Fragmentos de 232: “Mis tardes con Don Genaro” / José Revello

José Revello

SOBRE LA NOCHE DE LOS TIEMPOS
El tiempo del no tiempo

HISTORIA DE LA ETERNIDAD. (Formación decimal astronómica)
Fragmento-232

4. Maestros Asistentes: Los maestros asistentes son ayudantes y asociados de sus serafines semejantes, los consejeros de enseñanza. También están relacionados, individualmente, con amplias empresas de instrucción del universo local, especialmente, con el esquema séptuplo de capacitación operativa en mundos de estancia de sistemas locales. Un cuerpo maravilloso de esta orden de serafines funciona en la tierra con el propósito de fomentar y adelantar la causa de la verdad y la rectitud en las conciencias más limpias y perceptibles de las razas autóctonas.
5. Los Transportadores: Todos los grupos de espíritus ministrantes poseen cuerpos de transporte, órdenes angélicas dedicadas al ministerio de transportar a las personalidades que no pueden, por sí mismas, viajar de una esfera a la otra. El quinto grupo de serafines superiores –continuo el noble anciano- tiene su sede en Salvington, y sirve a viajeros del espacio, desde la sede del universo local y hacia la misma. Como otras subdivisiones de serafines superiores, algunos fueron creados como tales mientras que otros han alcanzado este nivel a partir de grupos más bajos o menos dotados. La «gama de energía» de los serafines es absolutamente adecuada para el universo local y aun para requisitos del superuniverso. Pero no podrían soportar jamás las demandas de energía correspondientes a un viaje tan inmenso y enormemente distante como es de Uversa a Havona. Este viaje tan exhaustivo requiere energías especiales de un seconafín primario de dotes de transporte. Los transportadores cargan energía para el vuelo mientras están en tránsito y recuperan su fuerza personal al fin del viaje. Aun en Salvington, los mortales ascendentes no poseen formas personales de tránsito. Los que ascienden deben depender del transporte seráfico al avanzar de un mundo a otro, hasta poco después del último reposo de sueño en el círculo interior de Havona y el despertar eterno en el Paraíso. Posteriormente, al parecer ya no dependeremos de ángeles para trasladaros de universo a universo. El proceso de transporte con serafín, no es muy diferente de la experiencia de la muerte o del sueño, excepto que existe elemento temporal automático en el ensueño del tránsito, estaremos sustancialmente conscientemente-inconsciente durante el necesario descanso seráfico. Pero el Ajustador del Pensamiento –la “chispa” del átomo original- está plena y absolutamente consciente de hecho excepcionalmente eficiente, puesto que seremos incapaz de oponer, resistir o de manera alguna impedir su tarea eternamente creadora y transformadora. Cuando viájenos por serafín –prosiguió Don Genaro- dormiremos por períodos de tiempo y despertaremos en el momento indicado, al final de dicho periodo. La longitud del viaje durante sueño de tránsito no es importante, no estaremos directamente consciente del pasaje del tiempo. Es como si durmiéramos en un vehículo de transporte en una ciudad, y después de descansar un sueño reparador toda la noche, despertarmos en otra metrópoli distante. Hemos viajado mientras dormíamos. Así pues volaremos a través del espacio, enserafinado, mientras descansamos y dormimos profundamente. El sueño de tránsito, es inducido por el enlace entre los Ajustadores y transportadores seráficos. Los ángeles no pueden transportar cuerpos de combustibles orgánicos -carne y huesos- tales como los que poseemos ahora como vehículo en nuestro mundo. Pero pueden transportar todas demás formas desde la moroncial más baja hasta la más elevada espiritualmente. No funcionan en muerte natural. Cuando ya finalicemos nuestra carrera terrenal, cuando el tabernáculo mortal que ha servido de vehículo y soporte experiencial en el nuestro mundo y otros mundos físicos, sea devuelto a la tierra donde pertenece, ha cumplido su requisito y nuestro cuerpo permanece en este planeta. El Ajustador del Pensamiento se dirige al seno del Padre, y estos ángeles no se ocupan, directamente, de la reconstitución subsiguiente de la personalidad en el mundo de estancia de identificación. Allí nuestro nuevo cuerpo -aun en si de manera física- es de forma moroncial, una forma que puede viajar en serafín. Nosotros «sembramos un cuerpo mortal» en la tumba. Y «cosecharemos una forma moroncial» en los mundos de estancia.
El culto y austero anciano, después de una breve pausa, prosiguió de esta manera su relato.
6. Los Registradores: Estas personalidades se ocupan específicamente de la recepción, archivo y reenvío de registros de Salvington y mundos asociados. También sirven como registradores especiales para grupos residentes de personalidades del superuniverso y personalidades elevadas y amanuenses de tribunales de Salvington y secretarios de los jueces.
Emisores: recibidores y difusores. Constituyen subdivisión especializada de registradores seráficos, se ocupa del envío de registros y diseminación de información esencial. Su tarea es de orden elevado con tantos circuitos que 144.000 mensajes pueden atravesar simultáneamente mismas líneas de energía. Adaptan técnicas ideográficas más elevadas de registradores jefes superáficos, con estos símbolos comunes, mantienen contacto recíproco tanto con coordinadores de información de supernafines terciarios, como coordinadores glorificados de información del Cuerpo Seráfico de Consumación. Los registradores seráficos de la orden superior, realizan así enlace estrecho con cuerpos de información de su propia orden y registradores subordinados, mientras que las transmisiones permiten mantener comunicación constante con registradores elevados del superuniverso y, mediante este canal, con registradores de Havona y custodios del conocimiento en el Paraíso. Muchos de los registradores de la orden superior son serafines ascendidos desde tareas similares en secciones inferiores del universo.
7. Las Reservas: Amplias reservas de todo tipo de serafines superiores se mantienen en Salvington, disponibles instantáneamente para su envío a mundos más alejados de Nebadon, cuando son requeridas por directores de asignación o solicitud de administradores del universo. Las reservas de los serafines superiores también proveen auxiliares mensajeros por solicitud del jefe de las Radiante Estrellas de la Tarde, encargado de custodia y envío de todas comunicaciones personales. Un universo local está enteramente abastecido de medios adecuados de intercomunicación. Pero siempre hay residuos de mensajes que requiere despacho mediante mensajeros personales. Las reservas básicas para todo el universo local se mantienen en mundos seráficos de Salvington. Este cuerpo incluye a todos los tipos de grupos de ángeles.
3. SERAFINES SUPERVISORES
“Esta orden versátil de ángeles del universo, se asigna al servicio exclusivo de las constelaciones. Estos peritos servidores tienen su sede central en capitales de la constelación, pero funcionan por todo Nebadon en beneficio de sus reinos asignados.
1. Asistentes Supervisores: La primera orden de serafines supervisores está asignada a la tarea colectiva de los Padres de la Constelación y son ayudantes eficientes de Los Altísimos. Estos serafines se ocupan –principalmente- de unificación y estabilización de toda la constelación.
2. Pronosticadores de la Ley: La base intelectual de la justicia es la ley. En un universo local la ley se origina en asambleas legisladoras de las constelaciones. Estos cuerpos deliberantes codifican y promulgan leyes básicas de Nebadon, proyectadas para permitir la coordinación máxima de una entera constelación, de acuerdo con la política fija de no intromisión, con el libre albedrío moral de las criaturas personales. Es deber de la segunda orden de serafines supervisores, presentar ante legisladores de la constelación, un pronóstico de cómo una ley propuesta afectaría a la vida de las criaturas de libre albedrío. Están altamente calificados para realizar este servicio en virtud de sus dilatadas experiencias en sistemas locales y vastos mundos habitados. Estos serafines no persiguen favores especiales para uno u otro grupo. Pero aparecen ante los legisladores celestiales para hablar por aquellos que no pueden estar presentes para hablar por sí mismos. Aun el hombre mortal puede contribuir a la evolución de la ley universal, porque los mismos serafines ilustran fiel y plenamente, no necesariamente deseos conscientes y transitorios del hombre, sino más bien, auténticos y profundos anhelos del hombre interior, el alma moroncial en evolución del mortal material en mundos del espacio.

(Fragmentos de: “Mis tardes con Don Genaro”)
Derechos de autor Reservados

One thought on “Fragmentos de 232: “Mis tardes con Don Genaro” / José Revello

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s