Poemas de Remedios Álvarez Díaz (Spain)

 
Poemas de Remedios Álvarez Díaz (Spain)
 
 
Breve Bio
 
Con mi nombre defino lo que ando siempre buscando.
Estoy en la lucha continua entre el deber y el querer; y lo escribo, lo recito y lo vivo.
Nací en Málaga sin elegirlo, pero me siento orgullosa de ser andaluza.
No hay edad sin espejos, nazco cada día porque olvido y miro al sur esperando a que el sol me
desperece.
De mis logros como escritora es fácil encontrarlos en Internet pero la mayor satisfacción es que
mis textos hagan reflexionar o conmover al lector.
Soy el cuarenta y uno en la lista de los cuarenta principales, me siento en peligro de extinción con
respecto a los de mi especie y siempre sueño con finales felices.
 
 
Thy will be done, on earth as it is in heaven
 
I never liked my name, *
remnants of bombings or bullets
used to fall on it
to heal the wounds
of other people’s ancient wars.
 
With my name and surnames
pictures were drawn
of exiled, poor, orphaned people,
who survived speechless
until the end of their days.
 
And with my name, the pain
was mitigated in others
while mine grew stronger,
clouding over my identity.
Eternal search for the self.
 
Crying didn’t help me at all
neither his thy will be done
on earth as it is in heaven
because the fallen die
before being conceived.
 
With my name I undo the steps given,
wrong cross-stitch,
to embroider once again
with the same thread
the same wrong figure
to embroider once again
with it
the same figure
to bring back the figure
and be the same one.
 
* Note: the author’s name in English, Remedios, literally means “Remedies
 
Remedios Álvarez Díaz (Málaga, Spain)
Translated by Silvia Cuevas-Morales
(From the book “Veintisiete de Arena y Una de Cal”
 
 
Una mujer se sienta en el umbral
 
La niña se sienta en el umbral,
en silencio, ida la mirada.
Está como esperando a que llegue
la edad de las gaviotas que graznan
siguiendo la estela de los barcos.
Puede estar allí horas. No sabe
del tiempo de las rosas ni sabe
qué es la palabra o si alguna vez
oye su pálpito cuando el frío
busca dónde albergarse. Tirita.
La niña tirita.
 
La joven se sueña en el umbral,
ida la mirada, en silencio.
Sabe de la lluvia y sus espejos,
del sí para preservar la especie,
del valor de cada paso dado,
sabe del ahogo y del abrazo.
Las gaviotas vuelven y se van.
Las gaviotas, la ilusión, los barcos.
Y tirita. La joven tirita.
 
Una mujer se sienta, cansada,
en el umbral, en silencio, rota.
Sabe de la lluvia de los barcos,
del ahogo del frío latido,
de la espera del paso del tiempo,
del espejismo de las gaviotas,
del valor de la mirada ida,
del fortuito abrazo de las rosas.
Y tirita. La mujer tirita.
 
 
Padre nuestro que estás en los cielos.
 
Con un “Padre nuestro que estás en los cielos”
comienza la soledad y la duda.
¿Es la misma morada nuestro espacio
que la bóveda celeste del Padre?
 
De nuestros cielos caen llamas
que aniquilan ciudades
donde habitan almas sencillas.
Mueren por hombres que destruyen
en el nombre del Padre.
 
En nuestros cielos se acumulan gases
que no nos dejan respirar
mientras trazamos entre nubes limpias
un ojo grande que todo lo alcanza
para personificar a Dios Padre.
 
Por nuestro cielo navega sin rumbo
basura espacial, restos de cohetes.
No es morada divina el lugar donde
retumba tanto ruido de chatarra.
Pero al rezar miramos a ese cielo
esperando una respuesta del Padre.
Y el padre no nos oye,
el hombre no oye al Padre
y el hombre ruega al Padre
que está en otros cielos.
 
Del libro “Veintisiete de Arenas y Una de Cal”
 
 
Dime cómo mujer agua.
 
Si no tuve que andar vastos caminos
ni buscar el amparo en otras tierras
no necesité huir de hambres o guerras
ni troqué alas por vientos marinos.
 
Porque obtuve visado en mis destinos
puertas que cuando se abren no las cierras
muertos que en paz descansan porque entierras
y flores en mi alcoba sin espinos
 
Dime tú, mujer agua, cómo puedo
no sentirme culpable de tus días
cuando no es mío, aunque me aflija, el miedo
 
mi cama es cálida en tus noches frías
y ante grandes conflictos retrocedo.
Cómo hacer de tus lágrimas las mías.
 
 
SI MI GRITO SIRVIERA.
 
Si con las notas ajadas de mi garganta rabia
pudiera parar esta barbarie de mujer sangre,
si con mis ojos alcanzara a vigilar la senda
que te obliga el hambre, mujer rota, a enterrar los sueños;
si mis manos pudieran trenzar al hombre y al brazo
acuchillar la mezquina lengua, marcar su rostro;
si mi grito sirviera.
 
Aquí nos despedimos sin el temor a Democles,
con el agua, el pan y el libro de los cuentos de hadas
Para qué gritar si no nos oyen.
Allí la duda, el peso de la espada, el fondo oscuro
la falta de panes y peces y un mar de cuentos.
Para qué gritar si no las oyen.
 
Río Bravo qué cerca tu nombre de las condenas,
caudal de llantos, tierra de madres, cantar de buitres.
Flotan en el agua tantos nombres niñas deshechos
como arderían tantos otros nombres asesinos
si nuestro grito sirviera.
 
 
Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo.
 
Nunca me gustó mi nombre.
Sobre él caían restos de bombardeos
para sanar las heridas
de antiguas guerras ajenas.
 
Con mi nombre y apellidos
se dibujaban estampas
de exiliados, pobres, huérfanos,
que sobrevivieron mudos
hasta el final de sus días.
 
Y con mi nombre el dolor
se mitigaba en los otros
acrecentándose el mío,
nublando mi identidad.
Búsqueda eterna del yo.
 
De nada me sirvió el llanto
ni el hacer su voluntad
en la tierra o en el cielo
porque los malditos mueren
antes de ser engendrados.
 
Con mi nombre deshago lo que anduve,
erróneo punto de cruz,
para volver a bordar con el mismo hilo
la misma figura errónea;
para volver a bordar
con el mismo,
la misma figura;
para volver la figura
y ser la misma.
 
Del libro “Veintisiete de Arenas y Una de Cal”
 
 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s