LA MUERTE DEL PAJARO / José Revello

José Revello

José Revello

 

LA MUERTE DEL PAJARO

Al pie del sendero, contemplo la montaña desde el atardecer que desposea en los comienzos del crepúsculo. Yo he nacido al pie de estas cumbres, soy parte de ellas. No temo su soledad, he aprendido hacerlas como fuente natural que ayuda a lograr mis anhelos deseados, en busca de mis verdades, yendo, transitando como viento que jamás reposa y se extiende por la inmensidad. Cuando lo escucho arremolinarse en altos picos, me trae el murmullo de un canto indefinido, conmoviendo a mi espíritu, como si la naturaleza se hiciese música. Yo no tengo poco en el mundo, no más que su belleza. Soy un solitario. Mis padres ya no están. Fui su amado hijo único. Ambos se fueron. Siempre guarde mi afecto y agradecimiento. Algún día formare parte del polvo de su rocoso suelo, siempre tuve la rara idea de que si lloviese el día de mi muerte, serian lagrimas que traerán consuelo a mi saliente alma. Ahora, a estas horas, como suelo hacer, me siento al borde del áspero sendero y dejo divagar mi imaginación. ¡Oh! ¡Ver… sentir! cualidad que nos despierta, dándonos la sensación somos parte de la naturaleza. Sentir el espíritu se sublimiza más allá, concibiendo la vida, volcándose en un éxtasis interior. Una paz desconocida. Una paz que la humanidad anhela y es aun difícil y lejana…
Miro al cielo. Me doy cuenta un pájaro revolotea libremente de un lado a otro. Lo miro y sonrió al pensar que -quizás- busca compañía. Extiendo mis “alas” y “vuelo” hacia esa pequeña criatura. ¡Me ha visto! ¡Desconfía!, me río de su miedo y procuro hacerle entender solo quiera volar a su lado. Se eleva velozmente, confundiéndose en las nubes. Finalmente aquietando sus alas planeando mansamente a mi lado, bebiendo lo inmenso…
De pronto un estampido me sobresalta, volviéndome a mí. Sorprendido veo al pájaro aletear desesperado. Su libre vuelo se convirtió en descenso vertiginoso. Había sido gravemente herido. Lo distinguí caerse hasta perderse de vista. Allá a lo lejos descubro un cazador se acercaba al lugar donde el pájaro agonizaba. Un viento furtivo soplo de repente. Para cualquiera no sería más que viento. Para mi significo un presagio cuyo “canto” envolvió la muerte, como queriendo borrar la sonrisa del cazador.
“Los pájaros tiene la inmensidad -salió pensar- pero también son prisioneros de la tierra…”
Entristecido por la escena que había presenciado, me levante y subí por el sendero. Una pequeña vida se había extinguido. Tal vez volvería a remontar vuelo por alguna otra inmensidad. Pero ¿A dónde iras? ¿Volaras por armonías del universo, con tus alas acariciando la eternidad? ¿Tendrás allí una especie de paz? La naturaleza de Dios es grande y el espíritu de las cosas más ínfimas, también viven…
La noche estaba cayendo. Las luces del crepúsculo se confundían en manto nocturno. Me di vuelta y mire en torno. Eleve una pequeña plegaria y retome el sendero hacia mi morada….
El cazador se había perdido entre las rocas cuesta abajo con otra víctima entre las manos.

REQUIEN POR LA MUERTE DE UN PAJARO

Fue como un trueno. Un estampido cristalizando en tus alas la lenta agonía (certera fue tu puntería cazador). Nada sabes pájaro, solo presientes, tu instinto advierte la vida se va yendo con el silencio inexorable… ¡Que extraños ecos lejanos parecen escucharse!… como voces que se me hacen no son mortales, porque no hay labios que los articulen. Seria tal vez el lenguaje indescifrable de todos los pájaros invocando algún rito extraño por la caída de un miembro de su especie.
De pronto el cielo se ensombreció. El murmullo perenne e indefinido de la existencia palpitaba. Mas… ya vuelas ajeno… hacia la lejanía donde te remontas ignorante de lo inmenso. Tal vez revolotees en otro océano, cuyas aguas te muestre la llanura donde a lo mejor, allí despiertes. Tal vez detengas tu vuelo o descanses un poquito, para luego -quizás- emprender el retorno al tiempo. Si así fuera, tengo esa rara inquietud. ¡Cómo me gustaría saber si volverás a ser otro pájaro!…
(Fragmentos de:”Similitudes del tiempo”)
Derechos de autor Reservados
Buenos Aires
Argentina

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s