Poemas de Silvia Ortiz

Poemas de Silvia Ortiz

 

ESTA NOCHE

Esta noche nueva de lujuria,
el crepúsculo amatorio de tus manos
explorando abriles fuerzas,
cada esfera secreta de mis sombras
se diluye en ventanales y arrecifes clandestinos,
liquida tiempos que no olvidan las pasiones
en la noche que atormentan mi pasado
Ven y juega con mis letras como lo hace el arco iris
ven y danza en el mundo teológico retributivo
del que Dios hizo su gesta,
ven y aglutina la infalible espiritualidad
de los ángeles transitorios en cortinas
de este viento divisorio,
ámame sin luz.
Ámame a oscuras en la abundancia de la niebla,
ámame en el destello ardoroso de mil rostros
la consigna apretada de tu voz,
ámame en la salvación sincera de vocales
que mudaron en palabras
recogiendo voces que perdieron cual delirio
bajo esta nave provisoria de afonías.
Prefiero lo abrasador de este navío,
prefiero la bruma secreta de las calles
resistiendo la élite hipócrita del gentío
en su atrevido despinte de otro verso,
otro verso que me alcanza el nombre
que hoy ya pierdo.
Y ahora soy el tornillo racional de tu locura
soy tu irracional cordura,
ven conmigo amor en la posesión de fuerzas
de olvidos en la terca efigie que partió,
en mi boca llevo la cena en tu paladar directo,
llevo el pecho fundido al tuyo,
tengo la espera bendita de aquel gozo
envolviéndome despacio
mientras duermo,
mientras cubres mi cuerpo con tu boca
…esa noche.

Silvia Ortiz Escritora-poeta

 

LA REFORMA HUMANITARIA

Una visión global dibuja el viento
en los ojos abatidos
en azares de los siglos…nuevo infierno,
y en el pan hoy ausente
el ardor organizado y humanitario
a conciencia,
la arena del acantilado
se ha salvado.

El sufrimiento acortado en mis hombros
regocija la crisis y las reglas claras
hoy funcionan entre acordes de madera
y en el campo financiero de tus venas
un quejido responsable,
el temple organizado humanitario internacional
caminando sin apremio.

Abajo la burocracia de víctimas
el miedo nos bordea en la cantera egoísta
solo los malditos la concurren,
consumiéndose en su tiempo una epístola
en el mundo endeble de lo humano,
voz de protección y el clamor
humanitario es otro viento
sin memoria,
en la obra de su juicio un congojado fusil,
son los huesos del espíritu
y la muralla evasiva …un adiós

La ausencia del oído no precisa
el pincel inservible de los cuadros,
en tu boca nada sirve,
ni la lluvia en mi plegaria,
ni el fenecido escrito de mis versos,
ya no se levantan multitudes
cuando otro hermano
en su hambre duerma.

Silvia Ortiz, Ojo de Pez I, 2014

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s