Carlos Manuel Villalobos (Costa Rica)

Carlos Manuel Villalobos                            (Costa Rica)

 
Carlos Manuel Villalobos, Costa Rica, 1968.
Ha sido ganador del premio nacional UNA-Palabra (2019) en el género de cuento, y en poesía ha ganado los premios: Brunca de la Universidad Nacional de Costa Rica (2014), el premio Editorial de la Universidad de Costa Rica (1999) y el Arturo Agüero Chaves (1993).
Entre sus publicaciones literarias están Altares de ceniza (España 2019, poesía); El cantar de los oficios (2015, poesía); Trances de la herida (México 2015, poesía); El ritual de los Atriles (2014, disertaciones); Insectidumbres (2009, poesía); Tribulaciones (Guatemala 2003, cuento), El primer tren que pase (2001, poesía); El libro de los gozos (novela, 1era. ed. 2001, 2da. ed. 2019 ); Ceremonias desde la lluvia (1995, poesía) y Los trayectos y la sangre (1992, poesía).
Es doctor en Literatura Centroamericana, máster en Literatura Latinoamericana, licenciado en Periodismo y profesor en la Enseñanza del Castellano y la Literatura. Se desempeña como docente en Universidad de Costa Rica, donde imparte Semiótica y Teoría Literaria. En esta institución ha fungido como Vicerrector de Vida Estudiantil y Director de la Escuela de Filología, Lingüística y Literatura.
 
 
 
Albania
 
Hay aquí dos águilas antiguas
que me muestran
cuando llego
las líneas de su mano.
 
Oigo el cuento del ilirio.
 
Oigo el cuento de los miedos.
 
Me cuentan que en las crines de esta tierra
vive el luto.
 
Me cuentan que en las fauces de estos montes
hay fantasmas de hierro que curan las heridas
y un tal Skanderbeg
y un tal caballo que doma el fuego.
 
Tirana, julio de 2016
 
 
 
El inmigrante
 
No hay tal.
Solo es alguien que llega a pedirnos que los salvemos de la muerte.
Solo es alguien que se arrancó la piel
y así desnudo
y así sin anclas
ha venido a perdonar al fuego.
 
No hay tal.
Solo es alguien que busca una orilla de leña para encender su dios.
Solo es alguien que pasó la frontera
y una estatua de sal
le lame los riñones y la espalda.
 
No hay tal.
Solo es uno más que falta en la silla de esta mesa.
 
 
 
El viento roto
 
No es fácil llegar a otra lengua
con el viento roto
y anexos de la patria en la camisa.
No es fácil amanecer como amanecen todos.
Hay que tener dispositivos de sol
en la mirada
o aguaceros de luna en la sangre.
No es fácil calcular las distancias o el clima,
pedir una cerveza sin saber la marca,
o simplemente subir por primera vez una escalera.
No es fácil salir por ahí
anónimo
o con un rostro que acusan de culpable.
Hay que evitar a toda costa la palabra,
hay que caminar apagado
y fingir que uno sabe correctamente los avisos en la calle.
 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s