Poemas de LUZ MARÍA LÓPEZ 

LUZ MARÍA LÓPEZ 

Poeta, narradora, editora, traductora y gestora cultural internacional. Autora de cinco libros de poesía.Editora y compiladora del libro “Voces Poéticas de Nuevo Siglo”, Kafla Intercontinental (2016). Editora de seis antologías internacionales de poesía y narrativa. Poeta publicada en la “Antología de Poesía Caribeña”, autores selectos de diez países, con traducciones a mandarín, República de China (2018); “Seis Importantes Poetas Contemporáneos del Mundo”, antología poética de seis autores premiados en La Cumbre Internacional de Poetas de Dhaka, Bangladesh (2017); otros libros de poetas selectos y múltiples antologías internacionales multilingües.

Sus poemas han sido traducidos a veinte idiomas y publicados en revistas literarias en América, Asia y Europa. “Premio de Literatura Kathak”, Bangladesh (2017); “Shaan-E-Adab”, XI Festival Internacional de Escritores, India (2016). Presidente del Comité Académico de la Feria Internacional del Libro Eugenio María de Hostos en Mayagüez, Puerto Rico. Presidente Honoraria del Encuentro Universal de Escritores “Vuelven Los Comuneros”, Colombia (2017). Participante de la Feria Internacional del Libro EKUSHEY – Dhaka, Bangladesh (2017); Feria Universitaria del Libro (FUL) – Toluca, México (2017); Feria Internacional del Libro LACUHE – Nueva York (2018); Ponencia literaria en el Coloquio Internacional del Festival del Caribe en Santiago de Cuba (2018). Activista de los derechos humanos y la mujer con acciones internacionales.

 

Horas muertas

dejamos de existir
y es como si hubieran amanecido ayeres
amontados en las manos y los ojos
respirando con vida
trasnochados siempre
¡dejamos de existir aun existiendo!
pero sin rabia alguna
ni el deseo de amanecer otro día juntos
porque ya vivimos tantas veces
estas mismas horas muertas
que no caben lápidas para tanto entierro
mejor un parto nuevo
la bella posibilidad de otro olvido
un amor acandilado
o quizá ninguno
ninguno que me recuerde que existimos
en la brevedad de los minutos
cuando todo es toque de queda
un cuento cualquiera
una hora alquilada
amena o discordante
donde las palabras llevan sueños a cuestas
disimulos tantos
también amor del bueno
y dejamos de existir
porque nunca fuimos un altar
sino esa catacumba pronosticando
muerte anunciada
dejamos de existir
¡aun existiendo!
en la intención de hallarnos
siempre a contratiempo.

 

Cuando las flores se iluminan en mis ojos

Toda luz reposa en los adentros del misterio
un istmo de fuerza febril casi lunática
atado viento azul de las noches
vocalizando inmensidad
hacedora de milagros-pétalos
sonrosados en la tibieza
de la posesión.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s