BENDITO SUFRIMIENTO / JAIME GONZALEZ

BENDITO SUFRIMIENTO

Tarde gris e inevitablemente triste, viento golpeando y llorando en mi ventana, ya casi muriendo en la tarde.

No trae satisfacción, solo habla de un pasado incierto, evocando fantasmas irreales y experiencias memorables.

Mis demonios atormentan con recuerdos inestables que duelen y turban mi mente, maldito sepulcro de mis recuerdos.

Escribiendo junto los pedazos de mi corazón y armo el rompecabezas de mi vida para esconderme en el corazón de alguien y perderme en el mar de unos ojos llenos de esperanza.

Bendito sufrimiento es el amor.

Hallar el lugar donde perdí el alma, recuperar la dignidad que me fue robada, arrebatarle de las manos mi cuerpo, mi alma y mi vida, a la persona que ingenuamente entregue todo.

Como poder esconder las heridas, como reflejar mi alegría si mi corazón esta compungido al haber desterrado caricias y frases de afecto, al haber renunciado a una piel.

Quiero elegir, quiero volar, donde estará el placer, para enamorarme perdidamente, donde estará el amor para pedirle una tregua, donde estará mi otra mitad, donde estará mi socorrro.

Donde hallar la llave de mis deseos que perdí injustamente en un día de ansiedad y frenesí, amargo aliento de melancolía que desnuda mi alma, usurpa mi mente y compromete mi espíritu, por ser tan frágil, por ser quien soy.

Quien podrá acompañarme en mi soledad, en mi libertad y mi ternura, ya se asoma la luna plateada y busco en mi silencio calmar esta sed de ilusiones, esta hambre de afectos, esta necesidad de vivir una sola vez más.

Escucho voces, no sé de donde vienen y para donde van, soy dueño de mi propio abismo, de mi propio infierno, donde sueños sin resolver y deseos prohibidos se escapan y se pierden.

Da igual si llega el invierno o si aparece la primavera, despertar es tan difícil, porque soy como un ciego caminando a tientas, soy como un lobo buscando su alimento, soy un huracán de pasiones guardadas.

Bendito sufrimiento que es el amor.

El amor ya no me reclama, adormecido esta mi cuerpo y mi sexo, mi espíritu ardiente ha fracasado en su intento por satisfacer mi alma de mil formas, despojando mi orgullo sexual.

La vida es un misterio, el amor y la pasión es tan solo suerte, orgullo de algunos y fracaso de otros, pero rendirme jamás, soy ese fuego interminable que arrasa con fuerza cuerpos con ganas de vivir.

Pasajero del dolor, pasajero en un carruaje lleno de llanto y aflicción, viviendo una pesadilla lúgubre de esperanza, un afán de ser alguien y un cierto temor de no ser nada.

Sangrando esta mi libertad, perdido esta mí placer, espíritu agonizante por unas cadenas invisibles de ansiedad que no encuentran eco.

Renacer a mis ansias muertas y a las tristes nostalgias de mi alma, donde ir, a quien recurrir, que buscar, no se quien soy, pero se quien llegare a ser, solo necesito aliarme con el amor y la pasión, ser yo mismo sin intentar cambiarme, sin moldearme a la imagen de otros.

Bendito sufrimiento que es el amor.

 

JAIME GONZALEZ

derechos reservados
Cali, Colombia

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s