Poema de Rodolfo Zamora Corea

Poema de Rodolfo Zamora Corea

 

***

La mar salpicaba mis recuerdos con sus burbujas capciosas. Siempre insinuante y perversa; con su cola aplastaba las algas, con delicado vaivén de sus dedos sus pezones rozaba, si, ahí estaba la hermosa sirena, se estiraba.
Soltaba su húmeda cabellera al viento, abriendo con sus manos las piernas, mientras yo, sin soportar, ya mordía hasta las piedras.

Su seducción era poderosa.

Mientras ella cantaba, yo tapaba mis oídos para no caer en su encanto. Con su mirada hacia sugestivas muecas con sus labios entreabiertos, suplicaba con brama, besara su ardiente boca.

Me ate a una palmera, y apuré un trago de alcohol, para que la pasión de los seducidos no me alcanzara; no recordé que el sexo es como el alcohol, “entre más lo tomas, mas te embriaga”.

Con pechos de caracolas y su ombligo, profundo como la fosa de las marianas, sus ojos intensos, y su voz poderosa, al fin sedujo al infeliz; ! a mí ¡ rindió al navegante, haciendo su hogar en la arena, llenando la casa en su isla rocosa, de inquietos y bellos infantes.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s