VOLVER A CASA… / JAIME GONZALEZ

JAIME GONZALEZ

VOLVER A CASA…

Todos llegamos al mundo por un periodo de tiempo, arribamos para conceder vida, así la muerte después del trabajo encomendado deje vacíos en una humanidad doliente, saber que el sacrificio nos llevara de nuevo a casa, pero más que sacrificio es un milagro.

Seres que nacen de un vientre y llevan la misión de cambiar vidas y equilibrar la existencia, de una manera notable haciendo historia, dar fe del linaje que venimos, dar y recibir amor no debe de ser una rutina si no un cambio continúo.

Ser digno portador de un amor celestial, un verbo donde todo debe de encadenarse con armonía en un mundo en decadencia, ser un plenipotenciario ejemplar, un enviado que con gran equilibrio emocional y mental guie a los que quieren ir por el camino de la izquierda y a los que aman por el camino derecho.

Somos parte de un universo que se agita y evoluciona, cada risa a lo largo de la vida siempre estará acompañada de una lagrima, una pena o un dolor confuso, forjamos el destino con un coraje disciplinado y a la vez ambivalente.

Atardeceres de suprema belleza que estremecen en compañía de quien amamos como si fuera el último día de nuestras vidas, seres extraordinarios que nos otorgan una existencia inolvidable, transmutando tristeza en alegría, oscuridad en luz, miseria en abundancia.

La unión de sangre no tan solo nos hace familia, el amor limpio nos hace parientes y la lealtad nos hace indestructibles, los lazos de amor visibles o invisibles no se romperán si lo entregamos incondicionalmente no tan solo con el cuerpo si no con el alma.

Salimos de casa, de esa casa celestial a través de un vientre con un propósito en la vida de uno o de muchos y regresamos a ella con el trabajo bien hecho, y la corona de un premio eterno por amar hasta la muerte.

Amar y hacer historia es el vínculo perfecto, el amor no acaba con la muerte, no terminara con una partida al regresar a casa, de la muerte no se tiene escapatoria pero nunca hacemos nada para remediar la vida que se lleva.

Odio, amargura, orgullo nunca permitirá comprender el valor de la vida y el sigilo de la muerte, al amar a las personas como a uno mismo, ese es el principio de ser inolvidable, es el principio de ser inmortal y de trascender al ser supremo que nos envió con un contrato de vida.

El ser supremo diseña un plan de vida para nuestra evolución en este plano inferior para regresar feliz mente a casa en un plano superior y así liberar nuestra alma del encierro y que el vínculo sea perfecto.

Todos tenemos un contrato con el karma y con el destino decidimos vivir en un cuerpo acondicionado desde el vientre para un propósito específico antes de volver a casa.

Ahí está encerrado el misterio por el cual venimos a este mundo, la razón por la cual llegamos a dar vida y a restaurarlas través de lo más puro que es el amor, el amor nunca romperá el fusión en esta vida o en la siguiente, porque ya no habrá más muerte, no habrá más llanto.

Si los lazos se rompen, si el enlace del contrato de nuestra alma se rompe con quien decimos amar no habrá inmortalidad y el trabajo que llegamos a hacer no tendrá sentido y no podremos regresar a casa por la corona de victoria que está preparada.

El mejor regalo, el más valioso presente no es material, es espiritual, etéreo es el amor sin límites, sin odio, egoísmo, orgullo, sin miedo, el amor es lo que nos hace diferentes, es lo que nos une a lo divino, lo que sostiene el universo, lo que nos lleva al cielo de regreso.

La vida que conocemos o que hemos vivido con un albedrio discutible no significa nada si está ausente el amor en todas sus facetas en toda su verdad, el amor cambia ideas, cambia vidas, y tú debes de ser parte de la evolución para poder llegar a casa.

Liquida tu pasado, enfócate en el presente y prepárate para el futuro, no te ancles al dolor, a la pena por aquel que ya no está, libera tu alma, tu espíritu, para trascender, para evolucionar solo hay que hacer bien la labor encomendada en este plano inferior donde no hay vida, pero que tienes que dar y generar vida.

Traspasa el velo del egoísmo, del desamor, el rechazo, el odio, la traición el chisme, la mentira, la arrogancia y genera lo opuesto a estas cosas que te alejan de tu verdadera casa.

JAIME GONZALEZ
Derechos reservados
Cali, Colombia

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s