Poemas de Rodolfo Zamora Corea 

 

Poemas de Rodolfo Zamora Corea 

 

***

no puedes ser el viento.
de que te sirven, si ves agonizar a un pueblo,
y te preguntas: contra quien peleaban,?
Y te preguntas: contra quien perdieron,?
cuál fue la ofensa,?
cuál fue su miedo.?
Es como la verde primavera,
que te despierta la conciencia,
que deshiela los ríos,
es ver morir al joven que no conoció la verde primavera,
es tener la sensación que nada estuvo en tus manos,
al menos y después de todo,
aunque del modo que no quisieras,
en una eterna primavera,
anhelando la eternidad,
anhenlando la paz.

 

El espectro enamorado

Nunca mi alma descansó en paz,
la visité cada noche,
allanando su sepulcro,
la intimidad .
Deslizaba la loza de su tumba,
acomodando mi esqueleto,
enamorado,
sobre el suyo,
aún con jirones de vestidos ,
con los que disfrutó en vida de amores,
al parecer todos prohibidos,
un amor furtivo como el mío,
siempre amores clandestinos.
Con las puntas de mis falanges,
acariciaba las rótulas y su fémur,
restregaba mis maxilares en su tibia fría,
trataba de besar su calavera;
limpia, blanca, descarnada y escabrosa,
con sus cuencas vacías,
haciéndome dudar si ir más allá del coxis,
o simplemente buscar el lugar,
donde alguna vez colgaron sus senos,
en algún sitio perdido en su plexo.
Con el dorso metacarpiano tocaba ,
el final de su columna vertebral,
donde alguna vez existieron sus glúteos,
era de su cuerpo el umbral,
trataba de morderlos con los dientes,
pero estaban solo sus fantasmas,
y su pubis reclamaba la ausencia de hueso ,
del espectro de mi pene,
era amor espectral, sepulcral,
quería mi deseo incendiar su tumba,
hacer una pira con sus huesos,
arder eternamente con su fuego,
quería convertirme en cenizas con su infierno,
y luego,
fundir su alma con mi ego,
hasta que la reencarnación nos separase.
 
 
LA PUTA DE MIS RECUERDOS
 
Echaré de menos tus caricias

el mortal veneno de tus labios,
tu avaricia verde dólar,
y los proverbios carnales,
de tu sexo,
siempre sabio,

Atesoraré tus besos,
bien actuados,
y tus orgasmos,
bien fingidos,
en el baúl de lo pasado,
junto con mi pasión ,
amor de ese momento,
nada más
con tantos TE AMO,
como estrellas del firmamento.

Enlataré tus recuerdos al vacío,
junto con tus besos ,
para no contaminarlos,
con moral y valores fríos,
y un último tango, bailaré
y limpiaré mis zapatos,
de rastros de fango

Llegada la hora,
evitaré tu cínica mirada,
solo existirá el brazo de ella,
soy hombre nuevo,
recatado y bien casado,
sin manchas en su futuro,
con presente y sin pasado,
sin memoria, con una moral de cristal,
caballero, decente, elegante,

¡ Un perfecto hipócrita¡.

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s