Poemas de Sandra Ssarmiento

sandra

Poemas de Sandra Ssarmiento

 

 

EL DESCONOCIDO VIAJERO.

 

Creci entre el más hermoso paisaje, los días maravillosos.

Las noches frias, muy esplendorosas..

Caminos entre verdes arboledas, tan frescas y llenas de rocío del amanecer.

Las caricias de las hojas de los árboles al andar, eran para mi espectacular.

Imponentes momentos, susurrantes recuerdos

Tan densa era mi alegria, que no importaba si era noche o dia.

Hasta que llegaste tu, corregiste mi más despistada greña.

Por primera vez, quise acomodar mi melena.

Sacudir mis blancuzcos pies desnudos, los quise calzar.

El día que te conoci, hipnotizastes mis ojos, solo para verte a ti.

Tu sonrisa… era todo lo que yo quería ver desde   el sol nacer.

No entendía que fragmentabas y conquistabas mi alegria, pizca a pizca.

Mi vaca lista, ya no era más la estrella de la mañana.

El columpio de llanta vieja, ya no era la dosis de adrenalina.

Eras tu, el desconocido viajero, me siento como polluelo.

Inseguro, torpe, pero bello.

Por detrás de los hombros, te veo sin censura.

Cada que intentas acercarte, corro como conejillo acelerado en su locura.

No se si lograré mirarte fijamente sin escapar.

Quizás un dia, sonria de frente, y me detenga donde tu estas.

Por hoy… seré la sonrisa esquiva, la dulzura de la fruta fresca en tu paladar.

El sol en un día frío o la chica aparecida de la nada, llevando en sus ojos, su brillo.

 

 

 

Screenshot_2016-07-19-09-45-28-1

 

ERA MI SUEÑO

 

Arrastrando la cobija, dormitada y despeinada.

Caminaba hacia la ventana, con la esperanza al filo.

Era la noche oscura, fria y solitaria como muchas.

Pero la luz de mi interior no cesaba.

Con una fuerza absoluta, con la certeza y fe en la alegria.

Miraba hacia el cielo con enteresa, a la imponente oscuridad.

A la distancia… una hermosa luz empezó a titilar.

Descendiendo hacia mí… volteé a mirar hacia atrás.

Para intentar retroceder, sin embargo el exceso de su brillo me invadió a más no poder.

Apenas mantuve  abiertos los ojos, era cálida y confortable.

Era inmensa… era hermosa… era preciosa.

De a poco me acomode a su resplandor, pude verla sin ver nada.

Al instante empezó a transformar algo en mi interior.

Mi sonrisa se dibujo… mi danza se soltó… eran giros de alegría e ilusion.

Eran retumbós del corazón, eran las tristezas apaciguadas.

Solemnes mares tranquilos mis lagrimas.

Consiguiendo en cada segundo aumentar la revolución interna.

Fue un estallido de alegria… hasta que desperté en mi cama.

Si… tenía una sonrisa inmensa… asombrada, mi corazón aun giraba.

Vaya explosión de emociones… era un bello sueño, cual motores.

Impetuosa sinfonía de gorriones.

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s