ALICIA / Poema de Miroslava Ramírez

Poema de Miroslava Ramírez

 

ALICIA

He sido una persona afortunada.
Conocí un alma generosa y noble.
Era la bondad personificada.
Con una sonrisa que llenaba el universo.
Y marco mil y un destinos, a travez del tiempo,
Un alma de niña, dispuesta al asombro desmedido.
Y una capacidad de amar sin limites.
Con una inteligencia profunda y sabiduría para compartirla.
Cuantas vidas, tocó en su paso por la existencia.
Cuanta enseñanza y lucidez en su obra cotidiana,
madre de la tierra, de sus hijos y los hijos del mundo.
Recuerdo tus canciones al dormir, y tus historias
de dragones, y caballeros andantes,
de esposas que vierten veneno
en el oído de sus cónyuges,
de príncipes que se vuelven locos
y juegan con calaveras.
De pitonisas que anuncian la desgracia de ciudades caídas.
De héroes que tardan 20 años en el regreso a casa ,
de los doce trabajos para pagar una deuda,
de ese quinto sol moribundo,
de historias de lucha,
de una revolución del proletariado.
Tus enseñanzas de no empeñar nunca
la dignidad ni el respeto,
a nuestra propia imagen en el espejo.
Para poder mirarnos sin vergüenza ,
cada mañana.
De igualdad de género en la práctica,
de tenacidad y entrega.
Ejemplo a seguir para los que la conocieron.
Madre, luchadora social, maestra, corazón de jade.
Defensora de los derechos humanos ,
cuando aún no se acuñaba ni el término.
Luchadora social, sin aspavientos, siempre a favor
de las causas perdidas.
Sembraste de risas y alegría un hogar humilde,
pero abundante y vasto en sustento y amor,
Refugio seguro para propios y extraños.
Algarabía de pares de ojos , asomándose a la vida…
Viviendo tu felicidad a travez de tus hijos,
siempre orgullosa de sus pequeños logros,
estimulándolos a alcanzar sus sueños.
Recuerdo tus canciones de cuna ,
la letra de ” la internacional socialista”
Y cuando me llevabas a marchar
por la reivindicación de conquistas sociales.
Siempre al lado del desposeído, y la justicia.
Siempre con las puertas abiertas y un plato en la mesa,
para quien pudiera necesitarlo.
Cuántos encontraron tu abrigo y alimento.
Bajo tus alas que cobijaban del mundo.
Con tu bondad infinita y tu cultura universal.
Madre ejemplar,
yo como muchos ; te debo tanto…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s