Prólogo – Ojo de Pez II – Humanidad Arañada, Silvia Ortiz / Serafín M. Coronel-Molina

16114708_1226820034062323_4821606223015028137_n

Prólogo

 

Serafín M. Coronel-Molina

En Ojo de Pez II – Humanidad Arañada, Silvia Ortiz promueve la observancia del mundo frente al panorama universal de sucesos actuales. La singular entrega poética lograda en su sexto poemario, retrata la multiplicidad de vivencias y atrocidades de la humanidad en su conjunto, donde la convivencia pacífica de la misma se encuentra en constante acecho. Pone al descubierto una amplia gama de sucesos universales que mantienen en constante jaque a los seres humanos. Construye en su imaginario poético una humanidad de bienestar donde los hilos del poder y el flujo del capital económico sean empleados en forma equitativa en beneficio de los que más necesitan. La autora cuestiona incansablemente el status quo deshumanizante e injusto que pulula a diestra y siniestra en los poros de las diversas fábricas sociales del planeta. Ojo de Pez II – Humanidad Arañada, la obra poética sui generis de Silvia Ortiz, es un enorme aporte al despertar y a la esperanza para mitigar las heridas de una “humanidad arañada” y para cicatrizar los arañazos de un mundo que sangra por las garras de los propios humanos.
La escritora posibilita el cuestionamiento complejo entre el abanico de lectores y eleva el contenido de sus propios versos enfurecidos sumados al de su propio espíritu. Apertura el proclive quiebre de valores y la amenaza progresiva de una sociedad deshumanizadora al exponer con tenacidad los hechos que se convierten en un feroz reclamo donde no cabe un silencio más. Silvia Ortiz se reviste de fuerza y expone su congoja mortífera y sus entrañas hechas dinamita en las palabras que construye arremetido de aguja y hiel en los ojos del dilema. Levanta su voz de protesta ante la defensa de la vida:
Ante la tierra que venero / yo pregono / ¡no a la deforestación! / se debe impulsar hacia abajo / los hilados de odio /el tormento en la arenga de expansión…

Silvia ortiz

Silvia Ortiz

En otro de sus versos lamenta el desencuentro de personajes que desatan barbarie y desazón en la humanidad. Silvia Ortiz no frena sus versos, no cierra su voz ante lo macabro tales como el crimen, el abuso de la fuerza y la incursión de mecanismos que propagan el terror y tiñen de sangre el cotidiano vivir:
Señor de la ilegalidad / ¿en qué momento el genocidio /explotó por tu lengua? / asesino confeso es tu nombre / y no libertad / adormitas tu cuerpo /entre sábanas de sangre…
Los desastres naturales son incontrolables y causan estragos irreparables al género humano. Al referirse a este fenómeno, la escritora describe armoniosamente el padecimiento de los seres humanos. Su poesía no conoce el descanso al abordar de cerca el desastre natural y al abrigar esperanza para un mundo mejor:
En la pesca del desastre natural / la dañina tempestad /…no me asusta tanto eso hermano / la mano del mortal sí /no venera la sequía /ni el quebranto en la lluvia / la hambruna de quejas / hasta el cielo se ha escalado…
La proliferación de armas nucleares es una grave amenaza a la humanidad porque alimenta la destrucción y autodestrucción de los seres humanos. La hecatombe nuclear cobrará muchas vidas y echará abajo el medio ambiente y la biodiversidad. Si las naciones que ostentan el poder de fabricar estas mortíferas armas dejaran a un lado esta letal iniciativa, se aliviarían notoriamente la miseria y la pobreza que flagelan a muchos pueblos en el mundo. Por ejemplo, todos tendríamos las puertas abiertas para lograr una educación bien merecida y se mitigarían muchos pesares en el planeta. Silvia Ortiz con el rigor de la pluma sostiene que el alto costo económico invertido en las armas nucleares conlleva a la crisis económica y a la aniquilación masiva de la humanidad. Por tanto, exhorta a la meditación profunda sobre esta terrorífica empresa:
Sueño nocivo es tu nombre / y no solo bomba nuclear /he decidido ese nombre / y a mí no me callarán /fórmulas de exterminio de la humanidad /…pronostican muertes masivas /entre cálculos de nueces / las cuentas irracionales…
En la poesía social-realista-humanista-lírica de Silvia Ortiz, no falta un verso provocativo y la controversia frente a la economía al que denomina el “lobo del desempleo” y le declara culpable del elevado número de suicidios:
La crisis económica suicida presume /que no se conduce a la muerte / de quien jamás ha existido /…a mí me toca el boceto / de los datos certeros… / El lobo del desempleo circula / en la jungla del fraude…
En otro de sus inquietantes y cuestionadores versos, Silvia Ortiz hace hincapié en el desarme mundial y el destierro del terror. La escritora discurre en términos desafiantes ante una sociedad de avance, nada cabe en la insistencia del pavor y nada merece una parálisis mayor que la rienda irracional de grupillos en el pretendido poderío. La poeta desarticula en cada verso de pluma libre las razones de su accionar en la “humanidad arañada:”
Cuestionada la inocencia por absurdo asedio / la humanidad arañada /…en la oblicua ideología /ante el iris del horror /…la resistencia en el tiranicidio / y el festín de su razón…
Silvia Ortiz se apiada, se desarma, se mutila de dolor por el hambre y la injusticia. Busca entre sus manos, entre su razón y hasta entre su propia alma un ingrediente que sume calma al “hambre-miseria”:
Cuando se toca la puerta del hambre /se acerca la hora del brebaje en mi boca /…es el duro resultado de injusticia /…es la raquítica epístola /…es la dieta del bocado ardoroso…
La poeta sorprende gratamente al elevar el porcentaje de su protesta en otra de sus creaciones poéticas; invalida la innecesaria adquisición de armamento bélico a la que denomina “gastos nauseabundos” que se suman a la deplorable contaminación del agua:
Los pueblos hermanos beben / las aguas con veneno lascivo / al encender los misiles /…la sequía en el insurrecto desparpajo /…mortífero cóctel…
El poemario concluye con versos poéticos de hondo sentimiento sobre las enfermedades mentales; éstas podrían ser las construcciones poéticas más afligidas en la historia creativa de Silvia Ortiz. La angustia es el llanto de su propia pluma, es su congoja al escribir y detenerse una y otra vez en cada orden poético, en cada disminuido sentido, en cada tiempo detenido; ella no puede más, sufre, se conmueve y muestra la templanza en medio de un dolor que la asfixia. Insta a la sociedad a tomar verdadera conciencia en torno a las enfermedades mentales y considera de imperiosa necesidad el cuidado y atención por parte de los familiares a fin de evitar que las víctimas del “buitre descalzo” no caigan en absoluto olvido:
Otras voces en el interior de este drama / es la historia de musgos de la propia esquizofrenia / como el lirio en un botón / las escenas no exentas de pavor / un mundo irreal o imperfecto… /…entre sus dedos mordidos /…y las parras obligadas de su olvido…
En resumen, la poesía de Silvia Ortiz constituye una gran demanda a los gobiernos del mundo para cicatrizar las heridas de la “humanidad arañada” causadas por los asaltantes del bienestar mundial. La autora considera que la irracionalidad y los antivalores cierran las puertas a un diálogo mundial, al sostenimiento de la paz duradera en medio de un mundo conflictivo e injusto como el nuestro que debería concluir finalmente en la mesa del diálogo. Todo ser humano, en pie de igualdad, ostenta un sinnúmero de derechos fundamentales. Ningún país ha de ser ajeno, ninguna raza debe estar en detrimento y ninguna voz debe ser cercenada. Los sin voces deben hacer sentir sus voces, a cada quien su verdad y merecido respeto e inclusión en las sociedades pertinentes, a cada quien su legítima defensa. En repetidas ocasiones Silvia Ortiz nos invita a escatimar denodados esfuerzos para fortalecer la paz universal y desterrar la violencia, la injusticia, la discriminación, etc. de cada uno de los hogares, sociedades y naciones del mundo entero.
Finalmente, la poesía social, realista, humanista y hasta lírica de Silvia Ortiz, es una denuncia contundente a la multiplicidad de atrocidades, conflictos sociales y al despilfarro de la economía que va de menos a más en pleno siglo XXI. En este sentido, estoy convencido que el público lector disfrutará de principio a fin la distinguida y singular obra poética de verso libre Ojo de Pez II – Humanidad Arañada.

Silvia Ortiz, Ojo de Pez II: Humanidad Arañada, 2015

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s