DEJAR QUIETO AL CORAZÓN / Poema de Silvia Ortiz

Poema de Silvia Ortiz

 

DEJAR QUIETO AL CORAZÓN

La despensa de este hierro que me oprime, este rostro del ocaso, la sentencia sobrehumana en bancarrota.

Mil recuerdos son el cauce de torturas por debajo
las heridas,
bajo el piso redondo este visitante fragmento de loas
innecesarias,
el suburbio y la inmortal visión entre tiestos de comida transitoria.

Inconcluso desconsuelo
de saberme náufrago en las noches de alcanfor,
un te quiero parpadeante de lejanas manos, el delirio diluido del garrote, el desgajo de más escarchas depositarias en los hombros.

Larga espera, amado mío
no cultives ardientes planes,
ya no tiendas fresca loza expresando falsedades desde el vuelo de gaviotas,
van a diario en el verso de los aires, golpeados una
y otra vez por debajo en el trueque de los mares.

Golpeados por gendarmes, hay más golpes violáceos y
un te quiero sin destino,
la arena construida bajo templos infestados,
queda en sobresalto el perdón de tu sonrisa,
sufriendo enmudecido
…mi corazón debe estar quieto…quieto.

Silvia Ortiz, Chicago, 26 de setiembre 2016

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s