Poemas de Silvia Ortiz

Poemas de Silvia Ortiz

 

¡AY LOS GOLPES, AY!

Al silencio se le amasa con los dientes de la tarde,
en navíos que se mofan en carreras sin andanza,
en la pena de saberse vivo …
!ay los golpes!, !ay los golpes!

Veo y me reveo en el campo de batalla, universo tan golpeado,
no hay rincones encubiertos
que a la fuerza de silencios son espejos de los golpes,
son los golpes de los golpes,
como deuda del martillo en el madero de mi alma.

Ya transitan tantos golpes,
golpes instruidos en el alma,
ya no matan, ya no hieren,
no son dos, no son tres,
son las veces soportando dura entrega.

Ya no cubre el derrame solidario
de las sangres,
son las sangres de los cuerpos en que veo y me reveo tantas veces, tantas sombras ya prescritas
en la palma de mi mano,
fue la daga que se empotra
en la frente la nostalgia.

Ya van tres los golpes que recibo,
otro golpe, y otro más,
no hay dolores más que a Cristo
en su silencio,
no hay los clavos cercenados en la piel de los golpeados,
no hay espinas en coronas
en el tiempo y las sonajas.

En los cascos que acompañan, ¡ay los golpes!, ¡ay los golpes!,
¡ay los golpes en países tan cercanos!
¡ay los hambres rebuscando basurales!
¡ay condenas infranqueables en el cuerpo del que pasa!
¡ay amores que condenan!
¡ay los ¡ay!
¡ay los ay…!
¡ay los muertos de los golpes,
cada noche en mi ventana!

Silvia Ortiz, Chicago 2016@Derechos@reservados

 

DETRÁS DEL GOLPE

El entierro de un pasado sabatino,
van los golpes retorcidos,
izquierda o la derecha
de un reporte en la faringe.
El porrazo es el vuelo
bajo lluvia entorpecida,
son los golpes del boxeo
asistentes de vergüenza,
golpes en las calles,
en las mesas del ausente
duerme el golpe del maíz…
En el nombre de las noches
se fatiga lo adyacente,
126 libras y un oponente
movimiento de cabeza.
Una esfera se me quiebra
en el manso puño del aplauso,
el agua cae.
Uno y más golpes es soporte
del que apiña el requiebre soñador del pestañeo, son los mares
de los golpes al vacío, sólo el eco
de su nombre en el terror de lo perdido.
Van los golpes de la gente confinada
por detrás de la pelea, la campana selladora de los golpes va dormida
ante el eco de timbales y lenta sangre.
El golpe de la espera es el vampiro circunciso en el Cristo del Sudario,
otro hambre,
¿Has visto el rostro del boxeo golpeador?
Su indulgencia clandestina en el golpe-sociedad, confiscados algoritmos,
Van los golpes de la muerte,
los golpes de batallas
…ya sin nombre.

Silvia Ortiz, Derechos@Reservados, Indiana, EEUU, 2016

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s