Sobre la noche de los tiempos – Duodécimo noveno fragmento /

Sobre la noche de los tiempos

Duodécimo noveno fragmento

 

 

José Revello

José Revello

 

“Cada una de esas divisiones administrativas se haya regida por una capital, sede del correspondiente cuartel general administrativo. Estos planetas-capitales, así como sus satélites inmediatos, no son mundos naturales. Todo lo contrario: se trata de maravillosas esferas arquitecturales artificiales, construidas bajos normas específicas preestablecidas por los llamados “Maestros Arquitectos del Universo”. Cada planeta-capital está dotado de los medios necesarios para vivir en la luminosa belleza y asegurar las funciones propias de una capital de esas características. Nuestro mundo a diferencia de las esferas artificiales, y al igual que millones de planetas de otros sistemas solares, fue arrancada de la masa solar gaseosa y solidificada muy lentamente con innumerables aportaciones de meteoritos, tal y como marcan las leyes de la naturaleza. Pues bien, siempre de acuerdo con esta revelación, nuestro mundo está ubicado en el séptimo superuniverso llamado Orvoton, cuya capital es Uversa. El núcleo central de este superuniverso al parecer seria nuestra vía láctea. Nuestro sector mayor se llama Splandon, y su capital, Umajor la quinta. Por su parte, nuestro sector menor, denominado Ensa, tiene por planeta-capital Uminor la tercera. Pero volviendo a los universos locales. Entre esos cien mil que abarca el séptimo superuniverso de Orvoton, el nuestro –llamado Nebadon- tiene su capital cuartel general en Salvington. Estos universos locales constituyen las divisiones administrativas de mayor importancia dentro de cada universo. Nebadon, como el resto, comprende cien constelaciones. Nosotros (nuestro mundo) nos hallamos en la constelación cuyo nombre es Norladiadek. Su capital es Edencia, un nombre que no deberíamos olvidar, Edencia, porque tiene mucho que ver con otro asunto de enorme importancia en nuestra historia: “El jardín de Eden”. Pero ver eso nos desviaría del punto que intentamos llegar. Esta constelación de Norladiadek reúne cien sistemas. No se trata de sistemas solares como podría ser en nuestro. Sino de un conjunto de soles con sus correspondientes cortejos planetarios. De de estos cien sistemas, el nuestro lleva el número 24. Es conocido fuera de la tierra como es sistema de Satania. Su planeta-capital es Jerusen (no cometas el error de asociarlo con la Jerusalén bíblica puesto que no tiene punto de referencia). Pues bien, según asegura esta revelación, cuenta actualmente con 619 mundos, y por general, pese a las enormes distancias siderales, parece no haber más de uno o dos mundos habitados en cada sistema solar…”

 

(Fragmentos de: “Mis tardes con Don Genaro”)

Derechos de autor Reservados

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s