Fragmentos de: 176 “Mis tardes con Don Genaro” / José Revello

José Revello

SOBRE LA NOCHE DE LOS TIEMPOS.
El tiempo del no tiempo

HISTORIA DE LA ETERNIDAD. (Formación decimal astronómica)

Fragmento-176

6. Peregrinos de Havona. Cuando el desarrollo del espíritu es completo, aunque no saturado, -prosiguió en noble anciano- el mortal sobreviviente se prepara para el largo viaje a Havona, el refugio de espíritus evolucionarios. En la tierra, somos casi débil criatura de carne y hueso. A través del universo local, seremos un ser moroncial. A través del superuniverso, seremos un espíritu en evolución. Con nuestra llegada a mundos de recepción de Havona, comienza la intensa y real instrucción espiritual, nuestra aparición, la última etapa en el Paraíso, seremos espíritu verdaderamente fortalecido y perfeccionado. El viaje desde la sede central del superuniverso, hasta esferas de recepción de Havona, siempre se hace a solas. Es una carrera en la verdadera y austera soledad. De aquí en adelante, no habrá más instrucción en clases o grupos. Habremos completado la capacitación técnica y administrativa de mundos evolucionarios del tiempo y del espacio. Ahora comienza la educación personal, la capacitación individual espiritual. Del principio al fin, a lo largo de todo Havona, la instrucción es personal y de naturaleza triple: intelectual, espiritual y experiencial. La primera acción de la carrera en Havona, será reconocer y agradecer a nuestro seconafín de transporte el viaje larguísimo y certero. Luego se presentarán a aquellos seres que patrocinarán nuestras primeras actividades en Havona. A continuación -según esta revelación- registraremos nuestra llegada y prepararemos nuestro mensaje de acción de gracias y adoración para despachar al Hijo Creador del universo local, el Padre Micael de nuestro universo que hizo posible la carrera de filiación. Esto concluye la formalidad de llegada a Havona. De allí en adelante, se nos otorgará un largo y sereno período de recreación, para la observación libre y ofrece la emocionante oportunidad de buscar amigos, familiares, compañeros y asociados en la dilatada y riquísima experiencia de ascensión. También podremos consultar transmisiones para asegurar de cuáles entre nuestros semejantes peregrinos han partido hacia Havona, desde el momento en que abandonamos Uversa. El hecho de la llegada a mundos de recepción de Havona se transmitirá debidamente a la sede del universo local y personalmente, se informará a nuestro guardián seráfico dondequiera que este se encuentre. Los mortales ascendentes han sido cumplidamente capacitados en asuntos de mundos evolucionarios del espacio. Ahora comienza su contacto prolongado y beneficioso con esferas creadas de la perfección. ¡Qué magnifico y bellisimo desarrollo y preparación combinada, singular y extraordinaria! Pero es cierto no se puedo decir nada sobre Havona. Debemos ver estos mundos para apreciar su gloria y comprender su inmensa grandeza.
7. Los que llegan al Paraíso: Al llegar al Paraíso con estado de residente, -prosiguió Don Genaro- comenzaremos el curso progresivo en divinidad y absonidad. Nuestra residencia en el Paraíso significa que encontramos a la Deidad e incorporado al Cuerpo Mortal de la Finalidad. De todas las criaturas del gran universo sólo los que están fusionados con el Padre se incorporan al Cuerpo Mortal de la Finalidad. Sólo esos individuos toman el juramento del finalista. Otros seres de perfección paradisiaca o logro pueden ser agregados -temporalmente- a este singular cuerpo de la finalidad. Pero no son de asignación eterna a la misión desconocida y no revelada de huestes de seres veteranos y perfeccionados, evolucionarios del tiempo y del espacio que se están congregando. Los que llegan al Paraíso tienen la gracia de un período de libertad, después del cual, comienzan sus asociaciones con siete grupos de supernafines primarios. Se los designa diplomados paradisiacos, una vez que han completado los asigna al servicio de observación y cooperativo hasta confines de la creación. Hasta ahora no parece haber un empleo específico o establecido al Cuerpo Mortal de los Finalistas, aunque sirven en múltiples posiciones en mundos establecidos en función de luz y radiante vida. Si no hubiese un destino futuro no revelado para el Cuerpo Mortal de la Finalidad, la asignación presente de estos seres ascendentes sería adecuada y gloriosa. Su destino presente justifica plenamente el plan universal de ascensión evolucionaria. Pero futuras épocas de evolución de esferas del espacio exterior, indudablemente elaborarán ulteriormente con plenitud, iluminarán divinamente la sabiduría, el amor y ternura de los Dioses en ejecución de su plan divino de sobrevivencia humana y laboriosa ascensión mortal. “Esta narrativa -dice esta revelación- juntamente con lo que se os ha revelado y lo que podáis adquirir con relación a la instrucción sobre vuestro propio mundo, presenta un bosquejo de la carrera de mortal ascendente. La historia varía grandemente en distintos superuniversos. Pero esta lectura dada en revelación permite medianamente dar un vistazo del plan promedio de progresión mortal, tal como opera en el universo local de Nebadon y en el séptimo segmento del gran universo, el superuniverso de Orvonton, donde viven vuestra prodigiosa existencia.”

(Fragmentos de: “Mis tardes con Don Genaro”
Derechos de autor Reservados

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s