Fragmentos de 464: “Mis tardes con Don Genaro” / José Revello

 
José Revello
 
 
SOBRE LA NOCHE DE LOS TIEMPOS.
Los orígenes de la Tierra
 
HISTORIA DEL PRINCIPE PLANETARIO
La caída de Adán y Eva
 
Fragmento 464
 
-El tiempo pasó. La grave falta de la Gran Pareja se propago y eso produjo violentas reacciones. El desorden anegaron el jardín. Cuando supo Adán que los noditas venían avanzando, buscó la asesoría de los Melquisedek. Pero se negaron a aconsejarle diciéndole que hiciera lo que estimara conveniente y prometiendo cooperar de forma amistosa en lo posible con el proceder que eligiera. A los Melquisedek se les prohibió interferir en los proyectos de Adán y Eva. Adán y Eva tenían conciencia que habían fracasado. Aunque ignoraban sus estados personales ni menos sus destinos. La gran Pareja sostuvo una reunión toda una noche con mil doscientos seguidores leales, que se comprometieron a seguir a su jefe. Adán no era amante de la guerra. Por tanto optó por dejarles el primer jardín a los noditas sin oposición. y al día siguiente, al mediodía, salieron estos peregrinos de Edén en busca de nuevos hogares. Pero al tercer día de la partida del Jardín, ocurrió algo extraño. La caravana edénica fue detenida por la llegada de los transportes seráficos de Jerusem. Por primera vez a Adán y Eva se les informó del destino que tendrían sus hijos. Mientras se quedaban a un lado preparados los transportes, a los hijos que habían llegado a la edad de ser capaz de elegir, (los veinte años), se les dio la opción de permanecer en la tierra con sus padres o convertirse en pupilos de los Altísimos de Norlatiadek. Dos tercios de ellos optaron por irse a Edencia; casi un tercio prefirió quedarse en Urantia con sus padres. Se llevaron todos los hijos menores de edad a Edencia. Nadie pudo observar la dolorosa despedida de los Hijo e Hija Materiales de sus propios hijos, sin percatarse de que el camino del transgresor es escabroso. Ahora se encuentra esta prole de Adán y Eva en Edencia. Se desconoce qué se dispuso hacer con ellos. Una vez hecho esta selección, se aprestó a seguir su camino una acongojada caravana en una dramática odisea que jamás debió suceder. No podía haber sido más trágico. Haber llegado a un mundo con tan altas esperas y luego salir de Edén en desgracia, y por si fuera poco, perder más de tres cuartos de sus hijos, aún antes de encontrar un nuevo lugar de residencia! Estaba detenida todavía la caravana edénica, cuando a Adán y Eva se les informó del carácter de sus transgresiones y se les avisó acerca de su destino. Apareció Gabriel para pronunciar el juicio. He aquí el veredicto: Al Adán y Eva Planetarios se les declaro en terquedad. Habían violado el pacto de confianza en calidad de gobernantes de este mundo habitado. Si bien estaban abatidos por el sentimiento de culpabilidad, les animó sobremanera el anuncio de que sus jueces en Salvington los habían absuelto de todos los cargos de estar en «desacato al gobierno del universo». No se les declaro culpables de rebelión. Pedo eso no cambiaba su estado. A la pareja edénica se le comunicó que se habían degradado al estado de los mortales del reino que de ese momento en adelante, habrían de portarse como hombre y mujer de la tierra, con miras al futuro de las razas del mundo, como su propio futuro. Mucho antes de partir Adán y Eva de Jerusem sus instructores les habían explicado las consecuencias de cualquier desvío significativo de los designios divinos. Yo, Solonia, repetidas veces, les había advertido, tanto antes como después de su llegada a la tierra, que el descenso a la condición de la carne mortal, sería el resultado de un castigo seguro, de una perdida irreparable, el cual, indefectiblemente, resultaría por antagonismo en la ejecución de su misión planetaria. Sin embargo, es esencial comprender el estado de la inmortalidad de la orden material de la filiación, para comprender con claridad las consecuencias que resultaron de la falta de Adán y Eva he que sus consignas.
1. Adán y Eva, igual que sus prójimos en Jerusem, mantuvieron el estado de inmortalidad durante la asociación intelectual con el circuito de gravedad mental del Espíritu. Cuando la disyunción mental rompe este sustento vital, entonces, a despecho del nivel espiritual de existencia de las criaturas, se pierde el estado de inmortalidad. El estado mortal seguido por la disolución física fue la consecuencia inevitable de la falta intelectual de Adán y Eva.
2. El Hijo e Hija Materiales de nuestro mundo, habiendo sido personalizados en la semejanza de la carne mortal, dependían también del mantenimiento de un aparato circulatorio dual, que por un lado, deriva de su naturaleza física, por otro, de la superenergía almacenada en el fruto del árbol de la vida. Una y otra vez les había amonestado el custodio arcangélico a Adán y Eva que faltar al cargo de confianza, culminaría en la degradación de su estado, y se les negó el acceso a esta fuente de energía posteriormente. Caligastia logró atrapar a Adán y Eva. Pero no alcanzó su objetivo de dirigirlos en rebelión abierta contra el gobierno del universo. Lo que había hecho en efecto fue maldito. Pero nunca participaron con conocimiento de causa en la rebelión, contra el justo régimen del Padre Universal y su Hijo Creador. Una vez retirados los transportes seráficos con su hijos perdidos para ellos como padres, la caravana con Evan y Eva a la cabeza iniciaron el camino de uno del los más extraños y primordiales éxodos de la historia. La Gran Pareja era mortales. Todo su antiguo esplendor lo habían perdido. La venganza del príncipe no hubiera sido ser más cruel.
 
(Fragmentos de: “Mis tardes con Don Genaro”
Derechos de autor Reservados

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s