Dedicado a aquellos que ofrendaron su vida por sus ideales. A un beso que quedo en compás de espera… / de Miroslava Ramírez

Dedicado a aquellos que ofrendaron su vida por sus ideales.
A un beso que quedo en compás de espera…

 

de Miroslava Ramírez

Mensajes en una botella
“Desde algún lugar en las costas del Golfo De México “

Salí corriendo del laboratorio, pensando que era uno de esos días en que todo es tan complicado .
El articulo para la revista de divulgación aun no estaba listo, tenia que terminar los reportes y luego, esa manía mía de recordar aquello. Hasta cuando dormía. Siempre fue como un dolor latente, dormido , agazapado.
Pero hoy especialmente era brutalmente persistente.
Era como una desazón, algo inquietante, cerré los ojos un momento, y suspire largamente.
Si las cosas hubieran sido diferentes, si Alejandro hubiera decidido quedarse aquella noche.
Recordé la noche en que nos conocimos ; ambos íbamos acompañados por nuestra pareja de entonces . La reunión era como muchas otras, música de trova, tequila, conversaciones sobre la política de América Latina; corrían finales de los años ochenta.
Me caíste francamente mal: Tan snob, tan petulante, con tu aire de suficiencia; por eso y porque a mi la discreción y la prudencia no se me dan muy bien . Me dediqué mas bien a fastidiarte; objetando cada una de tus opiniones.
Recuerdo que me miraste, con sorna y me lanzabas argumentos que yo inmediatamente cuestionaba, o peor, descalificaba. Hasta el fin de la velada.
Fuiste a dejar a tu pareja y regresaste, te uniste con nosotros , para acompañarnos a mi casa.
Ahí te despediste.
Unas horas después ; casi amaneciendo, trajiste serenata.
Las canciones de trova que mas me gustaban. Mi madre, pregunto si saldría a la ventana_claro que no_ contesté.
A partir de ese día, no faltaron las serenatas al pie de mi ventana, y te aparecías en todos los sitios a los que iba; en el café , en la facultad, en el concierto de los viernes, en el deportivo .
Platicábamos durante horas, sentados en el quicio de la puerta de mi casa.Luego , por teléfono .
Ibas a buscarme a la salida de la escuela ; fueron años maravillosos, vivíamos como flotando.
Pero llego aquel primero de enero; ese del alzamiento .
Desde entonces no tuviste calma querías estar ahí, participar y yo sabia que no podría detenerte.
Entonces te fuiste, con tu mochila al hombro, tus ideales y … mi corazón.
Jamás supe de ti. Te busqué en vano, durante muchos tiempo.
No había rastro. hasta que hace dos años se dieron a conocer las listas de desaparecidos, ahí estabas…
Hoy se cumplen quince años desde el día que nos conocimos. Por eso siento que me ahoga la tristeza, y por eso , hoy es especialmente , brutalmente doloroso.
Te recuerdo ,te amo, te necesito.
y ya no estas conmigo…

“Desde algún lugar en las costas del Golfo de Mexico “

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s