Julieta Dobles Yzaguirre (Costa Rica)

Julieta Dobles Yzaguirre                 (Costa Rica)

 

Dobles Yzaguirre Julieta: Nació en San José, Costa Rica, el 1 de marzo de 1943. Formación académica: cursó estudios de Biología y Filología Española en la Universidad de Costa Rica y obtuvo un postgrado en Literatura Hispánica en Nueva York. Ingresó a la Academia Costarricense de la Lengua en 2006, con un discurso sobre El poema como búsqueda interior. Principales obras publicadas: Reloj de siempre (1965), El peso vivo (1968), Los pasos terrestres (1976), Hora de lejanías (1982), Los delitos de Pandora (1987), Una viajera demasiado azul (1990), Amar en Jerusalén(1992), Costa Rica poema a poema (1997), Poemas para arrepentidos (2003), Casas de la memoria (2003), Hojas furtivas (2005), Fuera de álbum (2007), Cartas a Camila (2008), Espejos de la memoria (Primer tomo de su Obra en Marcha,(2014) Trampas al Tiempo (2014), Lunaridades (Antología, 2014), Envejecer Cantando (divulgación científica) (2015-2016), Poemas del Esplendor (2016) y Poemas del Reencuentro (Antología, Nueva York 2019). Representó como diplomática a su país junto a su esposo, el también poeta Laureano Albán, en Madrid, Nueva York, Jerusalén, y Paris. Actividad académica y docente: Catedrática de la Universidad de Costa Rica. Instructora de Talleres literarios por muchos años, hasta el presente. Honores y reconocimientos: Primer premio de la Editorial Costa Rica (1976), cinco veces Premio Nacional Aquileo J. Echeverría en poesía, un accésit del Premio Adonais, de Madrid (1981) y Premio Nacional de Cultura Magón de Costa Rica 2013. Sus poemas han sido publicados en revistas literarias en Estados Unidos, España, Rumanía, Francia, Nicaragua, Colombia, República Dominicana, Uruguay, México y Praga.

 

Del libro: HOJAS FURTIVAS ( 2005, 2007, 2014)

DE PALABRAS

La palabra, tu palabra
es un barco certero hacia el deseo.
Lanza tan primitiva,
caricia tan urgente,
lindando casi con el rojo
mordisco de lo obsceno.

Tu palabra me sobresalta,
me desata, me incita.
De repente, plenamente verbal,
me humedezco de esencias germinales,
y se activan mis manos,
mi cuerpo, mi palabra también
para domar el aire con la tuya.

Tu palabra, furtiva entre mi oído,
antiguo moscardón malicioso,
me cosquillea el instinto.
Subleva mis silencios
y, exacerbada de penumbras
nos acerca y nos une
en esa vieja danza
de los cuerpos deseantes y absolutos.

Tu voz y mi voz se están amando
entrecortadas, susurrantes,
plenas de excitaciones, de turgencias,
de alientos agresivos o ternísimos,
entre un silencio despeinado y gozoso.

Palabras que se tocan
se muerden, se estremecen
en esa enredadera de deseos
que es sólo aire empapado y aromoso.
Hacemos el amor también con la palabra.

 

SÁBANAS POR LAVAR

No cambiaré mis sábanas aún.
Dormiré entre tu olor
como en una llanura cadenciosa
que no quiere marcharse
y que me inunda
de aromas no aprendidos
y sorpresas suavemente adictivas.

Dejaré mis sábanas, tan tocadas y regias.
Y tu presencia que empapó sus hilos
prolongará los goces de esta noche
entre mis repetidas soledades.
Tú estarás lejos.
Pero tus humedades,
y ese sudor ferviente,
licor rotundo en nuestras fiestas rotas,
seguirán embriagando mi deseo.

No cambiaré mis sábanas aún.
Las manchas tan plenarias
se me antojan océanos clandestinos,
mares donde el recuerdo
salpica tu presencia en tenues lampos.

Así se quedarán.
Sábanas de un amor deseoso, antojadizo,
como un niño extraviado
en la feria de luces de tus manos.
Fundas donde nuestras cabezas
marcaron su tenaz concavidad,
ahuecando almohadas y pasiones.
Esta noche dormiré como nunca
sobre el perfil de aromas
que ha regado tu cuerpo
en el valle sin luto de mis sábanas sucias.

 

DE NIÑOS Y DE ÁRBOLES

Mi nieta Soledad dibuja árboles,
centenarios, veraces,
plenos de nudos y neblinas
y cuernos y raíces,
árboles de su imaginación de siete años
que aún no llegan a ser.

Es un poema su complicidad
con los genios que nacen,
vivificando el bosque,
una delicia su trato de otras vidas
con las ramas urgidas por el viento,
una sabiduría inexplicable
su interpretación de tanta magia
con el lápiz obtuso, pero alado.

Y yo me quedo meditando, inquieta,
sobre la alianza clandestina y magnífica
entre los niños y los árboles,
como si ambos supieran algo
que yo olvidé, desmemoriada ahora
de tantos esplendores
que se quedaron lejos,
en el portón veraz y clausurado
de mi infancia.

Del libro FUERA DE ALBUM( 2005)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s