Poemas de Miroslava Ramirez

Poemas de Miroslava Ramirez

 

De lejos vienes

Desde callejuelas vacias
que han guardado el eco de nuestros pasos.
Desde paisajes urbanos que han dejado de parecerse 
a si mismos…por el agravio de los años.
Edificios absurdos en aquellas calles entrañables.
Que esconden nuestras sombras entre las flores de ayer.
Y se precipitan sobre mis recuerdos …
Hace mucha vida desde que nos escapamos de
nuestros sueños de entonces.
Vagando por las horas y mis recuerdos,
al doblar una esquina saliendo de un largo verano,
En una callejuela del tiempo que serpentea
viajando sobre alas de tormenta.
en una travesía interminable desde que no estás.
encuentro tu sonrisa casi hundida en mi mejilla
Incrèdulos mis dedos te aprisionan,
después de tanto tiempo…descubren osados
nuevos rasgos y ecos conocidos.
Ademanes fugitivos del ocaso,
Como falsificaciones de la memoria y los recuerdos…
Un rostro, una sonrisa, esa canción; aquel autobús
Y tu junto a mi , pero no dijiste nada y yo…
mordí mi derrota sobre tu timidez, y te dejé ir.
Hoy las calles son las mismas, pero no se reconocen
en el recuerdo, ni en las viejas canciones,
ni en el silencio con aroma a jazmín, desde ayer,
cuando tu canto me hechizaba.
Y el amor sollozaba solitario acurrucado en un rincón
descuidado por mi nombre y mi sombra, ignorado.
Tu ternura y voluntad lo mantuvieron a salvo,
De la voràgine de errores y tropiezos.
Y el beso en compás de espera retumbando en mi
corazón como conciencia admonitoria.
Tu imagen eterna, en mis adentros.
Cuanto dolor cuesta la felicidad.

 

Una historia que naufraga

¡Otra vez la misma historia!
Unos ojos que fluían sobre mi.
Destellos de mensajes dulces 
resbalaban ternura y promesas sin romper.
Labios musitando verdades tan efímeras
mentiras monumentales
como pintadas
en la plástica de los muros
del alma,
con matices polícromos
de sensaciones imposibles.
Solo tu y yo, sentados a la mesa ,
con la vida.
Me trajiste flores diminutas y perfumadas.
Y yo te miraba, como el asombro
de la vez primera…
todo por descubrir…
Tus promesas sonrientes,
verdades eternas.
No tocaron a nuestros cristales
ni la guerra de lejanos
o cercanos continentes,
ni la miseria humana globalizada,
ni la nieve en pleno mes de mayo,
ni las pasiones de labios ajenos.
El mundo llenaba los bolsillos.
Y el amor nos salía por los poros…
Y la risa , por los codos.
Pero sin saber como…
Nos tocó ser payasos, acróbatas del miedo,
o trapecistas del sueño y la libertad.
Un día despertamos sin reconocer
aquel par de ojos que fluían.
El gris y la bruma .
El desencanto impaciente y voraz
como un viento invernal, abriendo los brazos.
nos cerca con su abrazo ,
ya no hay suspenso,
sólo la soledad;
ha llegado la hora.
Duele buscar el fruto prohibido
De aquel paraíso perdido.
Este final absurdo de un amor suicida.
Sin mañana.
Esta historia no la entiendo.
Ay vida mia!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s