INOSENCIA… / JAIME GONZALEZ

INOSENCIA…

Ella se acostó boca arriba sin decir nada como inocente niña, solo lo miraba fijamente esperando que aprovechara ese suculento banquete que exponía en la mesa de su alma, perdido en el universo de su encanto y sumisión consintió libre mente sus hormonas.

El corazón gritando en su falo y su glande haciéndose fuerte, la piel temblando de miedo, pero con un deseo sobrenatural por perderse en ese cuerpo de porcelana, besar su sonrisa vertical hasta extasiarse.

Dos mentes inquietas y creativas exponiendo libremente fantasías, inventando nuevas formas de poseer, sin miedos, sin pudores que los detengan, un afán por derretirse en una cama sin saber quién es quién, invocando los placeres más oscuros.

Imponente locura, súbita ansiedad y oscuros deseos haciéndose realidad, merecer un deleite casi soñado, casi esperado por el alma y los sentidos, enviando de vacaciones a la rutina y despachando en definitiva una frigidez impuesta por los años, la soledad y la impotencia de ser y vivir.

Sudores mezclándose con eyaculaciones medidas y aromáticos orgasmos, insomnio erótico que impide escapar el alma, acarician sus cuerpos, entran en sus mentes, cada uno copia esa imaginación peligrosa que es un privilegio excitante.

Turban sus conciencias y dejan que haga su trabajo libre mente, disfrutan de su necedad y se visten de fiesta sacudiendo sus cuerpos como árbol en invierno, como manantial en las montañas que baja con fuerza de su nacimiento.

Ir al infierno con lo que advierte su mente, regresar al cielo con solo tocar su piel, penetrarla sin cesar, entrar en ella tanta veces sea posible, inflamando su pubis y llenando su cueva de luz, dejando un letrero invisible , propiedad privada.

Ningún idioma religioso broto de sus bocas para descifrar ese instante, palabras que solo salen de una mente peligrosa y excitada, de un pensamiento mórbido lleno de palabras refrescantes que oxigenan el alma y liberan el espíritu.

Palabras sugestivas y directas en un lenguaje profano, místico y lascivo que no imaginaron tener oculto en sus mentes, tragando saliva copiosamente a punto de ahogarse.

Se tomaron irreversiblemente, no había otro camino de lo contrario habían muerto conteniendo esa expresión de afectos y lujuria, saciándose sin pensar en mañana, una pasión casi alucinante, pero estaban preparados a todo o nada.

Ella con gestos mórbidos y elocuentes, casi masticando su lengua, apretando sus labios casi emanando sangre, degustando su frenesí, el desmembrando su sadismo incomprendido y oculto.

Su sexo destilando ligeramente un licor que ella no desperdiciaba, se embriago y depuro su locura utilizando sus fantasías para alimentar sus orgasmos múltiples y atrevidos.

Interpretaron el lenguaje de sus miradas, leyeron sus mentes, liberaron sus cuerpos de esa prisión y corrompieron por unas horas sus almas, se complacieron fiel mente y al pie de la letra lo que habían escrito en los diarios de sus cuerpos durante toda la vida.

Inocente y frenética sensación, pero fina y perfecta elocuencia animal, comiendo sus carnes a su antojo en una desmedida tensión sexual que tuvo su recompensa, y saber que siempre se reunirán para alimentarse de sus carnes desesperadas, interpretando sus miradas y leyendo sus almas encerradas, buscando perfección, buscando libertad.

 

JAIME GONZALEZ

derechos reservados
Cali, Colombia

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s