SOBRE LAS COSAS NO COMPLEJAS (Fragmentos de: “Mis tardes con Don Genaro”) / José Revello

SOBRE LAS COSAS NO COMPLEJAS

(Fragmentos de: “Mis tardes con Don Genaro”)

 

 

José Revello

José Revello

 

El anciano hizo una pausa a la espera, supongo, de algún comentario de mi parte. Pero seguía pensativo sus palabras. Al percibir mi silencio y sin mediar pregunta, reanudo su exposición. Recuerdo hablo de esta manera según mis notas de esa tarde.

-Las cosas mi hijo son más sencillas de lo que parece. Cuando nos damos cuenta, decimos:” ¡Tanto pase y esto realmente debía hacer”. Esa idea o sensación es lo que refleja cuando asimos el mástil la verdad –nuestra propia verdad en la realidad de la situación- con premura y decisión. La verdad en sí misma no es compleja, parte de un simple y justo mandamiento, su dificultad estriba en la relativa realidad donde mueve su vaivén experienciales no profundos y a veces peligroso. Pero es la diferencia de su secreto. Al estar en el lugar correcto, tus ojos verán la realidad de su verdad. Pero en sí misma no es compleja, su manantial puede beberse. Solo lo desvirtúa fallidos conceptos o vanas distracción. No hay reparo ni cerco que lo impida. Pero debes tomar tu decisión. La verdad se esconde bajo distintas facetas para que coincida con eje de su interpretación, según el nivel de la experiencia adquirida. Si la búsqueda se focaliza sin influencias externas que lo cobijen o entronice, en su oración -si por ahí vuelca su fuerza- cuando motorice el amor y actitud de encontrar la respuesta se orienta la actitud del cambio y deviene su revelación (aquí no me refiero a fanatismos es otro punto sino a personas normales en su problema) el medio abordado es vínculo alternativo, desigual quizás con otras personas, sin embargo no por ello equivocado, tan solo diferente. Quizás no estoy siendo claro. Veamos un ejemplo. Un fenómeno (la caída de algo proveniente del espacio por ejemplo) puede despertar distintas impresiones. No será lo mismo como lo observe y estudie una mente racional y científica a como lo tome un campesino o un hombre en medio de la selva. El impacto será distinto en cada individuo que en este caso refleja modos de pensar, ser y actuar, dentro de la naturaleza sujeto al entorno, su vida y creencia. Sin embargo el echo del objeto caído no tuvo variación colateral sencillamente se precipito a la tierra. Un campesino u hombre selvático no verán con objetividad científica su procedencia. Lo percibirá como rareza del que fueron testigos y su impacto lo asumirá dentro de su sencillez, su veneración quizás sin formarse mayores ideas al respecto ni variar su costumbre. Puede sembrar inquietud y confusión. Lo cual no deja de ser importante y significativo a sus vidas…”

 

José Revello

Derechos de autor reservados

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s