Gerardo Cascante V. (Costa Rica)

Gerardo Cascante V.  (Costa Rica)

 
Licenciado en Periodismo, escritor, compositor, músico y poeta.
 
Fue miembro fundador del Café
Cultural de Instituto Nacional de Seguros, y de la Rondalla del Café Cultural del INS, también fue Director del Periodico El Desamparadeño.
 
Actualmente es miembro de la Asociación de Compositores Costarricenses, del Grupo Literario Poiesis y Co-Fundador del Grupo Contrapunto.
 
Ha participado en diversos recitales tanto en Costa Rica como en Mexico, Guatemala y en la Bienal de Poesía de La Habana .
 
Su obra se ha incluido en diversas revistas y antologías; tiene publicado el poemario “Un As Bajo Mi Sombra”, un libro de relatos “ Suicidio en Valle Chato” y en este momento trabaja en la edición de un nuevo poemario y un libro de cuentos para niños. También, en el campo musical, está a punto de terminar el álbum “Me Gusta que no Calles” el cual consta de diez poemas suyos hechos canción.
 
 
 
***
 
He llegado a La Habana
y me dejo llevar
por ese mar de ruidos,
de habitantes que aman y sonríen lloran y bailan, en cada esquina
de una ciudad que se abraza a si misma
y que en si misma es agua y es tormenta
y es historia en los lienzos del océano.
 
He llegado a La Habana
y me recibe Elizabeth
con su alegría traviesa y su ángel de luna.
 
He llegado a la Habana…
al sol, la lluvia
las veredas angostas
las verdades abiertas
y ese color de risas que no cesan,
que se enconden y expanden
entre los transeúntes;
entre mulatas jóvenes que atisban,
despiertos colegiales aturdidos,
viejos que esperan
entre el milagro gris de las ventanas.
 
He llegado a La Habana
y un malecón de voces me persigue.
Unas con desaliento,
otras llenas de jubilo,
unas llenas de briza,
algunas desoladas o furiosas
tiritando como náufragos, a oscuras,
algunas desteñidas,
otras multicolores como pájaros.
 
He llegado a La Habana
a su magia en azul,
sus celajes hirvientes,
sus alijos de nubes,
su atardecer abierto a la nostalgia.
 
 
 
MADRID
 
Madrid era un poema impostergable.
El tren del fin nos trajo de Lisboa
y al filo de la noche nos dejó en un andén…
 
Dijiste que Madrid te daba miedo.
Miedo de qué? – Quizá incertidumbre- !Pero nada!
dimos vueltas y vueltas
y nos dieron las diez
por Salamanca, Atocha y La Gran Via
y sudamos al ritmo de tablaos y tacones,
con lidia de andaluces
y un gitano febril
que atizó sin cesar nuestro desvelo.
 
En la Plaza Mayor escrutamos las tardes
entre aciertos de Bach,
Recuerdos de la Alhambra
o alguna idolatría a Serrat y Sabina.
 
También sufrimos rafagas oscuras:
el mutismo enfermizo en medio del tumulto,
un drogadicto armando sus deseos,
una joven mostrando su rutina de albatros,
otra cambiando afaires por cien euros
y un disparate que se abría paso, incómodo,
mientras corría el tiempo
obstinado y absurdo
repartiendo avidez en las aceras.
 
Madrid es como un cuadro de Picasso,
con sus tiempos en gris,
el cubismo, los toros…
La Guernica,
con sus manchas de sangre invisibles,
indelebles al miedo y al olvido.
 
 
 
APACHETA
 
Fue Viracocha quien creó la tierra…
-una base de piedras,
después otras, otras y otras –
algunas grandes y fuertes como desiertos
otras multicolores como valles,
delineó montañas,
plantó planicies, ríos y cuencas lluviosas,
después colgó alegrías en el aire…
 
La quietud fue invadida por la abeja y el pájaro,
los peces florecieron en el agua,
el altiplano se llenó de alpacas, llamas y vicuñas,
el cóndores y colibríes se lucieron en lo alto del Illimani, el Illampu y el Ancohuma.
 
Una lluvia de luz hizo crecer los árboles y las hierbas
y puso Viracocha al sol
como última piedra de la pirámide…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s