Fragmentos de: 219: “Mis tardes con Don Genaro” / José Revello

José Revello

SOBRE LA NOCHE DE LOS TIEMPOS
El tiempo del no tiempo

HISTORIA DE LA ETERNIDAD. (Formación decimal astronómica)
Historia de Micael de Nebadon. (El Hijo Creador)

Fragmento-219

Don Genaro prosiguió con su fascinante relato.

7. El espíritu de sabiduría: tendencia congénita de toda criatura moral direccionado, hacia avance evolucionario ordenado y progresivo. Éste es el más elevado de los ayudantes. El espíritu coordinador y articulador de tarea de todos los demás. Este espíritu, es el secreto del impulso, innato de criaturas de la mente, que inicia y mantiene programa efectivo de lento pero firme escala ascendente de la existencia. Ese don de las cosas vivientes, que da cuenta de habilidad inexplicable para sobrevivir, y en la supervivencia, utiliza la coordinación de todas las experiencias pasadas y oportunidades presentes, para adquisición de la integridad de cada cosa, que demás seis servidores mentales pueden movilizar en la mente del organismo correspondiente. La sabiduría es cima de realización intelectual. La sabiduría, es el objetivo de la existencia puramente mental y de arraigo moralista. Los espíritus ayudantes de la mente crecen experiencialmente. Pero nunca pasan a ser personales. Evolucionan en función y la función de primeros cinco en órdenes animales, y es hasta cierto punto, esencial para función de siete como intelecto humano. Esta relación animal, hace que los ayudantes sean efectivos en sentido práctico como la mente, el maravilloso órgano físico humano. Así pues, los animales, son hasta cierto grado, indispensable para evolución intelectual del hombre, como así su evolución física. Estos ayudantes de la mente del Espíritu Materno de un universo local, están relacionados con la vida de criaturas inteligentes en forma, que se asemeja a la relación de centros de poder y controladores físicos, con fuerzas no vivientes del universo. Realizan servicio invalorable -continuo el increíble anciano- en circuitos de la mente de mundos habitados, son efectivos colaboradores de Controladores Físicos Decanos, quienes también sirven como controladores y directores de niveles preayudantes de la mente, niveles mentales no enseñables o mecánicos. La mente viviente, antes de la aparición de la capacidad de aprender por la experiencia, es dominio del servicio de Controladores Físicos Decanos. La mente creada antes de adquirir la vivificante habilidad de reconocer la divinidad y rendir culto a la Deidad, es dominio exclusivo de espíritus ayudantes. Con la aparición de la respuesta espiritual del intelecto de la criatura, tales mentes creadas se tornan inmediatamente supermentes siendo, instantáneamente, incorporadas a circuitos de ciclos espirituales del Espíritu Materno del universo local. Los espíritus ayudantes de la mente, no están, bajo ningún punto de vista, relacionados con función hondamente espiritual y diversa del espíritu de la presencia personal de la Ministra Divina, el Espíritu Santo de mundos habitados. Pero son -funcionalmente- antecedentes y preparatorios a la aparición de este espíritu en hombre evolucionario. Los ayudantes brindan al Espíritu Materno del Universo, variado contacto con criaturas materiales vivientes del universo local y control de las mismas. Pero no repercuten en el Ser Supremo cuando actúan en niveles de prepersonalidad. Una mente no espiritual, es una manifestación de espíritu-energía o fenómeno de energía física. Aun en la mente humana, la mente personal, no posee cualidades de supervivencia, aparte de identificación con el espíritu. La mente es don de la divinidad. Pero no es inmortal cuando funciona sin discernimiento espiritual, y cuando carece de habilidad de adorar y anhelar supervivencia del más allá de las cosas circundantes y materiales de importancia relativa.

LAS FUERZAS VIVIENTES

La vida es tanto mecanicista como vitalista, material y espiritual. -Continúo en notable anciano ante mi atención y silencio- Los físicos y químicos de la tierra progresarán constantemente en su entendimiento de formas protoplásmicas de vida vegetal y animal. Pero no podrán jamás producir organismos vivientes. La vida es diferente de todas manifestaciones de energía. Aun la vida material de criaturas físicas, no es innata en la materia. Las cosas materiales pueden poseer existencia independiente. Pero la vida surge tan sólo de la vida. La vida nace de vida misma. No existe nada minúsculo ni colateral que la impulse. La mente puede derivarse sólo de mente preexistente. El espíritu tiene origen en antepasados espirituales. La criatura puede producir formas variadas de vida. Pero solamente una personalidad creadora o fuerza creativa, pueden proveer la gran “chispa” activadora viviente. Los Portadores de Vida, pueden organizar formas materiales o modelos originales físicos de seres vivientes. Pero el Espíritu provee “chispa inicial de vida”, concediendo dotación de la mente. Aun formas vivientes de la vida experimental, que los Portadores de Vida organizan en mundos de Salvington, están exentas de poderes reproductivos. Cuando fórmulas de la vida y modelos originales vitales están correctamente ensamblados, apropiadamente organizados, la presencia de un Portador de Vida, es suficiente para iniciar dinámica de vida. Pero todos estos organismos vivientes carecen de dos atributos esenciales: dotación de la mente y poderes reproductivos. La mente animal y mente humana, son dotes del Espíritu Materno del universo local, quien funciona a través de siete espíritus ayudantes de la mente, mientras la capacidad de reproducción de la criatura, es concesión específica y personal del Espíritu del Universo al plasma de la vida ancestral, inaugurado por los Portadores de Vida. Una vez que Portadores de Vida diseñaron modelos originales de vida, después de haber organizado sistemas de energía, allí debe ocurrir un fenómeno adicional.
Y esto se deduce -acoto en anciano- el “diseño” grabado del código genético de la criatura por gestarse en la infinitesimal “cabeza” del espermatozoide del hombre destinado a fecundar a la mujer, dando inicio a la maravillosa magia de la vida reproductiva a un ciclo de encarnación mortal.
Don Genaro prosiguió.
Se debe impartir el «aliento de vida» a estas formas sin vida sutil ni motriz. Los Hijos de Dios pueden construir formas de la vida. Pero es el Espíritu de Dios que realmente la contribuye con la enigmática chispa vital. Cuando la vida así impartida se consume, nuevamente el cuerpo material quedante pasa a ser materia muerta. Así quedo dicho: “Del polvo eres y al polvo volverás”. Cuando se agota la vida otorgada, el cuerpo vuelve al seno del universo material, donde fue tomado en préstamo, por los Portadores de Vida para servir de vehículo transitorio de dotación de vida, que hicieron converger en visible asociación de energía y materia. La vida otorgada a plantas y animales por Portadores de Vida, no vuelve a los Portadores de Vida después de la muerte de la planta o el animal. La vida que abandona tales cosas vivientes no posee identidad ni personalidad progresiva, individualmente, no sobrevive a la muerte. Durante su existencia y tiempo de su estadía en cuerpo de materia, se somete a un cambio, sufre evolución de energía y sobrevive solamente como parte de fuerzas cósmicas del universo. No sobrevive como vida individual. Las plantas y animales en toda dimensión y expresión de vida y naturaleza, están amorosamente cuidados por lo definido como un “espíritu grupo”. No tienen conciencia racional. Este “espíritu grupo” es alma mater delicada y verdadera que define la forma de acción geométrica de copia y belleza perfecta en sus naturalezas y es gran sostenedora. Toda flor y planta cuando nace de semilla es absolutamente idéntica. Es única en perfecta simetría de forma y color. No existe variación. Asimismo los animales son calco reproductivo de la especie, obedece al patrón físico de vida y movimiento e instinto de supervivencia. Son copias exactas. Este espíritu grupo es diseñadora y entidad madre protectora de inmensas bellezas de vidas elementales. Y a través de los elementales que se esfuerzan por sostener simetría perfecta. Al contrario de la individualidad humana, si por ejemplo, algo cambiara o variara -sea físico o acción mecánica- esto afectaría a toda la especie. Es decir, suponiendo un especie animal, por alguna hipotética razón, cambiara un acto mecánico, este cambio o reacción mecánica a partir de su vida, pasaría a integrar a toda la especia de ahí en adelante. No queda en vida individual. Sino en la especie integra seguidora. Asimismo la belleza de la flora y la fauna, si se las observara con atención, se descubriría formas geométricas y matemáticas absolutamente perfectas, exactas e inviolables. La supervivencia de criaturas mortales, en cambio, se ve basado y sometido en continua evolución del alma inmortal dentro de mente finita y mortal. Hablamos de la vida como «energía» y «fuerza» motriz. Pero, en realidad, no es ninguna de las dos. La fuerza-energía es diversamente sensible a la gravedad. Pero no así la vida. El modelo original tampoco responde a la gravedad, siendo configuración de energías, que han cumplido obligaciones sensibles con la gravedad. La vida como tal, constituye la animación de cierto sistema de energía, configurado en un modelo original o de otra manera segregado material, mental o espiritual. Existen algunas cosas relacionadas con elaboración de la vida en planetas evolucionarios que, en verdad, no resultan del todo claras para las jerarquías de Uversa. Comprenden al parecer plenamente la organización física de fórmulas electroquímicas de los Portadores de Vida. Pero no entienden -según explicó Don Genaro- del todo la naturaleza y fuente de la misteriosa “chispa de activación de la vida”. Saben que la vida fluye del Padre a través del Hijo y por el Espíritu. Es muy probable que los Espíritus Rectores sean canal séptuple del río de vida vertido sobre la creación. Pero no alcanzan a comprender la técnica por la cual el Espíritu Rector supervisor participa en episodio inicial de concesión de la vida en planeta inaugural. Creen que los Ancianos de los Días también juegan un papel en esta inauguración de nueva forma de vida. Pero ignora r completamente la naturaleza del mismo. Saben que el Espíritu Materno del Universo realmente vitaliza modelos originales sin vida e imparte a ese plasma activado, prerrogativas de reproducción orgánica. Observan que estos tres son niveles de Dios el Séptuple. A veces designados como Creadores Supremos del tiempo y el espacio. Pero por otra parte, ellos alegan apenas un poco más de lo que nosotros, los mortales de la tierra sabemos, simplemente, que el concepto es congénito al Padre, expresado en el Hijo y realización de la vida en el Espíritu. Los demás componentes, en su origen y causa, están sumergidos en el misterio. Como ves hijo, nuestra accidentada y material vida mundana, esta de alguna forma lijada a ese continúo decir de la “línea que tiende al infinito”.

(Fragmentos de: “Mis tardes con Don Genaro”)
Derechos de autor Reservados

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s