REFLEXIONES DE DON GENARO EN SUS SOLEDADES / José Revello

José Revello

REFLEXIONES DE DON GENARO EN SUS SOLEDADES

“El romanticismo, (el ser romántico), es un sentimiento-idealización del alma, también cuna de la especie. Es por donde se siente, mira y regala la parte pura de su interior. Es descubrir de la inteligente inocencia del divertimiento y el encanto de expresarlo. Es logro en la búsqueda. Es mérito de la persona. Es canto personal del alma. El cielo en una mirada. Misterio del hombre que amor embriaga. Enigma de la sensualidad que ilumina la veta humana -femenina y masculina- de la existencia entrelazada. Es el cielo, -el “otro lado” del espacio- de alguna manera en lo terrenal, por fin revelado. Caricia amorosa del sufrir en consuelo de otra presencia compañera. Son instantes, miríadas de luciérnagas, goteo sin desvarió, acompaña, inunda y resguarda. Son gotas de roció que envuelven mansas pero al cuerpo cubre y al alma despierta. No son sueños poéticos. Ni retoricas palabras del intelecto, es ovación mental “de la realidad mística” del ser por sentirlo. No son retoricas intelectuales. Es inspiración placentera. Sentimientos austeros que, en cierta medida, la especie humana posee ecuánime con el maravilloso universo de su espíritu. El caminar con espinas no es dolor ingrato, sino por maestría enseñante. Porque, aunque doliente y aun quizás difícil, si ahí no estuviera seriamos demasiado lineales. La parte doliente de lo físico es vencible y solo llano en el cerco de un mero espacio que, por tránsito, pasamos.
Mi hijo -prosiguió sereno el anciano- cuantas veces pueda nuestro interior volar en sueños permitidos es nutriente, es curiosidad y búsqueda, sorpresa, mensaje, serenidad, consuelo y encuentro. Es necesidad, equilibrio y razón. Es confiarnos a la sabiduría del universo en el cotidiano resolver del mundo. Dejar la madre clarifique y nos ilumine. La humanidad no deja de ser un “filun” principiante de los “jardines de infantes” de su propia creación. No es retórica mística. Es lo concedido, y por lo cual, experimentamos la voluntad de ignorarlo. Más, en su realidad, no percibirlo es una escuela. Pero en los fondos íntimos, de alguna manera, en algún momento, la “chispa” se enciende, la confianza de reconocerlo y hacerlo es por fin parte de la esencia que se vislumbra. Todos y cada uno de los humanos venimos con una misión. Y la primera prioridad del alma es la resolución voluntaria e íntima individual que engrandece ciertas partes de tu comprensión en la vida que proyectas. Luego, si por amor lo compartes, lo brindas por bien dado, es por decisión personal de tu mente y personalidad. Es cuanto debes discernir si deseas tus días tengan otros sentidos más abiertos. ”

(Fragmentos de: “Mis tardes con Don Genaro”
Derechos de autor Reservados

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s