Poemas de Lizette Ramírez Ferrer

Poemas de Lizette Ramírez Ferrer

 

Canción estrellada

Ulula
la estocada
de la muerte,
viaja imberbe
en los mares
del olvido,
ruiseñor sin puerto
¡qué triste destino!
garganta silenciosa
en las ruinas de su suerte.
Y la rama ya seca,
rebelde
anquilosada,
se ha quebrantado, hueca,
la savia se ha marchado,
plateada de letras
las páginas brotan
rumiando discretas
las voces del pasado
¡Quién pudiera
aplazar el tiempo silente!
¡Quién pudiera!
abrazar la elocuente
canción de mil quimeras,
escuchar pacientemente
la historia de los años
y atesorar las ruinas,
monumento de dioses
que duermen, ya rendidas,
en la bruma de los montes.
¡Quién pudiera
llorar rocíos viejos!
¡Quién pudiera!
vomitar historias nuevas
rebosadas de luchas
al auditorio incrédulo
que la obscuridad pespunta .
Ya los coquíes cantan
su susurro de notas
y la noche levanta
sus estrellas y frutas.
¡Quién pudiera!
¡amor mío!
¡Quién pudiera!
dormirse en el silencio
de tu canción
en mis grutas!

 

Rumbos

La brisa de los versos que te he escrito
sombra umbría, ya salada soledad
marchitados los nombres clandestinos
del verbo hecho lujuria en la obscuridad.

Silueta desprendida sin sentido
enterrando va el tridente, no hay piedad
al pecho moribundo, malherido
le coloca mariposas cual verdad.

rendida la inquietud desesperada
azules desprendidos de la hendija
donde llora la niña enamorada.

Sanando lentamente las heridas
por la arena perdida de sus playas
Ha descifrado rumbos a su vida.

Deshojando lágrimas al infinito.

 

Infinita

Algún día
sentada
en las olas
del olvido
Ella…
sangrará recuerdos,
te devolverá versos
¡sagrado cofre!
caoba y marfil
comprenderás
que al vivir,
dejando atrás
lo añorado
¡sueños muertos!
¡lo que más se ha amado!
retóricas
renuncias
¡agónico existir!
Algún día
asomada
en tu canción
Ella…
recogerá lágrimas
regando
mil vivencias
agónicos acervos
antonomancias
fragor de verbos
viajando
en su barca de utopías
para decirte
perdona ¡vida mía!
ni distancias
ni retiros
han logrado
regalarme olvidos
permaneces
¡en todos
mis suspiros!
Algún día
Ella…
desvestida
de la carne
al infinito tranvía
susurrará a ti,
¡eterno amante!
solamente has sido tú
¡El gran amor de mi vida!
Algún día
Ella…
Tú…
Algún día.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s