Fragmentos de: “Similitudes del tiempo” / José Revello

José Revello

NOS RECORDAREMOS
(POR LO QUE FUIMOS)

Nos conocimos desde niños. Jugamos, corrimos, reímos, fuimos aulas y clases. Las calles del barrio nos vieron crecer, besos robados a la niñez. Fuimos el primer amor. Los cuerpos conocieron el sudor. El roce místico del placer. A los años acordamos vivir bajo el techo de la ilusión. Y sus paredes nos cobijaron. Pero ahora casi no nos vemos. Tantas cosas pasaron. También los remolinos de la envidia y los celos, egoístamente, no vieron el porvenir que merecíamos vivir. Una tarde acordamos vernos. Buscando entendernos. Veníamos con historias, de otros conceptos y crianzas. Fuimos cambiando, no supimos abrirnos. Maduramos a destiempo. Padecimos cercanas distancias. No supimos apoyarnos y fortalecernos en adversa situación. Pero mirándonos a los ojos hablamos. No vinieron los reproches. Nos abrimos, aclaramos criterios y comprendimos. Fue nuestra claridad, tanto nos queríamos, pero habíamos dejado de amarnos. Seriamos importantes eso lo supimos.
Nos recordaríamos.
Plenitud de pasión de juventud. Nuestro amor quedaría por siempre. Nos abrazamos. Fue un maduro y sentido adiós. Afloro el perdón y la gratitud. Comprendimos no podíamos seguir, debíamos dejarnos ir, los caminos serian -quizás- más venturosos. Y piadosa la inmensidad abrazo aquella perdida ilusión, viéndonos alejar… sin mirar atrás.
Porque ya nunca jamás volveremos a vivir.
Nuestros días serán lejos de aquí. Y un día nos fuimos, partimos en sueños, buscando entender que la vida sigue igual.
Será volver a creer y aprender… otra vez a ser feliz.
Y tal vez nunca jamás… nos volvamos a encontrar. En otro amor los años pasaran… El crepúsculo que nos vio partir, destilo años de aquel adiós, abrazando mi porvenir, con hijos y otro amor. Pero cuando brotas del corazón como brisa otoñal pienso… ¡que habrá sido ti!… y solo añoro estés feliz, seas amada y te cuiden, llenen los espacios de tu sentir. Lo mereces… siempre fuiste bien, una cálida y bella mujer.
Porque ya… nunca jamás nos volvimos a encontrar, yendo por otros rumbos, tan lejos de aquí. Pero yo sé, recordaras lo tanto que fuimos, porque esa luz en nosotros siempre perduro…. por siempre jamás.

(Fragmentos de: “Similitudes del tiempo”)
Derechos de autor Reservados

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s