Miguel Ángel Pozo Montaño (ESPAÑA)

Miguel Ángel Pozo Montaño (ESPAÑA)

 
Miguel Ángel Pozo Montaño (Madrid, 1985). Es funcionario, graduado en fisioterapia por la Universidad Autónoma de Madrid y estudiante de Filología Hispánica en la Uned. Ha publicado el libro Aún y Nada (ed.esdrújula, 2018) el libro La lluvia que seremos (ed.muevetulengua, 2020). Ha sido finalista del Premio Loewe 2019. Además colabora en diversas revistas poéticas digítales, y ha sido ponente en los festivales de poesía POEMAD 2019, Madrid y VOCES DEL EXTREMO 2018, Huelva.
 
 
XI
 
pero no quieres nombrar a tu maleta
tú no;
porque tienes escondida
la mano de quien te dio la palabra,
el reducto del último cuaderno,
el grafito suicida que se hace en ti,
porque encuentras un miedo mosaico
amordazado contra la llaga morada de la tortura.
y no te tiñes
con hombres y mujeres que luchan por no dar la vuelta a la noria.
y no tiñes los pasos,
tú no;
porque gritas como una mosca
revuelta sobre el espejo.
porqué gritas.
y dime tú, entonces,
quién nombra tu equipaje.
y a ti,
a ti, quién te nombra.
 
XXIV
 
en la nada
la lluvia
llora sordamente
 
 
XLV
 
Y en juguetes, parques, columpios,
tan solo veo sangre y escarcha.
Intento tejer mi mano en una rueca
que viene dejando rastrojos a miles de periplos
para no pisar un vertedero de grietas y usura.
Porque ahora todos somos un campo de pesticidas
donde se siembran personas para que brote
el mayor número de monedas.
Y yo también me rindo
ante el mar y ante la lluvia de alambre.
Y yo también me rindo
ante el peso que llevo a la espalda
por naufragar en medio de países cubiertos
por estercoleros y vómitos.
Y yo también me rindo
por ver unas grietas sujetar en nombre del mercado.
Ahora que
todo es podredumbre y nos dirigimos
en busca de la lápida
que nos ofrece el último plato
para escuchar a una orquesta con asientos vacíos.
 
Ahora que
nos educan para que nunca más miremos debajo de la cama. Ahora que
todo es gente aniquilada por un pensamiento ceniza.
Ahora,
busco en algún cajón toda una memoria de ruina,
toda una memoria de sombra,
toda una memoria de grito
y lo único que encuentro es una memoria blanca,
una memoria quemada con fuego frígido
que sostiene el vértigo para que ardan todas las bocas del mundo. Y tal vez, y aclaro, tal vez,
llegue el día en que la lluvia
seque el incendio de todas las maletas
donde lo único que permanece es el silencio y la mesura.
Y tal vez, insisto, y tal vez nada,
la lluvia de nuevo y tan solo la lluvia,
pueda sujetar esta, la maleta del paria.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s