EL LLAMADO DEL ABISMO (La travesía Owen) – Fragmento 27 /

EL LLAMADO DEL ABISMO
(La travesía Owen)

Fragmento 27

-“En realidad es variante de temperaturas atmosféricas. No podría atravesar el Océano sin medios adecuados como este barco. Seria imposible iniciar una travesía al otro lado del mundo, donde me dirijo….”
La Sirena de Mar hilvano otra inquietud a mi explicación.
-“¿Quieres decir que sin el Judrul están impedidos de exploraciones por las superficies? ¿No poseen capacidad de desplazamiento corporal? ¿Son limitadas estas condiciones?”
-“Nuestras condiciones son los entornos. Las distancias son enormes y a veces inabordables. En ese sentido somos limitados.”
La lamina azul de sus bellos ojos reflejo incertidumbre. ¡Dios¡ ¡Cuánto hubiese dado por desentrañar su enorme misterio…!
-“De existir los factores mencionados. -puntualizo- ¿Tu especie se halla relativamente impedido de efectuar mayores inmigraciones naturales? ¿Tu no estarías en ninguna parte mas allá de limites de tus fuerzas motoras?”
-“Ciertamente podría hacerlo, pero los medios no siempre están disponible.”
-“Y de que forma podrías conocer las superficies de la Gran Madre Yhi-Mul ¿Qué medios utilizan? Si influyen esos factores de limitación ¿Por qué dejan se cumplan esas funciones poco aconsejables? ¿De que forma penetran los fondos de sus On-Nan-Thules?
-“Responder es complicado. Sin ser una repuesta, vemos limitado nuestra actitud según medios que poseemos.”
-“Haces referencia a estados influyentes no variables ni conductores ¿Debo entender que están por encima de su grado de clarividencia, como son sus deseos a tal punto que por ello deban desconocer la abundancia de la vida que existe? ¿Cómo puede tener poder sobre los genuinos estados que gobierna instintos de orientación y seguimientos, registrado más allá de cosa sujeta a la observación?
Volví a perderme. Su rapidez mental era continuo desconcierto. ¿Cómo podía existir una criatura de semejante naturaleza? no parecía dispuesta a dejarse hurgar. Su cuestionamiento fue justo y para “ella” esclarecedor. No tanto para mí. Por eso cuando se cortaba supe debía guardar silencio. Dejándome en suspenso desvió su atención. Su aguda mirada recalo en la silla puesta sobre el mamparo, opuesto al escritorio y la taquilla, entre mi cama y la pileta. Reparo sobre su extraña forma. Me observo y miro la silla. Trato de captar como podía estar allí. Para su gobierno me senté en la silla.
-“Yo aquí descanso y a su vez hago cosas. Estar sentado no significa estar haciendo nada ¿comprendes?”
Hizo un rápido registro de este nuevo detalle.
-Tu inclinas tu Nan-Thules sobre la silla y descansas -por segundos quedose como pensativa. Luego dijo- ¿tu Ani-Say aquí -y señalo la silla- no Ani-Say allí?- y me señalo la cama.
Entendí que “ani-say” sé refería a descanso, a dormir propiamente.
-“En ambos lados descanso. Pero en la cama es donde recupero el sueño durante la noche. Allí repongo fuerzas.”
Me levante para indicarle la forma de acostarme y taparme. Se acerco y se inclino observándola (en esa posición “desapareció” oculta en sus cabellos.) Miro cada palmo de la cama incluyo la caja de madera que sostenía el elástico y el colchón. Una vez verificado su dimisión, surgió su mano y se dedico a tocar la colcha, la apretó entre sus largos dedos y la fue palpando. Hizo lo mismo con la sabana y la almohada, le llamo la atención su blandura
-“Allí apoyo mi cabeza “-aclare
No respondió. Aparto algo la sabana. De por sí quedo una parte fuera del colchón. Sé dedico a inspeccionar esto ultimo. Vi como abría su mano y sus dedos ejercieron presión sobre el mismo. Al verificar que cedía volvió a presionar, esta vez con mayor decisión (note la firmeza de sus dedos) .Finalmente toco, palpo y presiono por doquier. Se inclino y pego su rostro pareció olfatearlo. Descubrí la precisión de cada movimiento.
De pronto se incorporo. La mano volvió a desaparecer de mi vista.
-“Hombre que cruzas el Mar –pregunto- ¿Es necesario esta cama para descansar? ¿Esto es la única forma de hacerlo?”.
-“Bueno -respondí- es lo mas cómodo“
-“Es notable -musito la Sirena de Mar- vuestras formas de cuidar sus Nan-Thules. Pero entiendo el habitad así lo determina. Eso, al menos, me has mostrado hasta ahora.”
Prosiguió adelante y escruto el rincón de cosas y objetos en esa parte de mi recinto, así fuera un raspón en el mamparo. Percibí su asombro cuando descubrió su imagen frente al espejo del botiquín. La imagen de su rostro cubierto pareció fascinarla. Su expresión adquirió un brillo especial ante su reflejo. Saco sus manos y acaricio el vidrio. Fue procurando detectar el “mecanismo” que devolvía su imagen. Pareció de veras intrigarla.
-Es un espejo. -aclare- Allí nos miramos..
Estudio la caja del botiquín y observo el tubo de luz cubierto por el plástico transparente, descubrió a su costado el interruptor. Al tocarlo lo prendió. Se quedo inmóvil. Volvió a apagarlo y luego prenderlo, observando resaltar su imagen en el espejo. Me miro llena de asombro buscando una aclaración.
-“Eso se prende funciona a electricidad, corriente alterna”
De pronto volvió a resaltar aquel singular brillo en sus ojos.
-“¡Elec- tri – cidad!…..¡ corrien-tes alternas!….. ener-gias…”
Fue diciendo al parecer complacida por este hallazgo.
-“Es Energía electromagnética -explique- esa lámpara posee un dispositivo que el paso de la corriente hace se ilumine.”
-¡Ener-gias! -murmuro- Yhi-Na-Mi¡…Yhi-Na-Mi!… produce cantos del Anal-Thu, energías conducen a cantos Modificadores del Anal -Thu…..”.
Lo dijo casi como revelación. Me sentí confuso. ¿Que era “Yhi-na-mi”? ¿A que se referío con “cantos del Anal-Tú“? ¿Que cosa se “modificaba”?
-“¿Qué has dicho? -inquirí intrigado- ¿Cuál es su significado?”
Pero Legsana no respondió. Se concentro en el espejo, saco su mano rozando esa imagen (sumida en “cavilaciones”) pareció no haber escuchado. Lo que dijo a continuación fue más confuso todavía.
-“Anal-Thu -murmuro al fin.- tal vez sean despiertos sus cantos y emanen hacia Legsan-Thu para volver contigo, de ser así Yhi-Na-Mi será su conductor y Abriran las profundidades, tus ojos verán señales de los abismos…”
De súbito enmudeció. No pude evitarlo. Sentí un escalofrió. Fue lo más extraño escuchado. Supe no deseo ahondar en aquellas palabras, Sé desvió de la cuestión. (Algún tiempo después por escalofriante suceso descubrí la magnitud de aquel mensaje.)
-“Dime hombre que cruza el mar -inquirió zanjando el asunto.-¿Cual es el motivo por lo que deban verse a través del espejo? ¿Es necesario su reflejo? ¿Con insistencia se miran en su reposo? ¿Acaso es otro tipo de búsqueda? ¿Que origino este espejo? ¿Por que deben usarlo?
No podía salir de su línea de fuego. Cada respuesta obligo a desnudar costumbres y pensamientos. Quizás su real objetivo…
-Si. Supongo que lo es. Es un medio de cuidar nuestra imagen física.
-¿Se miran para verse o se ven para descubrirse? -indago aquella increíble criatura.
-Ambas cosas, creo. –Respondí- es un reproductor de objetos detenidos frente a el.
-“No comprendo ¿Es necesario verse para moverse durante un día cuando no los refleja? ¿Tus especies se confunden, no se mueven por sí mismas? Es extraño.
No tuve menos que declinar ante esa inocente ingenuidad
-No sé si tanto- le respondí- No como lo expresas. Nos preocupa como nos vemos. Tal vez sea vanidad, pero también refleja tristezas o miedos.”
-Creo entender -dijo- Es un medio para captar sensaciones y expresiones, pero reflejado en su semblante ¿Ese es su origen? ¿Procuran leer en este espejo lo surgido en sus In-Nan-Thules? ¿Son su forma de conocerse? ¿Deben “reflejarse” para saber quienes son y donde se dirigen? Hombre que cruzas el Mar. Yo he visto imagen de Legsana allí mismo. Pero nada descubrí mas allá de mi propio Nan-Thul ¿De qué forma proceden tus especies para iniciar su reconocimiento a la parte recóndita de sus On-Yhi-Mules (“fondos de la Gran-Madre” seria su traducción) propios? ¿Es ese espejo reflector de sus ojos al medio directo descubridor obtenido?.”
-“No es un medio. Lo que reflejamos son parte de lo a lo que creo apuntas. Solo, a veces, sé insinúa…
Permaneció en silencio. De pronto tuve la sensación que le “apremiara” el tiempo y eso la justificaba.
-“Comprendo. Pero no deja de ser extraña. Es como si sus Or-Ni-Mul (“hondas vibratorias” seria su traducción aproximada) se desprendieran sin fuerza ni positiva ni de expansión. Nuestros medios son distintos. Esta basado en la búsqueda primordial. Pero esto, según interpreto, parece limitado y peligroso en tu especie. Pueden permanecer detenidos en zona neutral casi estáticos y sin movimientos de expansión vital. Si es vuestro medio limitado. ¿Cuales son los medios desarrollados por tus especies?.”
Aquella criatura estaba sondando la compleja experiencia humana. ¿Cómo transmitirlo? vino a mi auxilio abordando otra cuestión. Se dedicó a indagar la pileta. Saco su mano y acaricio los bordes y el desagote, trato de comprender que función cumplía. Examino la canilla.
-“Es una pileta -indique- es utilizada para higienizarnos.
Fui a abrir la canilla para redondear mi explicación. Cuando salió el chorro de agua se quedó inmóvil. Creo de veras sé sorprendió.
-“Es agua… extraída de los océanos -dije.

 

José Revello

(Fragmento de: “El llamado del abismo”)
Hecho el depósito legal que establece la ley 11 723.
ISBN: 978-987-704-107-1)

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s