BARBARIE / Autora: Ma Gloria Carreón Zapata

BARBARIE

Hoy quise escribir al amor y al romance, de pronto el pensamiento se extravió y fue a posarse en una imagen que me encontré hace días por la red.
Entonces mi mente no estuvo ya más para pensar en romanticismo. Sobra decirles como me sentí, se oprimió mi corazón al ver tanto dolor, tanta injusticia dominando al mundo. Fue un vídeo, el cual para muchos ha pasado quizá inadvertido. Es la viva imagen del desconsuelo, la irritación, la impotencia y cobardía ante el dolor humano.

Se trata de un niño sirio que con su carita bañada de llanto reprochaba al mundo la indiferencia. En sus ojitos se dibujaba la impotencia, el rencor , el dolor y la imposibilidad de salvar a su pueblo de tanta masacre. Aun con el corazón desgarrado no pude dejar de admirar su valentía pues se trata de un pequeño de unos doce o trece años.

¿Cómo es posible que los adultos permitamos que se cause tanto dolor a los niños?
Algo habrá que hacer.
Que le interesa al poderoso un niño muerto más en el planeta, mientras los suyos gozan de salud y bienestar.
¿Qué les importa la vida de un ser humano? Ya sea niño sirio, mexicano o de cualquier otra nacionalidad?

Se trata de un pequeño inocente que no sabe de intereses mezquinos, infrahumanos, aborrecibles y ególatras, que sin ningún miramiento ni sentimiento de empatía, no tienen la capacidad de imaginar el sufrimiento pues; desde sus palacios de cristal en Nueva York, manipulan a su antojo el porvenir, la miseria, o destrucción de millones de personas.

Simplemente enviando seres hostiles y sin conciencia quienes resguardados detrás del poder y la tecnología de su armamento. Son capaces de lanzar muerte indiscriminada a poblaciones, templos, escuelas y hospitales lejanos, en lo que llaman “Operaciones Quirúrgicas”.

Arguyendo después alguna falla en sus sistemas pidiendo una disculpa frívola o mintiendo a través de los medios de comunicación, que sus informes los cuales a la postre siempre han sido falsos, les certificaban un ataque del gobierno legítimo ilegal de ese país tan lacerado y castigado en la última década, Siria.

Lo que me lleva a pensar que no es el único infante que padece el desinterés y la avaricia la inconsciencia, y la crueldad de seres quienes desde el otro lado del Mundo miran solamente sus bolsillos y, así como este inocente que con sus justos reclamos hizo pedazos mi corazón. Así en otros lugares padecen lo mismo.

No conformes con haberles despojado la inocencia de tajo, los malos gobiernos cuya principal justificación para existir y recabar impuestos es velar por las garantías de las personas. Pero, son capaces de brindar seguridad y educación igual de luchar para poder legarles un mejor futuro a nuestros pequeños. También tienen que vivir las consecuencias de tanto odio a causa de la ambición desmedida de muchos seres perversos que sólo buscan enriquecerse a como dé lugar.

Quizá usted me diga, ¿y yo que puedo hacer? Y tiene razón, tal vez nada, pues somos títeres o tal vez conejillos de indias de esas familias dueñas del FMI, poderosas e intocables que son las que gobiernan al mundo y someten a su antojo a los que dirigen los países.

No concibo tanta apatía. ¡Ah!, pero si se tratara de un pequeño de nuestra propia sangre, ahí si nos dolería. No es bueno decir, “de esa agua no beberé”. Ante lo que se está viviendo en el mundo todos estamos expuestos a sufrir las consecuencias de esta guerra sucia y sin sentido.

¿Cómo es posible que no les conmueva el sufrimiento de cientos de miles de inocentes pequeños?, que según las estadísticas mueren diariamente inclusive de hambre.
¿Acaso esos malos gobernantes que se inclinan ante el poder del dinero no tienen hijos, sentimientos, corazón, alma, ni madre?
Esto me recuerda a los días de Moisés, cuando va con el faraón egipcio y le lleva el mensaje de parte de Jehová, de liberar a su pueblo, de lo contrario, calamidades caerán hacia él. Faraón indiferente se burla aun. Y, por su terquedad hace caso omiso obedeciendo a su mal juicio pierde a su propio hijo.
¿Que esperamos los humanos para reflexionar? ¿Qué caiga sobre nosotros la furia de nuestro Creador?

La guerra es para gente que en lugar de trabajar para ganarse el sustento construye armas para saquear a los demás países y así poder vivir cómodamente, instalados además, en el dispendio.

Autora: Ma Gloria Carreón Zapata

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s