Arabella Salaverry (Costa Rica)

Arabella Salaverry (Costa Rica)

 
Arabella Salaverry escritora y actriz Premio Nacional de literatura Aquileo J. Echeverría 2016- 2019 rama cuento y poesía
Su infancia transcurrida en el Caribe costarricense define su presencia literaria. Se forma en diversos países latinoamericanos en donde estudia Artes Dramáticas, Filología y Teatro. Ha publicado en Costa Rica y algunas obras en España, entre estas las novelas El sitio de Aridna y Rastro de sal; cuento: Infidelicias e Impúdicas; poesía: Búscame en la palabra, Llueven Pájaros, Erótica, Continuidad del aire, Violenta piel, Dónde estás Puerto Limón, Chicas Malas, Breviario del deseo esquivo Arborescencias. Su obra aparece en antologías, periódicos, revistas y blogs literarios en su país y en México, España, Colombia, Ecuador, Argentina, Francia, Italia, Polonia y la India. Poemas suyos han sido traducidos al inglés, polaco, catalán, italiano, al húngaro, al francés y al bengalí. Ejerció la Presidencia y la Vicepresidencia de la ACE (Asociación Costarricense de Escritoras) 2004-2008 2008-2010 y dirige el Grupo EL DUENDE. Invitada a encuentros y festivales de poesía, y al salón de la poesía de la FIL Guadalajara. Diversos escenarios han acogido su voz en recitales personales, Brasil, México, Argentina, entre otros. Ha participado como actriz protagónica y de reparto en más de 40 montajes de diversas instituciones. Trabaja en producción, dirección y actuación para radio, cine y televisión.
 
Mi voz
Te presto mi voz hermana
 
Te presto la escasa lucidez
de este siglo
vestido de torturas
Te presto mareas
Por si se te ocurre deshacer las rocas
 
Te presto
Lo visceral del grito de algunos animales
Los que habitan el destierro
Los que doblan el recodo del olvido
 
Te presto también mi voz
para que hablés por ejemplo
de los espejos
donde no se refleja tu impotencia
para que denunciés la presencia invisible de tus sueños
para que nombrés el pan ausente
que frecuenta tu mesa
 
Te presto mi voz para que hablés
En nombre de los niños borrados
Y mencionés si te parece
Su desesperada esperanza
 
Te presto mi voz para que denunciés
La fría bayoneta de la muerte
Invitada imprescindible de las guerras
 
Te presto lo que tengo y lo que no tengo
Lo que soy y lo que quisiera ser
 
Lo que el tiempo ha dejado de lo humano
Lo que los dioses han perdido en el camino
 
Te presto estos poemas
 
 
 
Solo en la palabra
 
Solo en la palabra me alimento
 
Solo en el destierro del silencio
Ante las hojas vacías me redimo
 
Solo de palabras
 
Solo en la palabra la sílaba la letra
en el hospitalario esquema del vocablo
 
Para compartir con las exhaustas
las que habitan el país de la clausura
las que no saben cómo se deletrea
el término futuro
 
Solo de palabras
 
En la abofetada abierta a los silencios
 
Solo en la palabra me restauro
 
 
 
Nos sobrevuela
 
Nos sobrevuela
nos sobrepasa
nos sobrecoge
sobresalta
ese pájaro atormentado
 
Nos traspasa
nos trasciende
nos traspone
ese imprevisto pájaro
 
nos despoja
desalienta
distorsiona
 
Nos aplaca
nos acuna
nos aroma
para terminar al fin
abandonándonos
 
Ese indiscreto pájaro
 
nos declina
 
nos decanta
nos desdice
ese precipitado pájaro
 
Ese pájaro precipitado
que es la vida
 
Del poemario Llueven pájaros
 
 
New York
 
Las mariposas se incrustan
en el alto estallido del cemento
Juro que caminé tus avenidas
con la soledad a cuestas
en ese universo de piernas extranjeras
venidas de rincones extraviados
 
Traté de asir una mano
cualquiera
pero solo la materia fría
la argamasa
el acero
Las palomas bravías no encuentran
donde depositar sus nidos
y un viento de prisas y de ahogos
recorre tus calles ateridas
 
Sé que hay un mundo escondido en el asfalto
vibra como el corazón de un pájaro carpintero
trato de rescatarlo de la muerte
pero mis manos terminan en muñones
 
Te prometo
que seguiré urgando en tus resquicios
hasta encontrar el mástil
donde ondeará el desvelo
y la noche entonces
se cubrirá con mareas
y en mi insomnio te seguiré nombrando
hasta que al fin seas mía
 
 
 
Chile mío nuestro de nosotros
 
Chile se amanece
Y Santiago se viste
en una madrugada de durazno
 
Estrello la mirada
contra el cerco helado de la cordillera
 
Cuántos muertos más dejará el odio
regados por las amplias alamedas
de la ciudad que fue y ahora regresa
La misma que se desangra en calles y avenidas
la hermosa la humana Santiago combativa
 
Santiago la de los amigos
la que vivió en el corazón de los exilios
se agazapó habló quedo
intentó ser anónima no hacer ruido
acotada por muros encerrándola
tratando de acallar la huella de su historia
sustituirla por guetos de consumo
 
hasta que no puede más y se desboca
Y clama y grita
Para que nadie duerma
Para mutar injusticia por futuro
Mientras los tanques
horadan vuelos de cóndores
Sin alas las armas se elevan
levantan el horror
y visten de barbarie las aceras.
 
Cómo invocarte Santiago
con qué palabras amorosas hablarte
 
Escucho a ese otro Santiago el intenso
el combativo
regresa el eco para no olvidarlo
de lo que fue tu voz
 
 
recuperada en el estruendo del dolor
cólera santa
dibujado en el dibujo antiguo de tus Andes
 
Decirte Santiago que tu voz es la mía
y tu sangre y la rabia y la esperanza
Tan igual y tan misma a la de esta América
en su alarido teñido con la sangre.
 
 
 
Canción de niña africana
 
Yo tuve una corola
tuve una flor espléndida
yo tuve una anémona
que también fue fruta de la pasión
Tuve una flor de suculentos pétalos
yo tuve una sencilla mariposa
durmiendo entre los muslos
Tuve una golondrina
Yo tuve un grillo cantando
un abejorro
tuve una tórtola
soñando entre los muslos
 
Pero un día
Me latió un pájaro
de desconsolado vuelo
La tradición fue navaja.
de un turbulento trazo
enmudeció mi grillo
la mariposa abortó su vuelo
desapareció la fruta
la corola se anegó en mi sangre
 
Ahora tengo un poco de nada
muriendo entre mis muslos
 
 
 
Credo
 
La emoción es solo
un recuerdo del recuerdo
estar vivo es un espejo de todos los momentos
en que estuvimos muertos
hablar es hacer un estallido de silencios
desear es la paz que no ha existido
un murmullo el sonido del mar
el calor es dolor de piel y frío
fuego hielo intensidad que quiebra las alas de los pájaros
amar es el retrato inconcluso y perfecto de uno mismo
crear volver a nacer en el misterio
despegar repartir montones de silencios
acompañar es negar la mano que nos forma
morir es nacer a otra forma que nunca nos contiene
eternidad instante de un relámpago
el parto un largo aullido ante la vida
regresar es acabar lo detenido
remontarse es bajar a los silencios
hacer es ir llenando de luz
los agujeros de la vida
 
 
 
Llueven pájaros
 
Azotan las ventanas
Pájaros que son ángeles agobiados
Llueven pájaros
los tejados repiquetean mientras los pájaros
golpean contra el claro de la luna
 
Llueven ángeles que son pájaros
para hablarnos desde el grito infernal
de su caída
 
Llueven pájaros
saetas
flechas malheridas
llueven pájaros
habitantes desmesurados de las nubes
 
Estos pájaros que suelen ser ángeles
lloran este planeta que arderá
quemado por nuestro propio desatino
 
Estos ángeles que suelen ser pájaros
se llenan la garganta con arena
mientras escupen fuego
 
Sus palabras son entonces pedernales
que nos golpean desde la arremolinada soledad
de la ceguera
 
 
 
Agua
 
Hoy amanecí en dos por cuatro
Esa fue mi cadencia
 
El agua me encendió la piel
la llenó de rítmicos rumores
 
Música subiendo desde la humedad
trepando por mis muslos
arriba
un poco más arriba
hasta aposentarse desasosegada
ruborosa
en el nido inconforme de mi pubis
 
El agua marcó el compás
cayó por la línea de la espalda
sincopada
 
anegó la cóncava geometría
de mis nalgas
 
Bajó por la mansedumbre
de mis piernas
y se juntó presurosa
en el charco en donde descansan mis pies
inmersos en un ritmo repetido
 
El agua el agua
el agua se humedeció en mi lengua
reptó por mi cara
bajó por el cuello
acarició la presencia redonda de los senos
me traspasó con notas de aguacero
me hizo palpitar álgida
rememoró los ardores de tu savia
 
El agua insistente música tango
el agua se acomodó en mis pétalos
se perdió en los pliegues de la vulva
anegó la tímida presencia de mi clítoris
 
Y la sentí desde esta soledad de mandarina
hirviente en mí
agua
el agua sustituta de tu esencia
 
 
 
Tiempo instante
 
Breve tu viaje por mi piel
breve la presencia del deseo
 
breve el temblor de tu mano
despertando anémonas
en la intransigente tristeza de mis senos
 
breve tu caricia larga
que se despoja de sí misma
para hundirme en un mar de cuchillos
afilados en la piedra del delirio
 
breve la presencia de un ángel negro
que se revuelca implacable
sobre mi boca de hiel
y la redime
 
Breve tu olor
revuelto con el olor trasnochado
de la ausencia
 
breve y eterno
el dibujo de mi cuerpo
floreciente en las dunas
por la gracia de tu beso
Sí, breve, muy breve tu viaje por mi piel
pero larga muy larga la herida donde aún late el deseo
 
 
 
Dónde encontrarme
 
Búscame en la palabra.
 
Es allí
y sólo allí
en la incisiva amalgama de las letras
en la sílaba
en el delirio del verbo
en la intensa claridad de la palabra
donde mi cuerpo se desangra
herido por cortes infinitos
se humedece
sale de su tumba
y resucita.
 
Sí.
 
Búscame en la palabra.
 
 
 
Frutal
 
Nací en el trópico
soy frutal sin estaciones
Me averano a pura voluntad de mis sentidos.
El cuerpo
se me llena con olor a mandarina.
Presiento en cada pecho
un sabor distinto: el derecho es maracuyá
y el izquierdo un leve recuerdo a carambola
 
en los brazos
y sobre todo en las axilas
se me refugia
un aroma a mango trasnochado.
En la curva de las nalgas
queda un resabio a guanábana madura.
 
La papaya se me afinca
en la redonda suavidad del vientre.
Por los muslos me sube presurosa
la presencia indiscutida del caimito
y remata en el punto exacto de mi sexo
donde adivino que convergen todos los sabores
 
Pero es solo en los atardeceres de mar
con el sonido de las caracolas
donde recobro la fiesta frutal
de mi presencia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s