Poemas de Leda Garcia PÉREZ

 
Poemas de Leda Garcia PÉREZ
 
 
 
***
 
Llegó la noche padre,
tarareo una de tus canciones,
los ojos vencidos me delatan
mientras devuelvo tu reloj,
desde la esquina del sofá
entonas la segunda voz,
hago primera,
compartimos la música y el arte.
Ya no estoy en tu vuelo
pero voy en tu alma.
Llegó la noche padre,
los ojos vencidos me delatan,
devuelvo tu reloj
el mío es llanto.
 
 
 
 
***
 
Te fuiste padre
cuando la madrugada hería la retina
del día próximo a nacer,
tenía que ser así,
ya habías guardado noches y mareas
en tus ojos de águila inmortal.
Yo supe comprender por qué el destino
reservó la luz en tu tiquete,
quería darte el mar,
devolverte espumas y resacas,
abrazarte en arenas y suspiros
y ondular tu regreso en aguas mansas
Te fuiste de madrugada padre
las noches te cubrieron
con su poncho de estrellas,
el frío pasó de largo.
 
 
 
***
 
Hoy busqué entre mis lágrimas alguna
que llevara tu nombre
no la había
en su lugar un mar abierto
sonreía en mis pies.
 
 
 
***
 
Amanece padre
la estrella última inclina sus espejos
y convierte en certeza tus preguntas,
nada fue lo que era ni será.
Cuando vengan
traigan el libro de mi fuente
con el final escrito,
así sabré que volveremos
a la matriz del alma.
En el ojo divino del misterio,
hermano, madre y padre
juegan la ronda ronda del reencuentro.
 
 
 
GUAYACAN
 
Dejate ir como hoja de almendro mañanero
cercana a las mareas
que te vieron nacer,
hora de navegar papá,
salí de pesca
imaginate en ríos prodigiosos
donde la trucha es tan guerrera
como vos
llevá por carnada los amores
el trabajo bien hecho
esta patria que amaste
y unos versos que nunca están de más.
Te amo Guayacán.
 
 
 
***
 
Me despertó la noche padre
sin lágrimas en las ojeras abultadas,
con el rostro agotado
y el cuerpo en tortura de pose insuficiente,
ayer hubo fieras en mis ojos
y ángeles cargando mi fe.
La pregunta original de
“a dónde van los muertos”
abre su eterna cicatriz,
entro en su sangre
busco un “te amooooo”
y el beso que jugabas
en señal de aquí estoy y sé quién eres.
Me despertó la noche padre,
tengo un frío de ausencias
en mi vestido rojo,
en los ojos ojeras abultadas
conteniendo tu mar.
Acabas de irte y ya te extraño.
 
 
 
***
 
No hay cantos de jardín,
nadie en la calle,
el viento durmió su vendaval
al pie del fuego,
todos se fueron padre,
un colibrí se enoja con el tronco
de mi árbol de cas
bate sus alas a la velocidad del tiempo
y en el fondo de mí digo tu nombre
Hoy inventé un final para el final
que no sabe de muertes…
 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s