Poemas de Luis Rafael Garcia Lorente

 

Poemas de Luis Rafael Garcia Lorente
 
 
Veleidad obediente
 
Al corazón donde encuentro descanso
 
1.
 
Curas mis hondas heridas,
reparas mi dignidad,
me guardas la lealtad,
me humillaron las envidias
de conciencias genocidas
pero tú me das valor,
no me niegas el calor
del que estaba tan sediento
en medio de mi tormento
ni prolongas mi dolor.
 
2.
 
Te ajustas a mis entrañas,
amorosa compañera,
me rozas el alma entera,
a mi corazón te estañas
que nada en mi ser extrañas,
tu ineludible verdad
extingue mi soledad
no hay senda para esquivarte,
sin pausa, tengo que amarte,
vivo en ti la libertad.
 
 
 
Refugio sin cerca
 
Resulta simplemente ridículo ese afán
de algunas personas algo mayores por fingir ingenuidad
en el cariño que muestran hacia otro ser,
son incapaces de olvidarse un instante de sus intereses,
pueden herir con el desprecio más agrio
a quien roza levemente su orgullo,
prioridad básica de sus vidas excluyendo su fortuna material
pero pretenden que un niño, un joven, una mujer, un desconocido
les abran el sagrado y noble umbral de sus corazones
sin que ellos den otra cosa a cambio
que estudiadas y grotescas exhibiciones
de esa misma falta de sensatez que le suponen al otro
y que en realidad, tanto desprecian aunque intentan
con la mayor de las torpezas disimularlo,
no es amor lo que persiguen porque no hacen gozar al otro
sino que lo humillan gravemente,
nadie que ame de verdad consiente la humillación de lo que ama,
por el contrario, lo que pretenden es pagar con sus sandeces
a aquel que necesitan explotar,
a aquella pobre gente a la que nadie quiere querer,
como a mí me ha sucedido en la vida, la acusan sin cesar
de estar pidiendo amor y comprensión interesadamente,
con el fin de obtener un privilegio indebido e indecente,
de evitar una dura obligación
que a todo el mundo nos toca,
mi hermana siempre me ha odiado y despreciado
porque aunque ella es el único hijo al que mis padres
respetaron, admiraron y quisieron de verdad, suponía que a mí
me estaban mimando y que yo lo fomentaba y aprovechaba
por mi supuesta falta de coraje y capacidad mental,
motivos de su permanente exasperación,
mis dos mejores amigos también me creyeron
un hombre débil y tonto cuya inautenticidad les hacía reír
pretendiendo que todo mi afán por la belleza y el conocimiento
era jactancia de un idiota que disimulaba su bajo origen
en busca de la aprobación de la gente verdaderamente digna
como no cesaban de fingir que eran ellos,
sus parejas, que querían aparentar estar muy liberadas y ser
lo mejor que para el sexo puede haber,
necesitaban mostrar su fastidio contra los pelmas,
que para nada hubieran merecido un espacio
en ese corazón suyo que tan maduro y valiente
querían que pareciera
y a mí, nunca me hicieron el más mínimo honor
porque todo lo que conseguían de mí era
el trato amable e igualitario, deseoso de no ofender
que ellas exigían por su papel pero que tan poco las divertía
pero mi delicadeza, mi inocencia, mi inquietud,
mi afán de derribarme en el otro, de descansar del amargo frío
no son una comedia más en este escenario
universal de la prepotencia y el interés,
es así como soy, insignificante, pequeño, aburrido,
infantil, tierno, humilde, admirador, respetuoso,
las mujeres de mis amigos querían alguien como su padre
y yo les venía muy pequeño porque ni siquiera a un niño,
le puedo hablar con autoridad
porque mi modestia es mi orgullo y me avergüenza
conducirme con presunción,
ellas despreciaban la sencillez, agotaba su paciencia,
la aversión a la malicia les parecía hipócrita, blanda, tediosa,
idiotez de curas y monjas,
escrúpulo de espíritus pasados de moda,
sentimiento falso de anciana beata que ama al prójimo
por el más mediocre de los motivos,
a ti, te pido sin cesar atención para mi sentimiento,
lo expreso en toda su intensidad, sin adornarlo de inteligencia,
mostrando tanta dulzura y simplicidad
como a una niña pequeña,
todos esos que por creerme poco maduro, tanto me despreciaron
y tanto necesitaron humillarme
querían parecer más grandes que un simple niño
y toda su vida la dedicaban a ello
y no concebían amor de niño
en el alma de un adulto
y odiaban al que lo mostraba
pensando que era una trampa
pero tú dejas que te ame
sin pensar en el orgullo
porque eres humilde como yo y no dudas
de que es sincero todo mi fuego.
 
 
El desconocido que no cuenta
 
A mi nenita
 
Quieren muerto a tu poeta
para darle el homenaje
para que el que habla de amor
desapercibido pase,
quiere la gente dinero
para escaparse del hambre
y para comprar juguetes
que su vanidad halaguen
pero no, la libertad,
placer demasiado grande
para los que aman sufrir
como quisieron sus padres,
quieren mucha compañía
y los placeres sexuales
pero no, a quien libremente,
sin ataduras, los ame,
que es un goce tan inmenso
que en su cárcel, no les cabe,
se mueren porque una bolsa
de patatas les regalen
porque lo gratis les gusta
si es muy poco lo que vale
pero que les den un pecho,
que un alma se les consagre
sin impuestos al Estado
cuando la renta declaren,
al hombre sin esperanza,
no le parece bastante,
son malos los palestinos
porque manchan con su sangre
e Israel una nación
muy moderna y tolerante
aunque encima de robar,
humille, torture y mate,
quiere el sionista una tierra
para morir y enterrarse
pero no, felicidad,
que es una meta estresante,
a los locos, les conceden
incluso el premio Cervantes
porque con mucha pericia,
fastidiar al mundo saben
pero a mí, que soy de izquierdas
y no pueden sobornarme,
ni una editorial de mierda,
ve cómodo contratarme,
el fascismo es muy bonito
y gusta hasta en Alicante
pero a tu pobre poeta,
no quiere mentarlo nadie,
me pone la zancadilla
hasta el que debe ayudarme,
no quieren que dé dinero
mis propias editoriales,
mi primera editorial
era un timador infame
pero aún me engañan más
las de ahora aunque legales
porque quieren que no triunfe
el que canta las verdades
y amenace al masoquismo,
al que tantos son leales.
 

 

Advertisements

One thought on “Poemas de Luis Rafael Garcia Lorente

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s