicada travesía por la tierra. Lo que nunca debió suceder se produjo y padecieron. Su vida, su obra y su historia quedaron grabadas en la memoria de Urantia. Estos fueron nuestros Hijos Materiales, la maravillosa pareja de Adán y Eva destiados a este planeta que, pese a todo, jamás dejaron de amarlo. Y tal vez un día del mundo merezcan recibir, más no sea, solo un poco de gratitud por sus incansables esfuerzos por remendar su trágico e involuntario error, por la cual, ellos tuvieron que morir.

(Fragmentos de: “Mis tardes con Don Genaro”
Derechos de autor Reservados

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s