Fragmentos de: 250 “Mis tardes con Don Genaro”) / José Revello

Posted on February 29, 2020

0


José Revello

SOBRE LA NOCHE DE LOS TIEMPOS
El tiempo del no tiempo

HISTORIA DE LA ETERNIDAD. (Formación decimal astronómica)
(Historia del universo local de Nebadon)

Fragmento-250

LA ENERGÍA, LA MENTE Y LA MATERIA

La plataforma del universo es material, -prosiguió cauto Don Genaro- en el sentido de que la energía es la base de toda existencia, y el Padre Universal, controla la energía pura. La fuerza, la energía, es la única cosa que se erige como monumento eterno que demuestra y prueba la existencia y presencia del Absoluto Universal. Esta inmensa corriente de energía, que procede de Presencias Paradisiacas, no se interrumpió jamás ni nunca ha fallado en ninguna de las épocas. No existió ruptura en el sostenimiento infinito. La manipulación de la energía universal está -por siempre- de acuerdo con voluntad personal y mandatos omnisapientes del Padre Universal. Este control personal del poder, manifiesto y energía circulante se modifica por acciones y decisiones coordinadas del Hijo Eterno, así como propósitos unidos del Hijo y del Padre, ejecutados por el Actor Conjunto. Estos seres divinos actúan personalmente y como individuos. También funcionan en personas y poderes de número casi ilimitado de subordinados, cada uno de los cuales, expresa en forma variada el propósito eterno en universo de los universos. Pero estas modificaciones o transmutaciones funcionales y provisionales del poder divino, no disminuyen de manera alguna la verdad de la declaración de que toda la fuerza-energía está bajo el control último de una Deidad personal, que reside en el centro de todas las cosas.
LAS FUERZAS Y LAS ENERGÍAS DEL PARAÍSO
“La base del universo es material. Pero la esencia matriz de la vida es espíritu de pureza. El Padre de los espíritus, es también antepasado de los universos. El Padre eterno del Hijo Original, es también fuente en eternidad del misterioso modelo original: la Isla del Paraíso. La materia-energía por ser manifestaciones diversas de la misma realidad cósmica, como fenómeno universal, es fenómeno inseparable al Padre Universal. «En él radican todas las cosas» como ha sido escrito. La materia puede parecer manifestar energía innata y exhibir poderes autocontenidos. Pero las líneas de la gravedad involucradas en energías, que ocupan de todos estos fenómenos físicos, se derivan del Paraíso y dependen de éste. El ultimatón, la primera forma mensurable de la energía, tiene como núcleo al Paraíso de Havona. Es innata en la materia y está presente en el espacio universal, un carácter de energía todavía muy desconocida en la tierra. Cuando se haga este descubrimiento, esa probable nuestros físicos pensarán que han solucionado casi todo el misterio de la materia. Y así se habrán acercado a un paso más al Creador. De este modo, habrán dominado una fase más de la técnica divina. Pero en ningún sentido habrán encontrado a la Deidad ni tampoco establecido existencia de la materia, o funcionamiento de leyes naturales, aparte de la técnica cósmica del Paraíso y propósito motivador del Padre Universal. Después de un progreso aún mayor y descubrimientos ulteriores, una vez que la tierra haya avanzado inmensurablemente en comparación con aun tempranos conocimientos actuales y presentes, aunque ganemos como humanidad el control de revoluciones energéticas de unidades eléctricas de la materia, hasta el punto de modificar manifestaciones físicas, aun después de este progreso posible, por siempre serán incapaces los científicos de crear un átomo de materia u originar un destello de energía o agregar a la materia aquello que las jerarquías de Nebadon llaman: “vida creadora sublime manifestada”.
Don Genaro hizo una pausa. Las horas se desvanecían mansas en intervalos de conversaciones amenas, enseñantes y profundas. Estas partes ahora descriptas y trasmitidas, formaron la narrativa del austero anciano en esa última tarde, el día anterior a su fallecimiento. Por lo tanto son registradas como sus últimas palabras dando forma y sentido a sus enseñanzas. Don Genaro luego así continuo.
-La creación de la energía y otorgamiento de vida son prerrogativas del Padre Universal y vastas personalidades Creadoras asociadas. El río de la energía y la vida es manantial continuo que proviene de las Deidades, el caudal universal y unido de la fuerza paradisiaca que sale hacia el espacio, esta energía de origen Divino impregna toda la creación. Los organizadores de la fuerza, inician los cambios e instituyen modificaciones de la fuerza espacial que resultan en energía. Los directores del poder, transmutan la energía en densidad y materia. De este modo, nacen los mundos materiales. Los maravillosos Portadores de Vida, inician procesos en la materia muerta que solemos llamar vida, nos estamos refiriendo a vida material, lógicamente. Los Supervisores de Poder Moroncial del mismo modo, actúan en reinos de transición, entre mundos materiales y conexión espirituales. Los Creadores espirituales más elevados, inauguran procesos similares en formas divinas de energía y de allí nacen formas espirituales más elevadas de vida inteligente. La energía procede del Paraíso, compuesta del orden divino. La energía -en estado puro- comparte la naturaleza de la organización divina. Está formada a semejanza de tres Dioses abrazados en uno, tal como funcionan en sede central del universo de los universos. El encircuitamiento de toda fuerza se efectúa en el Paraíso. La fuerza proviene de Presencias Paradisiacas y regresa a ellas, es, en esencia, manifestación de la Causa no causada, el Padre Universal. O la Causa-Centro-Primera. Sin el Padre nada de lo que existe, existiría. La fuerza derivada de la Deidad autoexistente es, en sí misma, existente por siempre y para siempre. La vida en su diversidad ahí está firme y asegurada en su proceso eterno de continuidad. La fuerza-energía es imperecedera, indestructible. Estas manifestaciones del Infinito pueden sujetarse a transmutaciones ilimitadas, transformaciones y metamorfosis eternas, pero no perecederas. No podrían sufrir o no va a sufrir jamás la extinción en ningún sentido ni grado, ni siquiera menor grado imaginable. Pero la energía, aunque surge del infinito, no se manifiesta infinitamente. Existen límites exteriores al universo maestro concebido actualmente. La energía es eterna, pero no infinita. Responde por siempre a la atracción del Infinito que todo comprende. La fuerza y la energía perduran para siempre. Habiendo salido del Paraíso, deben regresar a su fuente, aunque se requiera largas edades tras edades, para que se complete el circuito que ha sido ordenado. Aquello que se origina en la Deidad Paradisiaca, sólo puede tener como destino final la misma Deidad. Todo esto confirma nuestra creencia en un universo de universos circular, un tanto limitado, pero vasto, regulador y ordenado. Si esto no fuese verdad, entonces aparecería tarde o temprano la evidencia del agotamiento de energía. Todas las leyes, organizaciones, administración y testimonio de exploradores del universo, indican la existencia de una Deidad, como Causa Centro Primera infinito. Pero hasta ahora un universo finito, una circularidad de existencia sin fin, casi ilimitada pero, sin embargo, finita en contraste con la infinidad. Otro de los misterios de la creación, pero se podría cuestionar o entender, desde nuestra corta perspectiva, eso asegura una vida no excluyente ni uniforme, plana y sin cambios, a la movilidad del surgimiento y de la variación de modelos originales fortaleciendo y dando cabida a otras infinitas vidas.
LOS SISTEMAS DE ENERGÍA UNIVERSALES NO ESPIRITUALES
(LAS ENERGÍAS FÍSICAS)
Es, en efecto, difícil hallar palabras adecuadas para designar y describir niveles de fuerza y energía física, mental, o espiritual. Estas Jerarquías de Nebadon, han comprendido no pueden ceñirse a nuestras definiciones aceptadas de fuerza, energía y poder, puestos que los mismos en la tierra han sufrido una deformación, un desvió. Existe tal pobreza de lenguaje que debieron usar términos con significados múltiples. Siguiendo estas pautas –busco clarificar Don Genaro- por ejemplo, la palabra “energía” se usa para indicar todas las fases y formas del movimiento, acción y potencial fenomenales, mientras que “fuerza” se aplica a etapas de energía pregravedad, y “poder” se aplica a etapas postgravedad de la energía. Sin embargo, sería interesante reducir la confusión conceptual, sugiriendo la conveniencia de adoptar la siguiente clasificación para la fuerza cósmica, la energía emergente y el poder universal, la energía física:
1.Potencia espacial. Ésta es la presencia espacial libre e incuestionable del Absoluto No Cualificado. La extensión de este concepto implica el potencial de la fuerza espacial en el universo, inherente a la totalidad funcional del Absoluto No Cualificado, mientras que la comprensión de este concepto, implica la totalidad de la realidad cósmica –universos- que emanaron en la eternidad de la Isla del Paraíso, sin comienzo, sin fin, sin movimiento y sin cambio. Los fenómenos característicos del ya descripto lado bajo del Paraíso, probablemente comprenden tres zonas de presencia y actuación de la fuerza absoluta: la zona del fulcro del Absoluto No Cualificado, la zona de la Isla del Paraíso mismo, y la zona intermedia de ciertas agencias compensadoras y equilibradoras no identificadas. Estas zonas triconcéntricas son el centro del ciclo paradisiaco de realidad cósmica. La potencia espacial es una prerrealidad. Es dominio del Absoluto No Cualificado y reacciona sólo a la atracción personal del Padre Universal, a pesar de que sea, aparentemente, modificable por la presencia de los Organizadores de la Fuerza Decanos Primarios. En el sistema de Uversa, según ha sido registrado, la potencia espacial se denomina ABSOLUTA.

Derechos de autor Reservados

Posted in: PROZE