SOBRE LAS COSAS QUE SERAN SEGÚN DON GENARO / José Revello

 

José Revello

José Revello

 

 

SOBRE LAS COSAS QUE SERAN

SEGÚN DON GENARO

 

Es extraño definir lo que somos, lo que significamos, cuando diferentes somos el uno del otro. Sin embargo algo nos fue encontrando. No precisamente que nos hiciera parecidos, sino el complejo mundo interior de cada uno. La sensibilidad de captar momentos de la vida que brinda consuelo. Las palabras que a veces son protección y consejo. La íntima necesidad de un poco de paz, algo nuestro sea más comprendida. En medio de desencuentros y soledades saber que somos y sentimos. Lo que nos embate intentar superarlo. En el otro lado de las cosas existen en espacios adecuados para nosotros guardan. Y en medio es procurar el dolor no domine. Es sabio maestro el dolor. Pero a su “clase” no se debe concurrir con demasiada frecuencia, perdemos en la turbación la claridad de aquello que pretendió enseñar, lo que buen significado tiene a nuestras vidas. Debemos enfrentarlo con el valor y la madurez para aceptar lo que imponga sin dañarnos internamente ni ser pasivo vigía a las ondulantes marejadas de su paso. Ni afectar en lo posible a seres queridos. Es valorar la convivencia es difícil no imposible. Es comprender y ceder pero sin aceptar aquello que por buen ceder perdemos. Ceder en la aceptación y convivencia de los defectos personales, no de caprichos mal encarados y egoísmos adversos. Somos humanos indivisos al fluir de los sentidos, pero siempre en los recodos -a veces tardíos- se puede hallar algo de la expansiva felicidad. Porque la felicidad es tener muy bellos y placenteros momentos en la mayor cantidad de tiempo posible en el cómputo de los días transitados. No más que eso, un todo fragmentado, pero inmenso. Por seguro nos faltaron varios fragmentos cada uno en su mundo. Pero no por ello ser infeliz. El devenir es un navegador de océanos cuánticos, donde señor eres de su bitácora. Tu decir amoroso quizás sea: “nos conocimos, nos dejamos llevar y tal vez fugas encuentro fuimos”. En su paralelismo es aprender esa sublime verdad: El amor tiene la fuerza suficiente de abrazar multitudes sin corromperse ni contaminarse. Pese a todo ello pliega la benéfica plenitud en el torbellino del mundo. Es darnos instantes vividos que mitiguen soledades y llevarnos adelante en búsquedas interiores y exteriores de la pronta necesidad por el conocimiento. Es siempre lo verdadero en los ciertos y profundos laberintos del alma…”

 

(Fragmentos de: “Mis tardes con Don Genaro”)
Derechos de autor Reservados
Buenos aires
Argentina

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s