Marlene Retana Guido (Costa Rica)

Marlene Retana Guido (Costa Rica)

 
Marlene Retana Guido nació en Costa Rica, ciudad de Puntarenas, centro.
Perteneció al taller literario del Círculo de Escritores Costarricenses, a cargo de los escritores nacionales Laureano Albán y Julieta Dobles
Desde el año 2014, asiste al taller literario del grupo Poiesis, coordinado por Ronald Bonilla y Julieta Dobles.
Participa en recitales poéticos, presentaciones de libros y otras actividades organizadas por este grupo.
Obtuvo en dos ocasiones consecutivas, el tercer lugar en poesía en el Certamen Literario Brunca, promovido por la Universidad Nacional en su sede de Pérez Zeledón.
En el año 2019, obtuvo el primer lugar en el certamen literario de la Asociación Gerontológica Costarricense (AGECO).
En el año 2016, publicó su libro “Estalactitas del tiempo”, editorial Poiesis.
Figura en tres antologías poéticas:
“Bitácora abierta, 31 latidos en el andén”, editorial Poiesis.
“Líneas de Mujer”, Asociación de Escritoras Costarricenses.
Antología bilingüe “Mujeres poetas de Costa Rica”, en sus ediciones de Estados Unidos y de Costa Rica.
“Donde contamos hormigas y segundos”, antología de cuentos de Poiesis Editores.
Recientemente salió su segundo libro Poemas que van al mar por la Editorial Poiesis.
 
 
PLEAMAR
 
Apriétame en esta lejanía,
aprieta fuerte para que no se escurran
mis ojos que solo saben llorar.
Atame a tu entrepierna
para que mi sombra no vuele lejos.
 
Bebámonos el tiempo
en una playa sin fronteras,
que solo tenga mareas
el amor para este abrazo…
 
 
 
INDIGENTES DE AMOR
 
Nuestros gritos son la punta del dardo:
hieren la soledad cóncava de los tejados
donde también me deshilacho
lentamente.
Soy este ovillo amargo
y mis hilos han rodado contigo
por el tiempo del dolor
que nos contiene.
 
Somos la queja vulnerable del viento
que nos cala las paredes del sitio
donde pernoctamos,
sobrecogidos de silencio.
¿Acaso solos?
 
 
 
RESCATE
 
Cuando salía de aquella oficina
con la cabeza envuelta
en una tristeza de papeles,
tú me desanudabas
de los brazos de esos escritorios
que intentaron retenerme:
así me rescataste para el abrazo,
para quel mundo tranquilo
de la curvada sombra de tu espalda.
Y me sotenías en la distancia
entre el aire redentor
y el suelo
tan manchado de besos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s