Poemas de Silvia Ortiz

Poemas de Silvia Ortiz

 

A mis amados olvidos del rincón

Amado mío con los años iré
perdiendo la frescura del vivir,
el canto del fiero oído como
lema entre la lluvia,
desistiré de latidos que se arrestan
en mi boca sedienta y húmeda
de ausente fuego y calor,
ya no se abrirán mis labios
provocando festival convites,
todos tuyos creo yo,
ya no gritare tantos nombres
y quizás alguno se preserve tu interior.
Amado mío no te asustes
la provocativa falda
que pierda el ritmo vaivén,
ya no es tiempo de mover las calderas,
se harán polvo las sonrisas,
madrigales pasos que obtendré
del ocaso, gozarán de mi cause,
perderé y perderé tantas cosas
por no saber aceptar que los años
arriban juntos y juntitos también se van.
Cielo mío, calma fiera, las heridas
del sin habla me tocan fuerte
y lo acepto, como acepto
el llanto de los niños no nacidos
en salvaguarda de la libertad mal habida,
y habrá hambre perdido seguro
en el amor por la luna,
los montes que circulan
como astros en mi frente.
Con los años como hoy iré
perdiendo la habilidad perfecta,
la frescura de mis manos,
la fogosidad de una sonrisa,
la esperanza vivida
de un balcón ventanal.
Con los años te irás
quedando solito, y sólo,
solo en el bullicio saltará la grama,
sólo el olvido brindará la tarde,
sin perdón y excluida memorial,
llevé cual sigilo las llaves
en la supresión de razones
de la misma puerta que en efusión
de lisuras y bajo el fuego
olvida las sombras
y la infamia de tus ojos…
con el tiempo, el tiempo será polvo
en tus manos…iré
perdiendo la vida.

Silvia Ortiz, EE.UU. 02.10.2019

 

ESTE DÍA DUELE

Solo vivir ya cuesta mucho
y este día duele,
duele la andanza
en la mueca eterna de los mares,
duele la mano en los ojos del volcán,
las calles en el tapiz dorado
en la tierra fresca.
Tus ojos en la burbuja de mi copa
y este día duele
sí, que duele.
Duele el bamboleo de tus sales
zozobrando mi garganta,
la reserva de un quejido.
Otro adiós en la doncella apagada
un verso inacabado,
la condena bajo el hombro nada quieto,
el vapor en tu mirada.
¡ay tesoro mío!
quédate otra vez
en el zócalo afiebrado de mis besos,
quédate tejiendo juegos
que no entiendo,
los naipes bajo el mar
en el remolino dormido de tu boca.

Silvia Ortiz, La Fresa de Tu Boca, 2015

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s