(Fragmentos de 189: “Mis tardes con Don Genaro”) / José Revello

SOBRE LA NOCHE DE LOS TIEMPOS.
El tiempo del no tiempos según Don Genaro

HISTORIA DE LA ETERNIDAD. (Formación decimal astronómica)
Historia de Micael de Nebadon (El Hijo Creador
La orden de los Principales Planetarios
Fragmento-189

5. LA AMALGAMA RACIAL – LA DOTACIÓN DE LA SANGRE ADÁNIC

Cuando un Adán y una Eva Planetarios llegan a un mundo habitado, -continúe escuchando a Don Genaro- sus superiores los han instruido sobre mejor manera de efectuar mejoramiento de razas existentes de seres inteligentes. El plan de procedimiento no es uniforme mucho queda librado al juicio de la pareja ministrante y los errores no son infrecuentes, muy especialmente, en mundos desordenados e insurreccionales, tales como sucedió trágicamente en la tierra. Usualmente pueblos violetas no comienzan amalgamarse con nativos planetarios, hasta que su propio grupo no llega a sumar más de un millón de seres. Entretanto, el séquito del Príncipe Planetario, proclama que hijos de los Dioses han bajado, tal como sucedió para unirse con razas del hombre. Y los pueblos ansiosamente espera el día en que se anuncien nombres de los que calificaron por rasgos raciales superiores y que, por lo tanto, pueden proceder al Jardín del Edén y ser elegidos por hijos e hijas de Adán, como padres y madres evolucionarios de orden nueva mezclada de la humanidad. En mundos normales el Adán y la Eva Planetarios nunca se aparean con razas evolucionarias. Este trabajo de mejoramiento biológico, es función de la progenie adánica. Pero estos adanitas no van a mezclarse con las razas. El séquito del Príncipe conduce al Jardín del Edén a hombres y mujeres superiores para apareamiento voluntario con descendencia adánica. Y en la mayoría de los mundos se considera el más alto honor ser seleccionado como candidato para apareamiento con hijos e hijas del jardín. Por primera vez tras estudiado y abiertos acuerdos amainan guerras raciales y otras grandes luchas tribales, mientras que razas mundiales ahora luchan cada vez más por calificar para admisión al jardín. Nosotros podríamos – acoto el anciano- como máximo tener escasa idea de cómo esta noble y sana lucha competitiva pasa a ocupar centro de todas las actividades en un planeta de conducción normal. Este completo plan de mejoramiento racial se hundió tempranamente en Urantia. La raza violeta es un pueblo monógamo y cada hombre o mujer que se une con hijos e hijas adánicos promete no aceptar otros consortes e instruye a sus hijos e hijas de la misma manera. Los niños de cada una de estas uniones son instruidos y capacitados en escuelas del Príncipe Planetario después de lo cual, se permite ir en busca de la raza de su progenitor evolucionario para contraer matrimonio allí entre grupos seleccionados de mortales superiores. Cuando este linaje de Hijos Materiales se agrega a razas evolucionarias de los mundos, se inicia una era muy prometedora y más grande de progreso evolucionario. Después de esta efusión procreadora de habilidad importada y rasgos superevolucionarios se produce sucesión de avances rápidos en la civilización y desarrollo racial. En cien mil años se produce más progreso que en un millón de años luchas anteriores. En nuestro mundo a pesar del malogro de los planes ordenados, se produjo importante progreso desde el tiempo de dotación a nuestros pueblos del plasma vital de Adán. Pero aunque hijos de la línea pura del Jardín de Edén planetario, pueden entremezclarse con ejemplares superiores de razas evolucionarias y mejorar nivel biológico de la humanidad, no sería beneficioso para cepas superiores de mortales urantianos aparearse con razas inferiores. Un procedimiento tan poco sabio pondría realmente en peligro toda la civilización en nuestro mundo. Habiendo fallado en alcanzar la armonización de razas a través de técnica adánica, deberíamos ahora de alguna manera posible, resolver nuestros propios problemas planetarios de mejoramiento racial a través de otro método básicamente humanos de reflexión pensante emocional, adaptación y recto control de las situaciones. Sin duda se retrasa cuando prevalece el odio y la inhumana corruptibilidad de poder desenfrenado. “Pero nosotros sabemos -dicen estas jerarquías- la gran mayoría de la humanidad de urantia, aunque engañada, sometida y empobrecida son muy ricas y altamente potables a ser salvables en el dramático fin de los tiempos.
6. EL RÉGIMEN EDÉNICO
En mayoría de mundos habitados los Jardines de Edén permanecen como centros culturales y siguen funcionando como modelos sociales de conducta y usanza planetaria época tras época. Aun en tiempos primitivos, cuando pueblos violetas están relativamente segregados, sus escuelas aceptan candidatos apropiados provenientes de razas mundiales, mientras que desarrollos industriales del jardín abren canales de intercambio comercial. Es así los Adanes y Evas y su progenie contribuyen a la repentina expansión de la cultura y rápido mejoramiento de razas evolucionarias de sus mundos. Y la amalgama de razas evolucionarias y los hijos de Adán aumentan y sella estas relaciones resultando en el inmediato mejoramiento del estado biológico, el despertar del potencial intelectual y aumento de la receptividad espiritual. En mundos normales la sede jardín de la raza violeta, pasa a ser el segundo centro de la cultura mundial y juntamente con ciudad sede del Príncipe Planetario, establece ritmo para desarrollo de la civilización. Por largos siglos coexisten contemporáneamente escuelas de ciudad sede del Príncipe Planetario y escuelas del hermoso jardín de Adán y Eva. Generalmente no distan mucho entre sí y operan en cooperación armoniosa. Pensemos -dijo Don Genaro- por un momento lo que podría significar para nuestro mundo, si en algún lugar del levante hubiese un centro mundial de civilización, una universidad planetaria de verdadera cultura y conocimiento que ha funcionado ininterrumpidamente durante 37.000 años. Más aún, hagamos una pausa para considerar cómo la autoridad moral de un centro tan antiguo se fortalecería por la proximidad de otra sede más antigua de servicio celestial cuyas tradiciones acarrean fuerza acumulativa nada menos que 500.000 años de influencia evolucionaria integrada. Es costumbre la que finalmente disemina ideales de Edén a todo el mundo. Las facultades de Príncipes Planetarios se ocupan básicamente de la filosofía, religión, moral y logros artísticos e intelectuales superiores. Las tan hermosas y abiertas escuelas jardín de Adán y Eva están normalmente dedicadas a las artes prácticas, capacitación básica intelectual, cultura social, desarrollo equitativo económico, relaciones comerciales, salud física y sentido recto de gobierno civil. Finalmente estos centros mundiales se amalgaman. Pero la verdadera afiliación a veces no ocurre hasta tiempos del primer Hijo Magisterial. La existencia continua del Adán y Eva Planetarios, junto con el núcleo de línea pura de la raza violeta, imparte la estabilidad de crecimiento a cultura edénica en virtud de la cual pasa a actuar sobre civilización de un mundo con fuerza apremiante de la tradición. En estos Hijos e Hijas Materiales inmortales hallamos el último e indispensable eslabón que conecta a Dios con el hombre, sorteando el abismo casi infinito entre el Creador eterno y las más bajas personalidades del tiempo. He aquí un ser de alto origen que es físico, material aun criatura sexuada como simples mortales de la tierra, alguien que puede ver y comprender al invisible Príncipe Planetario y lo interpreta plenamente para criaturas mortales del reino. Porque los Hijos e Hijas Materiales son capaces de ver todas las órdenes bajas de seres espirituales. Visualizan al Príncipe Planetario y su séquito completo, visible e invisible. Con el paso de los siglos a través de amalgamación de su progenie con razas del hombre, estos mismos Hijos e Hijas Materiales pasan a ser aceptados como antepasados comunes de la humanidad, padres comunes de ahora mezclados descendientes de razas evolucionarias. El propósito final es que los mortales que salen de un mundo habitado tengan la experiencia de reconocer a siete padres:
1. El padre biológico: el padre en la carne.
2. El padre del reino: el Adán Planetario.
3. El padre de las esferas: el Soberano del Sistema.
4. El Padre Altísimo: el Padre de la Constelación.
5. El Padre del universo: el Hijo Creador y gobernante supremo de creaciones locales.
6. Los Super-Padres: los Ancianos de los Días que gobiernan el superuniverso.
7. El Padre de espíritu de Havona: el Padre Universal que habita en el Paraíso y otorga su espíritu “chispa” para que habite, viva y trabaje en mentes de criaturas más bajas del universo de los universos.
7. LA ADMINISTRACIÓN UNIDA
De vez en cuando los Hijos Avonales Paradisiacos llegan a mundos habitados para acciones judiciales. Pero el primer Avonal en llegar en magisterial inaugura la cuarta dispensación de un mundo evolucionario del tiempo y el espacio. En algunos planetas donde se acepta universalmente a este Hijo Magisterial, permanece por una era integra. Así el planeta prospera bajo el gobierno conjunto de tres Hijos: el Príncipe Planetario, el Hijo Material y el Hijo Magisterial, siendo los últimos dos seres plenamente visibles para habitantes del reino. Antes de que el primer Hijo Magisterial concluya su misión en un mundo evolucionario normal, ya se unifico el trabajo administrativo y enseñanza del Príncipe Planetario y el Hijo Material. Esta amalgama de supervisión dual de un planeta da origen a nuevo orden muy equitativo de administración mundial. Cuando parte el Hijo Magisterial, el Adán Planetario asume dirección externa de la esfera. El Hijo y la Hija Materiales actúan así conjuntamente como administradores planetarios hasta establecimiento del mundo en la era de luz y luminosa vida, después de lo cual, el Príncipe Planetario es elevado a posición de Soberano Planetario. Durante esta época de evolución avanzada, Adán y Eva pasan a ser lo que se podriamos llamar conjunto de primeros ministros del reino glorificado. Tan pronto como se ha establecido bien la capital nueva y consolidada del mundo evolucionario, y tan pronto como es posible capacitar administradores subordinados competentes se fundan subcapitales de tierras remotas y entre distintos pueblos. Antes de la llegada de otro Hijo dispensacional, se habrán organizado de cincuenta a cien de estos subcentros. El Príncipe Planetario y su equipo siguen fomentando dominios de actividad espiritual y filosófica. Adán y Eva prestan especial atención a estados físico, de búsqueda personal, científica y económica del reino. Ambos grupos dedican igualmente energías a promoción de artes, continuas relaciones sociales y continuos alcances intelectuales. En el momento de inauguración de la quinta dispensación de asuntos mundiales se logró administración magnífica de actividades planetarias. La existencia mortal en esta esfera magníficamente conducida y gestionada es de hecho inmensamente estimulante y productiva su vida cotidiana. Y si los nosotros pudiésemos observar por simples instantes la vida en ese planeta apreciaríamos el inmensurable valor de aquellas simples cosas tan bellas como significativas que este mundo lamentablemente se ha perdido, cuando sus altos dirigentes de orden cósmicos se involucraron activamente en la gran rebelión del Soberano Lucifer
(Presentado por un Hijo Lanonandek Secundario del Cuerpo de Reserva.)

 

José Revello

(Fragmentos de: “Mis tardes con Don Genaro”)
Derechos de autor Reservados

Advertisements

One thought on “(Fragmentos de 189: “Mis tardes con Don Genaro”) / José Revello

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s