EL FUEGO SOBRE MISTERIO / José Revello

José Revello

 

FUEGO SOBRE MISTERIO

Nadie duda, las profesiones más queridas, arriesgadas y cercanas a los pueblos son los bomberos. Parte de su vida Benjamín Marini sirvió como bombero voluntario. En su historia y experiencias, cruzas, severas, de valerosas decisiones, al límite de situaciones y tragedias, este hombre escribió sus páginas. Pero de todo lo vivido, hubo un caso en particular que a Benjamín lo marco. No paso por superarlo, sino no poder olvidarlo. Quizás, porque no pudo comprenderlo. La llamada de auxilio vino esa madrugada. Una explosión seguida de feroz incendio. Una casa de dos pisos lindante a un galpón de materias primas para la industria del plástico. Su unidad llego en el peor momento. Ocho hombres lo conformaron. Lo muy afectado era al galpón, aunque la casa hervía en llamas. Ni bien llegaron se dividieron. Tres con las mangueras y bocas de incendio, empezaron su tenaz lucha contra el siniestro. Tres fueron al galpón a verificar sus focos. Benjamín con otro compañero se enfocaron en la casa. Era necesario entrar. En aquel crítico momento, de pronto, Benjamín visualizo en una de las ventanas -si parecía trabada- a una joven mujer atrapada haciendo señas desesperadas. Alcanzo a escuchar sus gritos
-¡¡Aquí estamos¡¡ ¡El niño¡… ¡por Dios el niño¡¡… ¡Morirá quemado, aquí arriba en la habitación¡¡ Rápido¡“
“¡Dios mío¡”. La escalera estaba siendo utilizada con el techo del galpón. Benjamín no tuvo tiempo de pensar. Era necesario actuar. Grito no se apartara de la ventana, que iba a su auxilio. Con un ropón especial preparado para tal eventualidad, salió como exhalación. Entro en medio del infierno. Imposible avanzar. Pero debía ganar la escalera. El cielo raso era un derrumbe. “¡Dios ayúdame a salvarlos!”. Siguió hasta ver la escalera y como pudo ascendió. Grito estaba yendo. Cuando llego al primer piso lleno de humo y llamas, no tuvo una visión precisa, verifico tres puertas, la puerta del ala este estaba abierta. De pronto, llorando en medio del caos, vio a la mujer haciéndole señas ¡ahí estaban¡ de inmediato se dirigió allá. Entro y la mujer señaló la cuna gritando. “¡es mi hijo… ¡es mi hijo!… está atrapado en la cuna”. Benjamín de inmediato cubrió con el ropón a la mujer. Grito no se desesperara, los sacaría de allí. El llanto de la criatura dio la señal, aún estaba vivo. No podía perder un minuto. El fuego podía arrasar todo en segundos. No fue fácil llegar. De pronto, en medio de la gran confusión, ocurrió algo impensado, pero efectivo. Imprevistamente del hueco de la ventaba comenzó a entrar un gran fluido agua tipo lluvia, intentando combatir las mortales llamas ¡Bendita sea¡ ¡estaban dirigiendo una de las mangueras en esa dirección¡ Quizás captando la situación, lo único por hacer, en esa delgadísima línea del peligro, era aquello como auxilio. El agua alcanzo la cuna y en parte por segundos algo mitigo. Pero fueron minutos donde todo podía acabar. Agarro en niño con los brazos y lo cubrió entre su pecho. Corrió y de inmediato se lo entrego la madre para que lo protegiera. La salida y bajada de las escaleras fueron desquiciantes, entre escalones que cedían. Pero en esos trágicos minutos valieron los años y la experiencia de benjamín Marini. Finalmente en medio de un verdadero infierno de fuego y derrumbes por doquier, benjamín y la mujer con el niño en brazos salieron de la casa. Corrieron para alejarse en medio del caos y la confusión que reinaban también afuera. La mujer de inmediato le entrego el niño a Benjamín y pidió lo atendieran, que ella sentía débil pero bien, que no se preocupara. El bombero, consciente de la gravedad de la criatura, lo tomo se acercó de inmediato a una de las ambulancia. Lo entrego a los paramédicos que de inmediato se ocuparon. En esos minutos Marini respiro y se alejó unos metros. Se acercó el veterano jefe de la unidad, preguntando como estaba. Le dijo que bien y describió las situación atravesada. El veterano lo miro en silencio unos segundos. Luego le digo algo que desconcertó a Benjamín.
-Benjamín, el fuego del galpón alcanzamos controlarlo. Como ves costo la casa. Pero debo decirte algo, desde hace más de 20 minutos las bombas, no sabemos porque, dejara de escupir agua, inutilizando las mangueras. Quiero decir con esto el chorro de agua que alegas entro por la ventana, no fue dirigido por ninguno nosotros….
Benjamín miro a su jefe sin dar crédito a lo que acababa escuchar. Le bastó una ojeada alrededor para darse cuenta de la situación.
-Es imposible. Esa agua a chorro barrió parte de esa zona. Quizás salvo al niño.
-No se responder a eso. Y no dudo de tu versión Benjamín. Pero no fueron nuestras mangueras.
-La madre de la criatura, no la veo ahora por ninguna parte ¿la llevaron a otra ambulancia? ¿La están atendiendo? Ella me dirigió a la habitación donde estaba su hijo.
El veterano volvió a mirarlo unos minutos en silencio. Se sentó a su lado y le digo seriamente.
-Benjamín. Te conozco hace varios años. Se la clase de hombre y bombero que eres. Lo suficiente para dar crédito a tu seriedad y credibilidad. Por eso no sé qué decirte. Me hablas de la madre, pero de la casa saliste con el ropón en la cabeza y con la criatura… en ningún momento vimos ninguna mujer.
-Pero eso imposible…. Ella dio la alarma. Por eso entre.
-Benjamín. Déjame decirte otra cosa. Yo conozco a esta familia. Aquí viven los padres. No estaban ahora por suerte. La mujer que cuidaba al niño murió en la otra habitación. Esa criatura es uno de sus cuatro nietos. Tiene un año y medio. Pero su hija, la madre de este niño, ya no está con nosotros, murió en el parto. ¿Comprendes?
Marini sintió un repentino escalofrió. No pudo comprenderlo. Pero jamás dudo de lo que presenció y pasó aquel día en medio de ese infierno de fuego. Para este hombre la madre velo y salvo a su hijo haciendo aquellas increíbles señales.

Derechos de autor Reservados

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s