VICTORIA… / Jaime GONZALEZ

Jaime GONZALEZ

 

VICTORIA…

Si no estuviste en mis años de intenso calvario, como podrás estar en mi resurrección.

En mis horas de fatalidad no te afanaste con un pan en mi mesa, en mi tribulación no prestaste tu hombro para reposar mis lágrimas.

En mis enfermedades ni una palabra tuviste para curar con ungüento mis heridas, en mi desamor ni una sola palabra para librarme de apegos enfermos.

Como pretendes estar ahora en mis días de gloria, si en mis guerras nunca empuñaste tu espada, tus egoísmos permitieron mis armas solitarias, solo ellas reconocen mi nombre y mis lágrimas.

Mi bandera es auténtica y mis victorias no son huérfanas, algunos me ayudaron a levantarla y amarraron la espada a mi mano una y otra vez, para no claudicar.

Soy la opulencia de un ser extraordinario y divino, me dio un nombre con honor, soy la resurrección de un Dios que tuvo compasión y tomo lo mejor de mí, un barro que dio su mejor vasija.

Mis desiertos tienen una historia, tienen lágrimas y vergüenza, mis laberintos reconocen mi honor y coraje, el universo tiene una estrella con mi nombre.

Mis gritos de guerra y de miedo atravesaron el cielo, devolviéndolos en cantos de victoria.

Ya no soy el niño nadando contra la corriente, ni el párvulo buscando un horizonte, soy el adulto reconociendo su estirpe y su corona.

Mi escudo ya gastado aun puedo sostenerlo en mi mano izquierda y mi espada en mi mano derecha.

La rapiña no encuentra ya favorable su víctima, el tiburón no apetece mi sangre y el halcón me regalo sus ojos para ver más allá del tiempo.

Me soborno la injusticia pero tal ataque no logro su fin, mi honor es más grande que mi egoísmo y mis lágrimas de sangre.

No pude engañar al destino en un día, pero pude cambiarlo en mis días de trueno y en mis días de gloria.

Ahora mi cuerpo brilla y mi espíritu se expande con la fuerza invisible que me guía, tengo la llave para abrir mi destino, ya no soy un vagabundo en tierra agena.

Incondicionalmente ame y seguiré amando con el alma aunque ella tenga miedo, pero mi corazón aun rebosa de codiciados tesoros.

Mi cuerpo sigue elaborando sus perfumes y si miras fijamente mis ojos siguen siendo el mejor lugar para vivir.

Derechos reservados
Cali, Colombia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s