LA APRENDIZ… / JAIME GONZALEZ

JAIME GONZALEZ

LA APRENDIZ…

Quiero ser la aprendiz sumisa en la sabana de tu piel, la novicia de tu locura y tu calma, mis desiertos se saciaran con el sudor de tu inmaculado cuerpo y la saliva fresca de tu boca.

Tómame y enaltéceme ahora como codiciada hembra, quiero saber que existo, atrévete sin miedo a vivir la fascinación que aún queda en mi cuerpo, disfruta mis edades y mitiga la furia de mi piel hambrienta.

Libera mis fantasías guardadas, depurame y hónrame, favoréceme entera como mujer, como amante, como amiga, la gracia de mi pubertad se despidió un día pero mi cuerpo aún tiene argumentos para entregarse en su lujuria.

Atiza mi hoguera que mis bragas se humedecen con una palabra indecente y dulce, con la simple caricia de una palabra escrita, y la fluidez de una prosa poética declamada con dulzura.

Mi ninfa escondida ya no hace el amor con mis recuerdos, ella esta despierta y anhela vivir, sentir, amar, toma ahora mis quimeras y hazme resplandecer, este apetito viene de años, viene de antiguos amores.

Amores egoístas que pasaron inadvertido el florecer de mi libido, repugnando mis tentaciones y mis profundas fantasías, ahora soy tu aprendiz, si permisos, sin pedir nada a cambio, sin inhibir pudores, tómame ahora, usúrpame entera.

He vivido una abstinencia estúpida y angustiante, enséñame ahora lo inédito, vive para mí la osadía de un Kama Sutra perfecto, celebrar un majestuoso rito carnal y así desatar este cumulo de placeres y lujuria.

No me abandones, no me sueltes muéstrame en carne propia lo que es amar con el alma, lo que es poseer con elegancia, es mi despertar, es mi propia hoguera, mi propio canibalismo.
Mi cuerpo está servido, tómalo, no pauses, derrite el hielo de la noche, no me digas nada, solo complace este libido inmortal, sin palabras, sin tiempo, toma lo que quieras, se el amo de la ansiedad de mis afectos.

Aprendiz seré de nuevo en tus brazos, al tanto que mis piernas ligeramente humedecidas por mis orgasmos deliran con tan solo mirarte, socórreme, atiende las plegarias jadeantes de mi alma.

Poseída inmisericordemente por la esperanza y la ilusión, estoy a tiempo para la cátedra de tu cuerpo hablándome de destino, delicias prohibidas y vida, me niego a regresar a mis abismos, a pasados fríos, lúgubres y caricias muertas.

Domestica mi sed, macera mi carne, sosiega mi hambruna y mi ansiedad salvajemente dulce, aún conservo ese instinto animal que me somete al amor, si algo sublime y lujurioso es posible quiero tenerlo, si existe algo impúdico en este mundo, quiero saborearlo en esta vida o en otras vidas, soy la aprendiz y tú eres mi más impulsivo maestro.

Derechos reservados
Cali, Colombia, Sur America.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s