Poemas de Silvia Ortiz

 
Poemas de Silvia Ortiz
 
 
***
 
Escribir hoy me cuesta mucho,
como cuestan los latidos
en el alma de los duendes,
los sonidos en el catre viejo
sosteniendo los pregones
de la noche…
escribir hoy me cuesta mucho.
 
El pacífico abismo del sonido,
la gema vinculante de las aguas
en la extinta playa allá en Mallorca,
los teclados del Olimpo cuestan mucho
bajo el ojo de los signos
bajo texto teológico prohibido.
 
La grieta azul de mi vestido porta
incienso de la arteria quebradiza
bajo mi alma y un quejido
es el silencio mismo
engrosado de calumnias,
hoy me cuesta mucho escribir,
hacia el lado extremo de la mesa.
 
Tengo tantos tengo en el
cúmulo de aires y maletas
disponibles de Estambul,
tengo otros tengo en el interior
de los sermones…los tengo fuertes,
recios y una mueca que distrae
el gratuito pavimento
entre mis manos,
hoy …escribir
me cuesta tanto,
tanto …tanto y mucho
más silencio.
 
 
 
***
 
Le robé siempre a la vida,
le robé un poco de sol
en la hierba de ausencia,
la escaramuza en su duelo,
las pampas de hinojo,
el traje en su brillo y
la boca claudica.
Le robé tanto que tanto
en la esfera perdida,
inclinó la farola su oído y
lo absurdo en la copa,
lo tenue de luz,
lo adjunto a sus ojos,
la malva en su verde
y yo de otoño prohibido.
He robado tanto a la vida
tanto y que tanto, tantas
las aguas perdidas y
tantos los vientos del
caucásico duende dormido y
el encanto del rodar y rodar
entre rocas …y creerme inmortal
…he robado tanto
a la vida…
 
Silvia Ortiz, USA.
06.01.21
 
 
***
 
Un eco de rezos traspasa mi alma,
una multitud de fieles vistieron
las calles perpetuas sin calma
se quiebran gendarmes en patria
que besa los cristos en rosas morenas
en vientos de arribo y el Cristo que pasa.
 
Tiritan ballestas, tiritan los fuertes
con luces eternas, incienso de sombras
que enmiendan preceptos,
tenaces anexos en hombres
malvados que envuelven
las coimas con rostros
ausentes de cruz.
 
Te hirieron de nuevo
mi amado maestro y es
fuerte tu fuerte otra Cruz,
anda mi Cristo moreno,
ausentes violetas,
dime que atiendes
huidas pendientes,
ultrajes en burlas,
que llevo silencios
por cruz.
 
Circunda por dentro,
el clavo que injuria
interior de interior,
te ruego, te ruego
que atiendas a fieles
que claman y claman
un pan en la mesa,
un Pan de ese Tuyo
que buscan mis ojos
y clama mi boca.
 
Recubre y recubre mi frente
de arena de arena palomo,
hambrientos océanos,
hambrientos del hambre
que aplaca, y aplaca el rostro
de rastros que deja el madero
madero de mi alma todita
por Cruz.
 
¡Ay, mi Cristo del hambre,
¡Ay, mi Cristo de leños,
¡Mi Cristo Jesús, mi amado en la Cruz!
Tu rostro de amor por el hombre
en paraje funesto que quiebran
las ramas muy secas del prado,
¡Mírame, Señor! se pierden
los pasos fracaso al fracaso!
 
¡Ay corazón del Cristo que mora
y mora en la casa del hombre,
del hambre que anuda su afán,
su calma en la frente del Cristo Sagrario,
mi amado banquete en la Cruz,
el alma del alma en Pan Sagrado,
amaste y amaste a cada hijo, los tuyos,
el mundo en la Cruz.
 
Lima, Perú. 2016, USA, Derechos@reservados
(revisión final), 2021

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: