Fragmentos – 37 de: “Mis tardes con Don Genaro” / José Revello

José Revello

SOBRE LA NOCHE DE LOS TIEMPOS
Fragmento-37

Las seis razas de color 
(La raza roja)

“Sus inmediatos pasados habían tenido la oportunidad de aprender de las últimas actividades del Cuartel General mundial del Príncipe planetario, esto fue continuo hasta que esa misteriosa “rebelión” (totalmente ajena al género humano) estallo en un segmento del universo local de Nebadon, sumió al mundo en un profundo caos. No te preocupes por estos datos que te voy dando, ya llegaremos a su historia. Parece cierto -siguió Don Genaro- que la llegada del príncipe planetario, había coincidido con el magnífico y relevante suceso ocurrido con la familia Sangik. Pero sigamos. Lentamente los primeros pobladores de América fueron olvidando tales enseñanzas. Su nivel espiritual y cultural cada vez fue en decadencia. Muy pronto, como sucedió con los primeros hombres rojos, estos pueblos se enzarzaron en interminables luchas llegando casi al borde del exterminio.
-Don Genaro, –me lamente entonces- siempre parece repetirse el mismo patrón. Un causal desarrollo, luchas fratricidas, decadencia y casi exterminio. No parecemos salir del círculo. Ni actualmente lo hacemos. ¿Por qué será? ¿En qué fallamos?
El anciano permaneció unos segundos en silencio.
-Es cierto –respondió pausado Don Genaro- su vida, extensión y diversidad está influenciado por patrones. Su sentido es profundo como incierto. Sin embargo, aunque parezca ingrato, obedece a un estado de natural función y aprendizaje en las razas evolucionarias del tiempo y el espacio. Pero no te confundas. Esto no significa, bajo ningún punto de vista, se contempla o se tolera como norma conductiva y viviente de las razas, las guerras fratricidas y muertes por extermino. No está sujeto a los planes Divinos de evolución. Estos ocurren sobre factores externos individuales y colectivos, consecuencias autóctonas de la exploración de su historia, que se tornan en una peligrosa pendiente cuando salen de control. Sin embargo en la tierra hubo una serie de sucesos que desvió su desarrollo. Pero esto no es necesario ni tan evidente. No olvidemos en la tierra algo “fallo” por esas épocas. No sabemos qué hubiese ocurrido con los pueblos primitivos de haber seguido su proceso normal de desarrollo individual en evolución. Ni que hubiese sido de nosotros ética y culturalmente, qué sería del vivir de las razas actuales. Hubo una alteración y por consecuencia su nivel de crecimiento personal e individual se desvirtuó. Pero mientras tengamos tiempo hijo lo veremos. Sigamos el relato.
Dicho esto, Don Genaro prosiguió.
“Esto continuo hasta que, hace ahora 65.000 mil años, nació y surgió este gran caudillo y maestro espiritual –Onamonalonton- y se puso en medio de este pueblo diezmado y degradado. Por espacio de 96 años –hasta su completa ancianidad- se esforzó por devolver el sentido del culto al “Gran Espíritu del Mas Allá”. Durante gran parte de su vida el centro revitalizador de los hombres rojos (su cuartel general) estuvo situado rentre las grandes secoya de la actual california. Los reductos de los indios “Pies Negros” es una rama directamente vinculadas a los tiempos de este gran instructor del pasado. Desgraciadamente –prosiguió- al paso de los siglos, los hombres rojos fueron olvidando y modificando sus instrucciones. Y de vuelta -como un negro presagio- las guerras aniquilaron los elementos más valiosos. Desde entonces, ningún otro educador consiguió devolverles a la luz. Seguramente de haber seguido fieles a las enseñanzas de su maestro, la raza roja -convengamos al igual que las otras- habría podido extenderse en paz por el continente, dando lugar a una brillante civilización. Esta trágica realidad se vio empeorada por el absoluto aislamiento de los primeros americanos. Solo con la llegada de los blancos quebró esta situación. Pero era demasiado tarde… el cerrado orgullo de este pueblo y la iniquidad se los segundos, terminaría por sumir al hombre rojo a la casi absoluta destrucción y oscuridad.
Don Genaro hizo una pausa. Me miro unos instantes. Había comenzado a descubrir esa inteligente y penetrante mirada. Parecía llegar a los fondos más íntimos. Tuve más de una vez esa sensación. Supe algo iba a decime. Quizás con su rasgo de humor. En parte aunque dicho con seriedad así podría decirlo. Sonrió levemente y comento casi dulcemente.
-Sería extraño, no siendo parientes ni de la misma familia consanguínea, seamos hermanos naturales.
En aquel momento no capte su intención.
-¿Hermanos naturales?
Mi añorado y recordado amigo seguía sorprendiéndome.
-Si por verdad fuera, sería movilizador. Por cierto hijo, al conocer lo que suponemos la historia de las razas de color, se descube y se comprende que el pasado del mundo es mucho más rico, intenso e transcendental de lo que podemos imaginar. Un pasado que de ser debidamente discernido, revelado –advirtió- quizás podría unir bastante a los mortales en este confuso mundo, demostrando, por ejemplo, que la pretendida supremacía de algunas razas sobre otras es una simple quimera, un engaño furtivo, justificado por tristes egolatrías, sino por ignorancia y desconocimiento de los orígenes. Porque convengamos en algo que no deja de ser seductor y aún bello… ¡quién hubiese imaginado que los hombres de color, siendo la especie humana en su integridad, en su fondo y esencia, históricamente, proceden de una sola y misma familia (la célebre pareja de los Sangih) y que, por consecuencia, son todos “hermanos” físicamente, venidos de un mismo tronco genético, en el más literal de los sentidos! Y por último podría agregar unas palabras pronunciadas por Jesús de Nazaret, el inmenso maestro de Galilea:
”… ¡Fijaos que todos sois hermanos…¡”
Esta frase, dicho con todo sentido y claridad, encierra la revelación precisa de una verdad que Jesús conocía en su verdadera dimensión y profundidad.

(Fragmentos de: “Mis tardes con Don Genaro”)
Derechos de autor Reservados

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s