ANGELES Y DEMONIO 3 – PERSUACION… / JAIME GONZALEZ

 

14317379_1305223159490492_1031336656152880082_n

ANGELES Y DEMONIO 3
PERSUACION…

 

Envuelta en el embrujo misterioso de mis íntimos deseos, su alma inquieta y mi cuerpo expectante a una inevitable sensación de lujuria, decidida a encontrar el camino de un clímax perfecto, rendir su cuerpo y entrañas al vaivén de unas caderas vigorosas y comprometidas a satisfacer su exigencia.

Siento en sus pies el martilleo constante de los tacones, es la intensidad con la cual tiemblan sus piernas al sentir la mirada penetrante de mis ojos moros que destrozan sus ropas y reclaman su carne, ángeles o tal vez demonios merodeando que me incitan a la impudicia.

La observo desmedidamente, creo que somos una compulsiva tempestad de obscenidades y deseos encriptados, ella el agua y yo el viento, una unión sincronizada de sensaciones y de sentimientos desmedidos, a la espera de ser alimentados por un sexo, un erotismo elocuente y vivaz.

Puedo oler como se anticipa su orgasmo a distancia, como un animal puedo sentir su miedo a solo unos pasos, interpreto su excitación silenciada por la prudencia, es casi inevitable el devorarla sin pausa con mi lascivia y satisfacer una belleza bien dibujada por los años.

La ansiedad gobierna mi saliva, casi al punto de ahogarme en ella, estoy bajo el hechizo de su sonrisa, de su gracia y de su inigualable apariencia, bendita maldición encontrarla y darle un respiro a mi cuerpo para que sacie su apetito, el cielo atento para conciliar la entrega y el infierno armado para quitar obstáculos.

Estamos completamente perdidos en nuestra necesidad, solo reina un abandono salvaje a la locura, donde negarse a vivir es perder, ya dejamos de pensar, de mirar, debemos romper las reglas con extrema urgencia antes de que se pierda el encanto y el aire se cargue de abstinencia y frigidez.

Elegante, sutil acontecer, sentir su orgasmo con tan solo mirarla, de convulsionar en ese instante ella habría muerto, o sus ríos hubiesen corrido ligeramente hasta mojar sus tacones, sus bragas difícilmente podrían contener y esconder esa campanada impulsiva a la mirada de los demás.

Su risa nerviosa y atrevida hacen más fuerte aromático torrente, de tan solo imaginar mi sexo golpear inmisericorde dentro de su vientre, quiero quedar a su merced, no importa el lugar o el momento solo quiero secuestrarla o tomada ahí mismo.

Quiere que juegue con mis dedos y mi boca en los pliegues de sus piernas, que mi lengua acaricie el terciopelo fino de su pelvis, siendo un comensal hambriento liberare su orgasmo y permitiré este extraordinario deleite mientras se me agua la boca.

Existirá más gloria que esta, tomar lo que quieres, alimentar una incontrolable excitación, habrá condenación el no impedir un inexplicable placer, conquistar una deliciosa ilusión y desamparar una atractiva indecencia.

 

 

james

JAIME GONZALEZ

 

Derechos reservados
Cali, Colombia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s